Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Un Olvido Capitalista
Eduardo García Gaspar
20 agosto 2013
Sección: ETICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Es algo que generalmente se olvida. Y, peor aún, suele verse con desdén cuando sale a la superficie.

Es un olvido de quienes defienden a la libertad y sus consecuencias lógicas.

Lo que se ignora es el componente legal y, por eso, el componente moral.

Demasiado ocupados en defenderse de los ataques socialistas y en explicar las bondades de los mercados libres, los liberales tienen poco o escaso tiempo para ver una de las columnas que sostiene sus ideas.

Dejándola de lado, debilitan su posición. Me explico.

Sí, es cierto que los sistemas de libertad económica son mejores que los de intervencionismo estatal. Producen más prosperidad y, mejor aún, respetan a la naturaleza humana. Poca duda hay sobre esto.

Los opositores al liberalismo, al capitalismo, a todo lo que signifique libertad, sobre todo económica, mantienen ocupados a los liberales y capitalistas. Los distraen y les hacen olvidar algo vital.

En esas discusiones se sufre ese olvido del elemento legal y moral. Para que funcione bien, el capitalismo necesita un orden legal, eso que se llama estado de derecho. Otros pueden llamarle imperio de la ley.

Es ese estado en el que el gobierno se responsabiliza de hacer respetar las libertades y los derechos de personas individuales: cumplimiento de contratos, respeto a la propiedad, castigo a delitos y demás.

Sin eso, el capitalismo no puede funcionar. Así de simple, lo que nos lleva al siguiente nivel, que es cuando las cosas comienzan a ponerse interesantes (y a donde no suele llegarse).

Si se requiere de leyes, eso inevitablemente significa que se requiere de principios morales. Esta conclusión, que es ineludible, suele irritar a algunos. Pero es cierta.

Cuando alguien propone una ley, la que sea, eso se debe a que ha hecho una evaluación ética previa. Ha concluido que esa ley es buena.

Por ejemplo, una ley que castigue el robo, o el secuestro, o la invasión de propiedades. Todas ellas reconocen que hay un elemento anterior de valuación moral. El robo es malo, la propiedad es buena, lastimar a otros es malo.

Es decir, sobre la ley, anterior a ella, por encima de ella, hay un juicio moral que es imposible de ignorar. La conclusión es obvia, si el capitalismo necesita un estado de derecho, el estado de derecho necesita una moral.

Sí, el capitalismo tiene que tener una moral que lo apoye y que se base en al menos un elemento clave, la libertad humana.

Esto suele irritar a muchos. He visto a capitalistas irritados cuando se habla de esto, y también a socialistas. Curiosa situación de muchos de ellos que se enfurecen incluso cuando se habla de moral capitalista.

Los socialistas dicen que es un oxímoron, esa figura de la retórica que reúne dos conceptos opuestos, como “silencio ensordecedor”. Los capitalistas quizá piensen que no se necesita, que lo que ellos defienden es la libertad y nada más que eso.

Lo que creo que merece una segunda opinión es esto precisamente, el tener que aceptar que el capitalismo está necesariamente basado en una moral.

Mire usted lo curioso que resulta lo que leí una vez, “el capitalismo no necesita una moral, le basta la libertad”. Decir eso es necesariamente un juicio moral. Decir que no necesito moral es hacer un juicio moral.

Y así llegamos a tener que aceptar la existencia de una moral capitalista, la que tiene como centro un elemento vital, la libertad humana y lo que ella significa: capacidad de razonar, de elegir, de anticipar, de conocer, de comunicarse, de valerse la persona por sí misma.

Esto es ya un juicio moral por las consecuencias que tiene, como reprobar el robo y el fraude.

Finalmente, la consecuencia de ignorar la moral dentro del capitalismo es la obvia: no puede mantenerse el sistema a la larga sin esa implantación de la ley y la moral que está detrás. Hacen mal, por tanto, los liberales que ignoran el tema.

Post Scriptum

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Capitalismo.

Creo que queda por tratar un tema simple, el del relativismo moral. Si él llega a prevalecer, toda la idea del capitalismo cae por tierra, ya que no tendría sentido defender eso que los liberales más quieren, la libertad.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras