Cómo funciona el dinero, es la idea de Samuel Gregg en esta columna. Agradecemos al Acton Institute el amable permiso de publicación. El título en inglés es Just Money.

Cómo funciona el dinero

Dinero: está a veces en la mente de todos. En los últimos años, sin embargo, muchos han sugerido que hay algunos problemas fundamentales con la forma en la que el dinero funciona actualmente en nuestras economías.

A nadie negaría seriamente la capacidad única de dinero para servir al mismo tiempo como un medio de cambio, una medida y reserva de valor y un medio de cálculo.

Sin embargo, personas que van desde el senador Rand Paul (quien es muy crítico de la Reserva Federal), al Papa Francisco (quien ha denunciado lo que él llama “el culto al dinero”) y al francés François Hollande (que una vez describió a “las grandes finanzas” como su “mayor adversario”), han expresado reservas profundas sobre el funcionamiento actual de los sistemas monetarios del mundo, tanto extranjeros como nacionales.

Algunas censuras se centran en los efectos económicos observables de opciones particulares de política monetaria.

Por ejemplo, no hay escasez de comentaristas que creen que la decisión de la Reserva Federal de Greenspan para mantener la reducción de la tasa de fondos federales de destino durante cinco años después del estallido de la burbuja de las punto-com y el 11 de septiembre, contribuyó al exceso de dinero que alimentó la burbuja del mercado de la vivienda.

Otras preocupaciones parecen tener más que ver con las preocupaciones sobre la codicia en sí misma que con los puntos más finos de la banca central.

A menudo, sin embargo, falta en estas discusiones la reflexión sobre las formas más sutiles en que el tratamiento del dinero y la política monetaria de los gobiernos y los bancos centrales puede socavar la justicia.

Un ejemplo obvio son los casos en los que los bancos centrales parecen desviarse fuera de los límites de sus estatutos definidos.

En febrero, por ejemplo, el Tribunal Constitucional Federal de Alemania dictaminó que el programa del Banco Central Europeo para la compra de bonos soberanos en los mercados secundarios fue muy probablemente un intento de eludir la prohibición general de la legislación de la UE contra la financiación directa de los gobiernos por parte del BCE.

Siempre es problemático, por decir lo menos, que cualquier institución estatal se comporte de manera extra-legal. A veces, sin embargo, incluso la conducta perfectamente legal de la política monetaria, ya sea por los bancos centrales independientes o por los bancos centrales que operan bajo ataduras políticas estrechas, plantea muchas preguntas que no tienen tanto que ver con la justicia como con su impacto en la vida económica.

Tomemos, por ejemplo, la elección aparentemente benigna de los gobiernos y los bancos centrales para seguir una política estable de inflación baja, que a menudo se expresa en términos de metas anuales de inflación de, por ejemplo, 2%.

Un argumento a favor de este tipo de políticas es que ayudan a ofrecer un pequeño estímulo permanente para el empleo de corto a mediano plazo sin que el genio malévolo de la inflación salga de la botella.

Esta idea puede rastrearse a la Teoría General de John Maynard Keynes, pero aún más atrás al financiero franco-escocés del siglo 18 John Law. Este último insistió en que “la adición de dinero empleará a las personas que ahora están inactivas”.

Vale la pena señalar que los planes de creación de dinero de Law contribuyeron a la famosa burbuja de Mississippi que llevó a Francia al borde del desastre financiero en 1720.

Los beneficios de corto plazo —pero también los problemas de largo plazo— asociados con estos enfoques del dinero se han sabido durante varios siglos.

En su Tratado sobre la Alteración del Dinero, de 1597, el teólogo jesuita del siglo 16 Juan de Mariana afirmó que el equivalente de las políticas inflacionarias de su tiempo —degradación de la moneda— era “como la bebida dada indebidamente a la persona enferma, lo que primero la refresca, pero más tarde provoca accidentes más graves y hace que empeore la enfermedad”.

Ciertamente, Mariana observó que la depreciación puede estimular temporalmente la producción y aligerar la carga de la deuda.

Sin embargo, Mariana también mantuvo, que ciertamente resultaría en aumentos inflacionarios de precios y socavaría la productividad comercial a medida que más gente distrajera su atención de la innovación en la economía real hacia el tipo equivocado de especulación financiera.

En su propia vida, Mariana fue testigo de no menos de cinco bancarrotas estatales oficiales (1557, 1560, 1575, 1596 y 1607) de su país natal, España, ninguna de las cuales fue evitada por las devaluaciones sucesivas realizadas por Felipe II y su sucesor Felipe III.

Mirando el presente, incluso pequeños niveles de inflación ayudan a los gobiernos —y a otros deudores— a reducir el valor real de sus deudas.

Si, por ejemplo, un gobierno asume la deuda en forma de emisiones de bonos, pero también insiste en el mantenimiento de bajas tasas de interés y programas de gastos grandes, el efecto inflacionario será reducir el valor real de los bonos.

Un análisis de 2012 sugirió que esto era, precisamente, el camino elegido conscientemente por los sucesivos gobiernos británicos después de 1945 para hacer frente a la enorme carga de la deuda asumida por el Reino Unido durante la Segunda Guerra Mundial.

Como resultado, hacia 1970 cerca de 80% de la reducción de la deuda de Gran Bretaña después de la guerra fue resultado de la inflación.

Hay, sin embargo, un precio que pagar por esto, y va más allá de las cuestiones de la pérdida financiera en bruto. Un grupo de perdedores es el de los que ahorran su dinero. Entre 2009 y 2012, por ejemplo, los ahorradores británicos perdieron un promedio de 11% del poder adquisitivo de sus ahorros a causa de este tipo de políticas. Es difícil ver cómo esto podría ser justo.

Otro grupo de perdedores con la inflación incluso de bajos niveles, como meta de los bancos centrales, son aquellos con ingresos fijos. La inflación, por ejemplo, debilita el poder adquisitivo de las pensiones no indizadas.

Del mismo modo, un trabajador asalariado que recibe un aumento salarial del 3% en un año determinado encuentra que el valor de su aumento de sueldo se ha reducido a la mitad por una tasa tan baja como 1.5% de inflación en el mismo año.

En el mediano y largo plazo, esto hace que sea difícil para estos grupos de ingresos mantener (por no hablar de aumentar) el poder adquisitivo de sus salarios. Tampoco están estas personas por lo general en condiciones de invertir en el mercado de valores y al menos mantener el ritmo de la inflación.

Agravando esta situación, las mismas políticas fortalecen la posición económica de los que tienen la perspicacia financiera y recursos para navegar por los cambios resultantes y/o pueden beneficiarse de su mayor proximidad a la oferta de dinero.

Discutiblemente, esto lleva a los bancos centrales al ámbito de la política fiscal, en la medida en la que esta última se refiere a la distribución de la renta, el capital y las oportunidades económicas de maneras que ayudan a grupos particulares.

En consecuencia, no sólo terminamos con una difuminación gradual de la política monetaria y fiscal (que a menudo es constitucionalmente cuestionable), también vemos una asignación difícil de justificar de los recursos de los no tan ricos hacia los que ya son ricos.

En este contexto, cabe señalar que no es necesario ser un teórico de la conspiración o activista de Occupy Wall Street para preocuparse por la puerta giratoria que existe entre algunos sectores de la industria financiera y de los altos cargos de bancos centrales con los departamentos de finanzas públicas.

Por supuesto, no es de extrañar que las personas con experiencia financiera significativa del sector privado sean reclutados para el servicio público en las tesorerías del mundo o de los bancos centrales, y viceversa. Tampoco hay que presuponer impropiedad simple. Eso sería injusto.

Sin embargo, no debe ser subestimarse la muy real posibilidad de que las tendencias capitalistas de camarilla (crony capitalism) se desarrollen en la conducción de la política monetaria, y el capitalismo de amigos es, por definición, injusto y corrupto.

Más allá de estas cuestiones particulares, las preguntas de rendición de cuentas también figuran en la respuesta de los bancos centrales a las crisis financieras.

En 2008 y 2009, por ejemplo, las incursiones de la Reserva Federal en la flexibilización cuantitativa por medio de la compra de deuda bancaria, valores respaldados por hipotecas y títulos de deuda del gobierno de Estados Unidos eran en parte sobre el rescate de muchas instituciones financieras fuertemente endeudadas.

La defensa más común de este tipo de decisiones fue que se impidió el colapso generalizado de un sistema financiero excesivamente endeudado. Si este hubiera sido el caso, nunca lo sabremos con certeza.

Lo que sí sabemos es que muchas instituciones fueron posteriormente capaces de evitar la responsabilidad de las decisiones que los llevaron al borde de la quiebra y, a menudo más allá.

También podemos suponer razonablemente que las mismas decisiones de la Reserva Federal y otros bancos centrales reforzaron el problema de riesgo moral que alienta a las instituciones financieras para llevar a cabo ventures excesivamente arriesgados en primer lugar.

La evasión de la responsabilidad, permitida por la política monetaria, también se extiende a los gobiernos que son poco entusiastas del cumplimiento de su responsabilidad para tomar decisiones necesarias pero impopulares para promover el bien común.

La capacidad de gestión de la oferta de dinero crea una enorme tentación para que los gobiernos traten de manipularla (ya sea directamente o apoyándose en los bancos centrales) de manera que favorezcan los objetivos a corto plazo, tales como su reelección. Muchos gobiernos, gustan de las políticas de dinero fácil.

Un alza rápida de los niveles de empleo a través de una disminución de las tasas de interés, por ejemplo, puede desviar la atención del fracaso de los gobiernos para hacer frente a obstáculos profundos, más difíciles de superar que el crecimiento y el aumento del empleo, como los aranceles, los mercados laborales inflexibles y arreglos capitalistas de camarilla.

Esto no quiere decir que cualquier persona es capaz de establecer un equilibrio perfecto entre el valor del dinero y la oferta y demanda de bienes y servicios. Alguna fricción es inevitable, sobre todo debido a desfases en la formación de los precios. Es muy posible que la constancia en el poder adquisitivo promedio de una determinada divisa es lo más a lo que podemos aspirar.

Pero quizás el mayor problema de largo plazo con respecto a nuestros actuales desafíos de dinero es que la reforma monetaria seria requiere de personas más allá de los mundos de las finanzas y la política para comprender las cuestiones en juego.

Esto es especialmente cierto en los sistemas democráticos. En su tratado monetario, Mariana escribió que si el dinero es manipulado “sin el consentimiento del pueblo, es injusto”. Luego agregó de inmediato, sin embargo, que “si se hace con su consentimiento, es en muchos aspectos fatal”.

El punto de Mariana era que si una sociedad, en lugar de sólo sus gobernantes, comienza a considerar a la manipulación de fondos como un antídoto a lo desafíos contemporáneos, sin importar los efectos de largo plazo, entonces un tipo de veneno económico comenzará a infiltrarse a través del cuerpo político.

El mundo del jesuita español, en el que las monedas metálicas y una mucho más limitada rendición de cuentas prevalecieron, parece muy alejado del nuestro. Sin embargo, la lógica fundamental sigue siendo: una ciudadanía que no se preocupa por la politización de la oferta de dinero no es probable que sea una ciudadanía inclinada a mirar más allá de su propio interés de corto plazo.

El tales circunstancias, la justicia y el bien común parecerían ya no tener oportunidad —al menos en la economía.

.

La inflación y la moral

ContraPeso.info presenta un texto de Samuel Gregg del 1 noviembre de 2006. Agradecemos al Acton Institute el gentil permiso de reproducción.

Inflación y moral

La semana del 23 de octubre [2006], la Federal Reserve en los EEUU decidió mantener las tasas de interés de corto plazo en 5.25% en su tercera reunión consecutiva. A pesar de un aparente enfriamiento de la economía estadounidense, la Fed claramente se mantiene preocupada por las presiones inflacionarias.

Lo que la Fed llama “inflación subyacente” —que excluye los bienes con precios volátiles como la energía— se ha elevado desde febrero, de 2.1 a 2.9%. Es el nivel más alto en una década.

Aunque esto excede la inflación promedio de la eurozona (1.7%), las tasas de inflación en mercados emergentes, incluyendo naciones en desarrollo, son considerablemente mayores. La tasa en Argentina es actualmente de 10.4%, en Colombia de 4.6% y en México de 4.1%.

Aún así estas tasas parecen estar a años luz de la inflación que alguna vez paralizaba a muchas naciones en desarrollo, por no mencionar a la stagflation que trababa a las economía occidentales en los años 70. Así que, por qué, algunos preguntan, debemos nosotros o la Fed, preocuparnos por esas cifras.

Algunos llegan a creer que un poco de inflación produce beneficios económicos. La posibilidad de que el valor de nuestros ahorros disminuya con la inflación, según se argumenta, nos da incentivos para invertir nuestro dinero de forma más atrevida buscando retornos que estén por encima de las tasas  de inflación y por lo tanto, estimulado más a la economía.

Cualesquiera que sean los méritos de esa argumentación, ellos son nada comparados con las razones por las que fuertes medidas monetarias en contra de la inflación son no solamente económicamente sólidas, sino moralmente esenciales. Para entender esto, debe ser comprendida la naturaleza de la inflación.

La inflación es la depreciación del poder de compra del dinero. Esto ocurría antes al degradar los gobiernos sus monedas —como cuando añadían cobre a las monedas de oro. Cuando esas políticas se aplicaron en el siglo 16 en la monarquía española, fueron condenadas como un fraude por parte de los teólogos de ese país.

Hoy, esa depreciación sucede por la vía del monto relativo de dinero circulante en una economía con respecto a su producción potencial total. En los años 30, Lord Keynes argumentó que si los gobiernos incrementaban su oferta monetaria, esto estimularía la demanda y por eso, el empleo.

Por esto Keynes disfrutó el momento en el que el gobierno británico dejó de atar  a la libra al estándar de oro en 1931, precisamente porque sabía que ese vínculo había limitado la habilidad del gobierno para seguir este tipo de estímulo de la demanda.

Pero, como el anterior presidente de la Fed, Alan Greenspan escribió en 1966, “Ante la ausencia del estándar de oro, no hay forma de proteger a los ahorros de su confiscación por medio de la inflación”. El efecto de montos inflados de billetes a través de la economía es una elevación de los precios de los bienes y servicios.

Aquellos que sufren los más inmediatos efectos son los que viven de sus ahorros acumulados o de ingresos fijos, como los pensionados, los más viejos y los pobres. De hecho, se redistribuye el ingreso, que va de estas personas a las que están en mejores posiciones —las que viven de utilidades y salarios, cuyos ingresos tienen más probabilidad de mantener el ritmo de la inflación.

Un segundo problema moral y económico de la inflación es que ella lanza más y más personas a los niveles más altos de impuestos, al mismo tiempo que hace decrecer su poder de compra. Debido a la inflación, un ingreso familiar que en 1980 estaba en los niveles de impuesto de ingresos medio-bajos en los EEUU, casi seguramente caería en los impuestos para ingresos altos de 2006.

La inflación, por tanto, permite a los gobiernos evitar el requerimiento de la justicia natural concerniente a obtener el permiso de las personas antes de elevar los impuestos.

Un tercer problema proveniente de la inflación es que ella socava a la libertad económica al frenar la capacidad de los empresarios, los negocios y los consumidores para tomar decisiones económicas sólidas. La inflación hace más difícil a los negocios distinguir si los mayores costos son producto de la inflación o no.

Esto hace más complicado para los negocios el determinar si sus utilidades con reales o ficticias. La rendición de cuentas a los accionistas se vuelve así más problemática. Todos estos elementos elevan la incertidumbre, lo que desestimula la inversión y la aceptación de riesgos.

Finalmente, está el impacto negativo de la inflación en el empleo y por tanto en todos los beneficios morales, sociales y económicos así acumulados. Las estadísticas del Bureau of Labor demuestran, por ejemplo, que desde los años 50 en los EEUU los períodos de alta inflación han coincidido con  períodos de baja creación de empleos, mientras que períodos de relativa baja inflación han correspondido con los de mayor crecimiento en la creación de empleos.

La razón es relativamente simple. La inflación erosiona el valor real del capital acumulado por el sector privado, los bancos y las instituciones financieras. El monto de capital disponible para la creación de empleos es, por eso, menor.

La inflación, por todo lo anterior, es más que un fenómeno económico. Golpea a la habilidad de la economía para ayudar a las personas a alcanzar su potencial desarrollo humano. Las políticas económicas firmes no son sólo una cuestión de economía sana. Son también un asunto de amor sólido —para todos nosotros.