Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Desigualdad Injusta: Su Problema
Leonardo Girondella Mora
13 mayo 2014
Sección: Sección: Análisis, SOCIEDAD
Catalogado en: ,


En lo que sigue exploro la idea de la “desigualdad injusta” —su significado, consecuencias y, sobre todo, la posibilidad de darle un giro que lleve a un mejor entendimiento del problema.

Comienzo con la popularidad que tiene la idea en tiempos recientes:

La injusta distribución de la riqueza y del ingreso, tanto entre países como en el interior de ellos, es hoy el foco de numerosos informes de carácter mundial, regional y local. (elmundo.com, 17 marzo 2014)

El informe [de la ONU] titulado “Humanidad dividida: confrontando la desigualdad en países en desarrollo” detalla que la desigualdad extrema es casi seguro que descomponga el tejido que mantiene unida a la sociedad y la extrema desigualdad contradice los principios más fundamentales de la justicia social. (eleconomista.com.mx, 30 enero 2014.

[Danny] Glover… afirmó en declaraciones… que la desigualdad social es uno de los grandes problemas del mundo… (elcomercio.pe, 29 agosto 2013).

La agenda del presidente [Obama] para este año se enfoca en la desigualdad social y para superarla, prometió usar el poder ejecutivo si se requiere por la falta de colaboración de los republicanos. (laopinion.com, 29 enero 2014)

&&&&&

El significado de la idea es sencillo: existe desigualdad y eso es indebido —es injusto y lleva a problemas sociales diversos. Es un planteamiento que coloca a la desigualdad como productora de injusticia: la desigualdad es la causa, la injusticia es el efecto.

Pobreza: es la principal consecuencia frente a la desigual distribución de los recursos. En los países menos desarrollados son las personas más pobres y los menos favorecidos de la sociedad los que pagan mayores impuestos en proporción con otros sectores de la sociedad. (inspiraction.org)

La desigualdad se refiere a aspectos materiales y sus manifestaciones, como enfermedades, desnutrición, baja educación y otras similares —aunque a veces se habla de falta de respeto a derechos.

&&&&&

En lo que sigue muestro razonamientos que intentan mostrar la debilidad de la idea como ha sido expresada —con lo que doy un giro al concepto.

• La debilidad más obvia es la conclusión que de ella se obtiene de manera implícita: se concluye que si la desigualdad es injusta entonces la igualdad es justa —lo que llevado a su extremo provoca la aceptación automática de políticas de redistribución de riqueza. Se trata de hacer iguales a todos.

• Es obvio que la desigualdad es indeseable solamente cuando las personas en el extremo inferior tienen un estándar de vida en sí mismo miserable —no cuando esas personas tienen un estándar de vida mínimo aceptable.

• La gran debilidad de la idea, sin embargo, es la confusión que contiene en su secuencia de causa-efecto: según ella, la desigualdad es la causa de la injusticia que se vive en la sociedad que padece esa desigualdad.

La secuencia puede invertirse produciendo un camino más prometedor: la injusticia es la causa de la desigualdad —y si se implanta la justicia, la desigualdad indeseable tenderá a solucionarse.

• Lo anterior puede verse con facilidad es una comparación sencilla: puede existir sin duda desigualdad injusta, al mismo tiempo que puede haber desigualdad justa —y lo mismo en el otro sentido, puede haber igualdad justa, pero también igualdad injusta.

• Lo anterior señala que es la búsqueda de la justicia un camino mejor que la búsqueda de la igualdad, pues buscando tener igualdad puede olvidarse que también ella puede ser injusta —si esta posibilidad se ignora, los remedios a la desigualdad producirán consecuencias indeseables.

Mi punto hasta aquí es evidente: querer lograr la justicia por medio de la igualdad es un camino erróneo, pues produciría el olvido de la justicia y eso llevaría a la igualdad injusta.

Es mejor el camino que arranca del otro lado y pretende establecer una sociedad justa —lo que no es sinónimo de igualdad. La implantación de un régimen de derecho, del imperio de la ley, de sistemas policiacos y judiciales honestos y efectivos; esto que lo que resolvería el problema de la desigualdad material.

&&&&&

Doy un paso adicional. Me parece innegable que la igualdad ha sido convertida en una obsesión que lleva a considerarla como equivalente a justicia —si no hay igualdad, se razona, no hay tampoco justicia.

Esto es lo que ha creado una forma de pensar por la que se está en busca de disparidades entre grupos o colectividades, las que pretenden ser solucionadas implantando medidas igualatorias — hablo de la desigualdad entre hombres y mujeres, entre países, entre etnias, entre pobres y ricos, entre lo que sea que se determine que existe desigualdad.

Una vez determinada la desigualdad, real o imaginada, se proponen soluciones que se basan en medidas igualatorias implantadas por la autoridad —es el gobierno transformado en una agencia de igualación, ya no de justicia.

La obsesión igualitaria es de tal envergadura en algunos casos que olvida el paso obvio de encontrar las causas o variables que producen desigualdad —y si acaso alguien se atreve a tratar de encontrarlas se le acusa de insensible, como cuando se pretende investigar diferencias en salarios y sueldos.

&&&&&

Mi propuesta es transparente: la noción de que las desigualdades sociales son la causa de la injusticia en la sociedad es una que invierte erróneamente los términos —son las injusticias que se viven en una sociedad las causantes de la desigualdad indebida.

Si se pusiera en práctica la implantación de la justicia en una sociedad, la desigualdad indebida desaparecería en gran cantidad —hablo de buenos sistemas de justicia y policía, de estado de derecho, de un régimen de leyes e instituciones.

Finalmente apunto que no creo que lo anterior haga mella alguna entre quienes sufren la obsesión igualitaria: ellos tienen un marco mental que hace equivalentes a la igualdad y a la justicia.

Si en esta columna propongo una sociedad justa, de inmediato creerán ellos que se trata de una sociedad igualitaria, sin diferencias entre sus miembros —les será difícil entender que se trata de una sociedad justa a secas y en la que, sin remedio, existirán desigualdades (que no serán injustas en su gran mayoría).

Nota del Editor

Estoy de acuerdo con la tesis de Girondella y el giro que le da a la frase de que la desigualdad es causa de injusticia social. Es lo opuesto, es la injusticia la que causa una desigualdad inaceptable, igual que la injustiicia podría causar una igualdad inaceptable.

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Igualdad. Y en la columna de ayer, de Jordan Ballor, Desigualdad e Igualdad Injustas

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras