Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Economía: Aliado del Gobernante
Leonardo Girondella Mora
2 julio 2014
Sección: ECONOMIA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Conocer al ser humano —sus conductas y razones— es parte obligada del conocimiento del buen gobernante, quien cometería un error al creer que pude él modificar esas conductas y razones.

Un buen gobernante tiene un aliado en una cosa que se llama Economía —la ciencia que estudia y explica la conducta de las personas a las que considera libres, capaces de decidir y que actúan buscando objetivos propios y seleccionando formas de alcanzarlos.

Sorprenderá a muchos que no es lo anterior el estudio de una conducta fría y calculadora —como la de un computador, que carece de todo sentimiento y consideración moral. Lejos de eso, la conducta humana se mueve dentro de circunscripciones como las condiciones de cada situación específica, las leyes y, sí, las reglas morales.

En resumen, un buen gobernante debe saber de Economía lo suficientes como para comprender lo que esta ciencia supone y explica —sin lo que sus actos de gobierno tendrán errores consistentes.

• Las personas actúan, hacen cosas, realizan actos —todos los días, en todo momento.

• Esa conducta tiene dirección, posee objetivos —intenta lograr algo que la persona desea y que supone, siempre, mejorar su situación personal.

• Las personas deciden entre varias opciones a su alcance, la manera en la que que llegarán al objetivo buscado —es un proceso de selección de medios.

• Los tres puntos anteriores suponen un acto anterior interno de la persona, que es un proceso general de evaluación de objetivos, medios y los límites de acción que presentan las circunstancias en las que se encuentran en el momento de actuar.

• Los cuatro puntos anteriores suponen que las personas actúan de manera libre y que pueden realizar ese proceso de evaluación general —lo que se interpreta como rasgos propios de la naturaleza humana.

• Se reconoce que, además, las personas pueden acumular experiencias derivadas de sus actos y pueden compartirlas con otras personas —de manera que la conducta personal no parte de una base de experiencia-cero.

• El cúmulo de conductas personales forma un conjunto muy complejo de relaciones, dependencias, reglas, instituciones, que no puede ser manipulado desde fuera —el conjunto formado es espontáneo y libre, imposible de predecir e inclinado a producir realidades inesperadas.

• La conducta humana y el conjunto que forma su acumulación no es perfecto en el sentido de ser totalmente racional y absolutamente eficiente. Las personas pueden cometer errores en sus decisiones, en la selección de medios, en la evaluación de sus circunstancias.

• Las personas no actúan aisladas una de otras —al contrario establecen relaciones entre sí, incluso forman entidades de colaboración mutua, sin que puedan evitarse situaciones de conflicto.

• Las decisiones personales no necesariamente pasan por un proceso consciente y expreso —pueden realizarse siguiendo costumbres o hábitos, emotivamente sin pensarse, instantáneamente o reflexionadas, con sesgos y sin ellos, valorando o no consecuencias, con información o sin ella.

• Las conductas son una respuesta ante situaciones personales y circunstancias exteriores —lo que en conjunto produce incentivos positivos y negativos que se incorporan a la decisión.

&&&&&

Lo anterior da una idea breve de la complejidad de cada conducta individual y, aún más, del cúmulo de esas conductas —lo que debe hacer comprender al gobernante las enormes dificultades que implica el intentar intervenir es esas conductas sin dañar sus logros.

El buen gobernante debe entender que una intervención imprudente podrá producir efectos colaterales indeseables a pesar de las buenas intenciones que se persigan —como cuando se cierran las fronteras y se convierte eso en un incentivo al contrabando.

Considerar los puntos anteriores, hará que el gobernante evalúe sus acciones con una visión mayor a la usual, para comprender cosas como que un aumento de impuestos significa un costo adicional que será integrado al precio de los productos, lo que reduce el bienestar e invita a la evasión.

Igualmente, su conocimiento de Economía, le hará reacio a aceptar una visión mecánica de la conducta humana y tender a rechazar enfoques simplistas, como el suponer que el gasto público puede proveer un estímulo económico sólido.

Mi tesis es muy directa: las conductas humanas individuales forman un cúmulo de acciones que debe ser apreciado y comprendido antes de tomar medidas que intervengan en él —posiblemente, en muchas circunstancias, entendiendo que la mejor intervención es la no intervención.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras