Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Un Cantante Como Falacia
Eduardo García Gaspar
6 agosto 2013
Sección: FALSEDADES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


La táctica es común. Se ha usado por siglos. Consiste en asociar un nombre a una causa.

Cuanto más famoso el nombre, mejor. Los publicistas son quienes más la han usado.

Usted ha visto los anuncios. Esos de que tal celebridad usa tal producto.

La meta es ligar al producto, digamos un cereal, con el nombre de un deportista famoso. De esta manera, la marca se hace más memorable y se asocia con una personalidad conocida.

Suelen llamarse testimoniales y, por ejemplo, toman a un futbolista que en el comercial se afeita con Gillette.

Una variante de esto son los perfumes que salen con el nombre de una celebridad, como Elizabeth Taylor o Antonio Banderas. En fin, se emplea con frecuencia, lo que significa que suele dar resultados y, por supuesto, buenos ingresos a los famosos.

No es malo en sí mismo usar esta táctica de marketing de productos y servicios.

Sin embargo, hay un punto en el que uno se pregunta si no llega al absurdo. Esos absurdos a los que nos hemos acostumbrado y que dejan de sorprendernos. Por ejemplo, el uso de celebridades en campañas políticas electorales, como Eva Longoria en favor de Obama. Sí, como por ejemplo, llevar a un actor de televisión a un mitin en favor de cierto partido, o a un boxeador.

Digo, porque la verdad no sé qué tanto pueda tener esa celebridad un conocimiento suficiente como para mover votos sobre bases razonables. Si fulana de tal que trabaja en la telenovela más popular votará por el candidato X, se nos dice, eso quiere decir que ese candidato es el mejor. No es un razonamiento sólido.

Tomemos un caso reciente, fue reportado que,

“La expedición de Greenpeace junto a Alejandro Sanz llegó a su fin tras constatar los efectos que el cambio climático está teniendo en glaciares, icebergs y en el casquete Polar. Las conclusiones del viaje coinciden con la publicación de un artículo científico que afirma que el nivel del mar podría elevarse 20 metros hacia finales de siglo.” Greenpeace.org. 23 julio 2013.

Sanz, hasta donde sé, es un popular cantante. Pero tengo una duda sobre si él es una autoridad en la materia o no. Si lo es, ese testimonial es razonable. En palabras de esa celebridad:

“Se encoge el alma cuando ves algo tan bello como el Ártico y se encoge aún más cuando te cuentan cómo los bloques de hielo que estaban el año pasado ya no están. La frase más dramática que he oído fue de uno de nuestros guías inuits: “si esto se derrite, que el resto del mundo se prepare para aprender a nadar”

Más o menos lo mismo podríamos haber dicho usted y yo, si es que esa ONG nos hubiera invitado al tour, en lugar de a Sanz. ¿Qué agrega el cantante? Un elemento valioso, los medios reproducirán la noticia, no por otra cosa que el mismo Sanz.

El fenómeno es interesante. Si ellos hubieran llevado al tour a cualquier gran científico sobre la materia, no hubieran logrado la cobertura de medios que lograron con el cantante. La celebridad supera al experto, gracias a un sesgo en los medios.

Si el invitado hubiera sido, por ejemplo, Bjørn Lomborg, un danés experto en el tema, la noticia no habría tenido la difusión que tuvo. Sanz vale más en medios que Lomborg.

Y esto es lo que creo que bien vale una segunda opinión. La sustitución del razonamiento, de las pruebas y evidencias por parte del testimonio de una celebridad en un terreno ajeno.

Para comprenderlo mejor: suponga que Adam Smith, en estos tiempos, publicara su famoso libro, y para promocionarlo se llevara al tour a Jennifer López.

O que un físico como Max Planck hubiera llevado a Josephine Baker a sus conferencias de Física Cuántica. En realidad, esto es lo mismo que tener a Sanz hablando de Ecología.

Como si Mortimer Adler hubiera llevado a los Backstreet Boys para que hablara de alguno de sus libros, por ejemplo, How to Think About The Great Ideas, porque Adler no es noticia para los medios, pero sí lo eran ellos en el 2000.

Hay algo que huele mal, que es sospechoso, cuando las celebridades se salen de su campo y son utilizadas en campos donde otros criterios deberían usarse.

Hay en esto una especie de renuncia a la razón, de abdicación mental, de dimisión intelectual. Quizá sea una buena idea pedirles a las Kardashian que promocionen a www.contrapeso.info.

Post Scriptum

Creo que con facilidad esto puede clasificarse como una falacia: proponer que lo que dijo Sanz en cierto porque él es un buen cantante muy popular. El non sequitur es gigantesco.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras