¿Qué es absolutismo político? Definición, significado, características. Una de las modalidades de gobierno caracterizada por la alta concentración de poder político.

Absolutismo político, definición y elementos

Una forma de gobierno

El significado de absolutismo político está unido claramente al terreno político. Concretamente a un tipo de régimen o forma de gobierno caracterizado por el poder sin limitaciones.

En un período histórico

El absolutismo político suele ser asignado a una época histórica. Una en la que el sistema político era monárquico como regla general y fue una modalidad de la monarquía. Creó el concepto de monarquía absoluta.

Concentración de poder

En su centro mismo, el absolutismo político toma como base la noción de que el gobernante es absoluto. En él se concentra todo el poder gubernamental. Esto tiene varias facetas.

Gobernante por encima de todo

La más obvia de ellas es la colocación del rey o gobernante por encima de la ley, costumbres y mandatos que existan. Un poder sin limitación de tipo alguno y que es bien descrito en la frase de «su voluntad es ley».

Poder indivisible

Por necesidad, el poder entendido por el absolutismo político es indivisible. No puede ser fragmentado al estilo de las repúblicas democráticas de estos tiempos. El rey manda, legisla y juzga sin posibilidad de apelación.

Poder inalienable

El poder absoluto es considerado inalienable. Es decir, no puede ser trasladado a otro, ni cedido, ni transferido. Está depositado en el rey y solo puede ser heredado. Tampoco puede ser explicado totalmente porque eso podría limitarlo.

Voluntad divina

Su justificación, en buena parte, se encontró en la idea de la voluntad de Dios que ha colocado a un cierto gobernante en el poder y que, por eso, no puede ser cuestionado. Es el llamado derecho divino.

El absolutismo busca bases en el estado natural de las cosas, el que supone ser ordenado de tal manera que se necesita un poder absoluto sobre las personas —lo que también legitima el poder

Alta dependencia en el gobernante

El absolutismo político es un sistema de gobierno cuyos resultados, buenos y malos, dependen principalmente de la calidad del rey. Un rey prudente y sabio, producirá un reinado mejor para sus súbditos que uno ambicioso y deshonesto.

Sin plan ni organización

Un sistema como el absolutismo político se sustenta en la voluntad del rey en turno y carece de un plan ideológico que intente crear un cierto tipo de sociedad considerada ideal, que es la característica central del totalitarismo (que une al absolutismo con una utopía a implantar).

Imposibilidad pacífica de cambio

La posibilidad que abre al absolutismo político a un cambio de gobierno es nula. Lo único que puede cambiar al régimen es una sucesión monárquica —la muerte del monarca y un nuevo rey. Cualquier otra vía llamará a la violencia.

Menos absoluto de lo imaginado

La interpretación literal del absolutismo político como un régimen de libre voluntad total del gobernante debe ser evitada. Estos regímenes crean círculos de poder alrededor del rey que eran instrumentos para la ejecución de sus órdenes y lo limitaban siquiera un poco.

El rey o gobernante necesita personas a su alrededor y organizaciones de apoyo personal. Como policía, ejército y un sinnúmero de otras personas que logran un modo de vida sustentado en la obediencia de las órdenes, pero que en la práctica pueden ser instrumentos de limitación del poder (o de su exageración).

En resumen

Los rasgos del absolutismo político lo ligan en su esencia misma con otros tipos de gobierno que tienen como una faceta central la centralización de un poder concentrado en una persona o un grupo de ellas.

El autoritarismo, el despotismo, el caciquismo o caudillismo presentan esa misma característica del absolutismo —la concentración del poder en personas cuya voluntad no debe ser cuestionada por alguna razón.

El socialismo, el estatismo, el dirigismo y el intervencionismo son modalidades de intensidad variable que presentan esos mismos rasgos de concentración de poder incuestionable que no se abre a posibilidades de cambio con facilidad.

Addendum

El absolutismo político, que traté en otra ocasión, pretende ser aquí ampliado y más precisamente definido.