Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Circo del Salario Mínimo
Selección de ContraPeso.info
12 marzo 2014
Sección: ECONOMIA, Sección: Asuntos
Catalogado en: , , ,


ContraPeso.info presenta una idea de Samuel Gregg. Agradecemos al Acton Institute el amable permiso de publicación. El título original de la columna es Our Minimum Wage Circus.

Con el lanzamiento del informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso [CBO en EEUU] sobre los efectos de la última propuesta de aumentar el salario mínimo federal, vemos la confirmación de que los salarios mínimos decretados son, cuando mucho, una manera torpe de tratar de ayudar a los necesitados.

Dejando de lado el hecho de que la CBO estima una pérdida neta de puestos de trabajo como el resultado de un aumento gradual a $ 10.10 por hora antes de julio de 2016, una de las reivindicaciones más importantes del informe fue que sólo el 19% de los aumentos de los salarios sería recibido por los estadounidenses que viven por debajo la línea de pobreza.

Es por eso que se estima que esta propuesta sacaría de la pobreza a sólo 2% del número total de personas proyectadas en ese tiempo a estar viviendo en la pobreza. De hecho, un porcentaje mucho mayor del aumento iría a gente ya cómodamente colocada por encima de la línea de pobreza.

¿Es eso justo?

Dados los (perdón por el juego de palabras) mínimos efectos en la pobreza de los salarios mínimos obligatorios, hay que preguntarse por qué algunas personas invierten tanta energía intelectual y capital político en una política que tiende a beneficiar, por ejemplo, a adolescentes y jóvenes en situaciones holgadas que no se quedarán por largo tiempo en empleos con salario mínimo.

En parte, es el funcionamiento del enfoque de arriba hacia abajo. Legislar salarios mínimos nos da la ilusión de que los legisladores y los gobiernos pueden accionar un interruptor y así mejorar las cosas. Los salarios mínimos por ley, sin embargo, no son inmunes a los mecanismos de la oferta y la demanda.

Nos guste o no, los empleadores que quieren que su empresa sobreviva (y no solo prosperar) tienen que considerar los efectos de los aumentos prescritos de salarios mínimos sobre la capacidad de su negocio para obtener un beneficio (y por lo tanto seguir empleando personas).

Y eso a veces da lugar a una congelación o incluso una reducción del número de empleados en industrias particulares. Una bien intencionada acción del interruptor, resulta que puede empeorar la situación de algunas de las mismas personas a las que uno está tratando de ayudar.

Pero otro aspecto que no es a menudo considerado es cómo las políticas que emanan de otras instituciones del gobierno socavan el impacto de los salarios mínimos estipulados.

Si, por ejemplo, un banco central mantiene una política monetaria flexible (como una forma definitivamente ineficaz de tratar de compensar el fracaso de los gobiernos y las legislaturas para llevar a cabo las reformas económicas serias que sostienen el crecimiento en el largo plazo), entonces la disminución del poder de compra de una determinada divisa puede anular cualquier efecto beneficioso de un aumento del salario mínimo, por no hablar de los beneficios de los aumentos salariales en general.

Una caída del 3% en el poder adquisitivo de la moneda en el año, por ejemplo, reduce en más de la mitad los beneficios reales de un aumento salarial del 5% en el mismo año.

Abordar este problema de una manera sistemática, lógicamente implicaría un replanteamiento de, entre otras cosas, la política monetaria. En su lugar, nos encontraríamos con que los aumentos de salario mínimo a menudo se justifican por la erosión del valor real de los salarios.

Bueno, esa es una manera de compensar parte de la pérdida. Sin embargo, no se dirige a una de las razones principales de la erosión. Por otra parte, en vista de la erosión continua, cualquier beneficio del aumento del salario mínimo es sólo pasajera.

Dicho de otra manera, las propuestas para aumentar los salarios mínimos a menudo pueden ser una forma de evitar hacer frente a algunos de los problemas más profundos que (1) ayudan a mantener a muchas personas por encima o por debajo del umbral de la pobreza en una caminadora económica, y (2) los deja con el (a menudo exacto) sentido de que simplemente no están progresando.

De seguro, podemos hacer mejor las cosas.

Nota del Editor

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Salarios.

Las dudas sobre la bondad de tener salarios mínimos por decreto pueden ser resueltas pensando en su medida extrema: si esos aumentos realmente funcionaran, entonces por decreto podría resolverse el problema de la pobreza legislando un sueldo de, por ejemplo, 100,000 pesos al mes como mínimo.

La parte notable de la columna de S. Gregg es apuntar la otra parte de las medidas que realmente logran elevaciones de ingresos: una política monetaria estable, dirigida a la protección del poder adquisitivo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras