Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
De Derechos a Gobiernos
Leonardo Girondella Mora
30 mayo 2014
Sección: POLITICA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


En una cultura política acostumbrada a pensar en términos de concesión de derechos, se entiende a los separador.001gobiernos como una reserva de cesión de beneficios —una fuente de otorgamientos y donaciones.

La costumbre es una modificación sustancial del rol y responsabilidad gubernamental, que expongo en lo que sigue.

• Cuando los derechos se entienden como libertades, ellos son principios básicos y generales que derivan de la creencia en la naturaleza humana —que es digna, valiosa, libre y capaz.

Pensando en los derechos como libertades se ubica a los gobiernos en la responsabilidad central de cuidar y preservar esas libertades básicas: vida, propiedad, expresión, iniciativa, trabajo, creencia, reunión y otras.

La relación es directa entre los derechos/libertades y el papel gubernamental de preservarlos en un ambiente de respeto a la ley —lo que se conoce como estado de derecho.

• Cuando los derechos se entienden como reclamos, demandas y pretensiones, ellos se derivan de la creencia en un estándar de vida merecido por todo ser humano —necesidades satisfechas de alimentación, vivienda, ropa, educación, cultura, trabajo y otras similares.

Pensando en los derechos/demandas de mejor estándar de vida se coloca a los gobiernos en la posición de ser fuente de concesión de esos estándares de vida: servicios médicos, escuelas, pensiones, condiciones de trabajo y otros.

La relación es directa entre los derechos/demandas y el papel del gobierno como proveedor de esos satisfactores en un ambiente en el que por encima de la ley está la satisfacción de esos reclamos —y los conflictos que se presentan cuando entre esos derechos hay contradicción.

&&&&&

Lo que quiero hacer es muy elemental —primero, reconocer que existen dos nociones muy distintas de derechos humanos, lo que no suele ser mostrado con la frecuencia que debiera.

Segundo, que hay derechos definidos como libertades (libertad de expresión, por ejemplo); pero que también hay derechos entendidos como demandas (derecho a pensión, por ejemplo).

Tercero, dependiendo de cuál de esas dos nociones de derechos se implante, dependerá la naturaleza del gobierno de la sociedad.

Los derechos definidos como demandas de mejor estándar de vida llevarán a la formación de un gobierno proveedor de esos reclamos —lo que se conoce como estado de bienestar: un gobierno grande, caro, de gran poder y grandes presupuestos para financiar sus concesiones.

Los derechos definidos como libertades conducirán a la formación de un gobierno responsable de la preservación de esas libertades —el imperio de la ley, fuerte, pero limitado y sin necesidad de grandes presupuestos.

Los ejemplos de Obamacare en los EEUU y los de México al colocar constitucionalmente los derechos a atención médica, pensiones y seguro de desempleo, muestran casos de derechos entendidos como demandas —y hacen mover a sus gobiernos hacia funciones expandidas, ampliadas y significativamente caras.

&&&&&

Finalmente, anoto la serie de problemas que presenta la comprensión de derechos como reclamos y demandas:

• No hay límite visible en la expansión de demandas —todo reclamo de mejora de estándar de vida tenderá a crecer y creará presiones imposible de cumplir en las finanzas públicas.

• Inevitablemente, los derechos entendidos como demandas entrarán en conflicto mutuo, cuando el reclamo de unos altere el de otros, sobre todo en la competencia por fondos públicos.

• El balance del poder político en la sociedad se inclinará hacia el gobierno, el que acumulará la fuerza que requerirá el poder quitar a unos para dar a otros —lo que aumenta los riesgos de abusos de poder, corrupción, patrimonialismo, clientelismo y crisis en las finanzas públicas.

• Los ciudadanos darán un uso distinto a sus talentos y habilidades, que ya no usarán para valerse por sí mismos —sino que los emplearán para hacerse de las conexiones y métodos que mejor exploten los recursos gubernamentales en beneficio personal.

El punto medular es comprender, antes que nada, que existen dos maneras de entender a los derechos humanos —que son muy diferentes y llevan a situaciones dramáticamente opuestas.

Nota del Editor

No resisto la tentación de anotar un punto adicional: el efecto que cada noción de derechos tendrá en el ciudadano. Si la persona los entiende como libertades, verá con recelo al gobierno que va más allá de su función de preservar libertades; pero si los entiende como reclamos verá con gozo la expansión del poder que es su modus vivendi.

Véase una idea de Henry Hazlitt (1894-1993) muy similar en Son de Dos Direcciones.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras