Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Verdades Múltiples
Leonardo Girondella Mora
8 mayo 2013
Sección: EDUCACION, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


En la discusión de ideas en los tiempos actuales, es común el uso de frases como la de “tu verdad y mi verdad” —un reconocimiento implícito de que no existe una verdad única y universal.

En lo que sigue, intento explorar el significado de esa noción y las consecuencias que tiene —comenzando por el reconocer dos posturas básicas y opuestas entre sí.

• La verdad existe y es real; mas aún, es posible de conocer aunque sea en alguna faceta o parcialmente.

• La verdad no existe, ni puede ser real; o bien, no puede ser conocida en modo alguno.

&&&&&

Aunque entre las dos posiciones puede haber posturas intermedias, ellas sirven de base útil para explorar el tema —y sus consecuencias.

La postura que afirma que la verdad existe y puede ser conocida siquiera parcialmente lleva a discusiones y argumentaciones productivas —intercambios de puntos de vista que pueden producir adelantos en ese conocimiento de la verdad.

Dos físicos, dos médicos, dos químicos, con opiniones contrarias, podrán intercambiar ideas, explicar sus creencias, exponer sus argumentos para defender su opinión. Si ambas partes reconocen que existe una verdad, ésta se convierte en su meta.

Los dos tendrán un interés único, el de acercarse a la verdad. Aunque se den discusiones ásperas, a los dos anima la gana de conocer más, la ambición de descubrir la realidad —de explicarla, de conocerla.

Quizá sea posible hacerlo realizando un experimento o una prueba, que demuestre como cierta la opinión de uno o de otro —el ejemplo más famoso es quizá el del eclipse del 29 de mayo de 1919, cuando se confirmó la teoría de A. Einstein.

Cuando las ideas o teorías no pueden prestarse a experimentos tangibles, las cosas se complican —pero aún pueden usarse evidencias, pruebas, razonamientos, intuiciones que serán útiles en la medida en la que las partes sean animadas por esa creencia de que existe una verdad independiente de ellos.

&&&&&

La otra postura, en el lado opuesto de la anterior, sostiene que no existe la verdad —o que si existe, no puede ella ser conocida.

Esta postura enfrenta un problema serio en las ciencias en las que es posible tener demostraciones tangibles, como la del eclipse —pero en los campos en los que no son aplicables los experimentos y las demostraciones visibles, ella florece.

Los terrenos religiosos y éticos son un buen campo para el uso de la idea de que no existe la verdad, de que todo se reduce a opiniones distintas que deben ser tratadas con igual valor —donde quizá el ejemplo más usado es el de la existencia de Dios.

Unos opinan que no existe, otros que sí —y a cada una de esas creencias se le considera verdad personal, sin necesidad de acudir a pruebas, demostraciones, o argumentos. Con frecuencia, esta mentalidad se tiene en discusiones entre socialistas y capitalistas, entre partidarios del aborto y sus opositores, más otros muchos más.

La diferencia notable en esta posición, comparada con la anterior, es la motivación última de quienes sostienen opiniones contrarias. Creer que no existe la verdad, o que ella no puede ser conocida, cambia las cosas radicalmente.

Cuando se piensa que la verdad no existe o no puede ser conocida, no hay manera de solucionar la discusión. Ninguna de las partes, o al menos una de ellas, acepta un criterio externo que solucione la discusión —todo se convierte en un duelo imposible de resolver.

Bueno, en realidad, sí hay una manera de resolverlo, la de la imposición de la voluntad de una de las partes. Cuando la verdad deja de ser una cosa que puede ser demostrada, sino algo que es determinado por la subjetividad de alguien, la única ruta disponible es la voluntad para imponer esa subjetividad.

&&&&&

La diferencia entre ambas posturas es el objeto de esta columna —apuntar que dependiendo de cuál de adopte se tendrán consecuencias de muy distinta índole. Señalo una de ellas.

Cuando, por ejemplo, se hace de la Ecología un campo científico en el que compiten teorías diferentes, explicaciones distintas, teorías diversas, en las discusiones y opiniones se encontrará el ánimo de descubrir la verdad —de conocer la realidad, las mejores explicaciones.

Cuando, del otro lado, se hace de la Ecología un campo en el que la verdad no existe, o no puede ser conocida, las distintas explicaciones no tienen otro camino para triunfar que el ser impuestas por la voluntad de alguien —quizá convertirse en banderas políticas a las que hace bullir la voluntad de poder.

Llego así a la conclusión que persigo en esta columna.

Dependiendo de la postura que domine, podrán tenerse dos escenarios. Donde sea que prevalezca la verdad como existente y posible de conocer, subsistirá la libertad y la dignidad de la persona —pero donde domine la noción de que no existe la verdad o ella no pueda ser conocida, las libertades humanas desaparecerán.

Nota del Editor

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Relativismo Moral y en ContraPeso.info: Relativismo Cultural.

El lector puede encontrar más material sobre el tema en Rebatir el Relativismo se encuentra una lista de demostraciones de su inconsistencia lógica.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras