Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Emigrado y su Opinión
Leonardo Girondella Mora
22 mayo 2014
Sección: PROSPERIDAD, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


Existe un contraste entre dos tipos de personas, con mentalidad muy diferente —y separador.001que es lo que propongo explorar en lo que sigue, de manera esquemática, usando dos personajes ficticios.

• Jacinto Hernández, un emigrado ilegal mexicano viviendo en los EEUU — que para lograr trabajar en ese país, pasó pruebas duras: un viaje con hambre y sed, durante varios días; huidas por el desierto para escapar de la guardia fronteriza, caminatas por la noche, solo, hasta encontrar empleo.

Ese personaje inventado representa el voto con los pies —la gente que emigra a otro país por razones de mejoría económica personal y lo hace con grandes sacrificios, costos y riesgos, que paga y corre y sufre, con tal de lograr esa mejora.

• Carlos Díaz, otro personaje ficticio, un intelectual, que es un gran crítico del sistema económico que tiene el país al que ha emigrado Jacinto —y al mismo tiempo, es un defensor del sistema económico del país del que Jacinto ha salido.

Este personaje representa a la persona docta, académica, culta que propone la superioridad de ciertos sistemas económicos sobre otros —al que se le conoce como partidario del bien social, del bienestar público, del intervencionismo económico.

&&&&&

Entre Jacinto y Carlos hay grandes diferencias de opinión —con Jacinto, un hombre poco preparado en lo académico y Carlos, un erudito en cuestiones económicas y políticas.

Es obvio que en el fondo tienen una opinión distinta sobre los dos países.

Jacinto piensa que el país al que ha emigrado le dará la oportunidad de mejorar, y que permanecer en su país de origen lo mantendrá en una mala situación —exactamente lo opuesto a lo que piensa Carlos, el intelectual, que juzga que su país tiene un mejor sistema económico que aquél al que ha emigrado Jacinto y otros muchos miles.

Hace 5 años, se calculaba en 11.6 millones el número de ilegales en los EEUU —de los que 61% era mexicanos (immigration.procon.org). Es decir, unos 6.7 millones de mexicanos prefirieron el sistema económico de los EEUU, poco más de un tercio de los votos que obtuvo el ganador a la presidencia.

Los emigrados por motivos de oportunidad económica votaron de otra manera más sólida y sustancial, en contra de todo el sistema económico de México —el mismo que recibe apoyos de los intelectuales progresistas. El contraste es significativo.

&&&&&

Finalmente mi punto es exponer la gran disparidad entre el mundo real de Jacinto y el mundo quimérico de Carlos —que están en extremos alejados uno de otro.

Como quiera que sea vista esa diferencia, el argumento se inclina muy claramente a favor de Jacinto el emigrado, que tiene a su favor una buena cantidad de millones de votos de quienes pensaron igual y aceptaron costos mucho mayores a los de un día hacer fila para votar.

Pero también a su favor tiene una realidad, la de la situación del país de origen del emigrado —uno con una economía fallida o frenada, cuyo fracaso se debe a malas políticas de su gobierno.

Por mucho que defienda calor el intelectual al sistema económico de su país, no lo apoyan pruebas sólidas.

Addendum

Creo que hace falta considerar la situación del país de destino del emigrado y que es la de una economía juzgada superior a la del país de origen —por mal que se encuentre la economía europea, ella es vista como mejor que la del otro país.

Nota del Editor

Uno libro de Kenneth Minogue, The Servile Mind: How Democracy Erodes the Moral Life (2010, Encounter Books), trata el mismo tema. En su solapa se dice que,

Una de las comedias sombrías del siglo XX fue el destino de las víctimas miserables de los regímenes comunistas que subieron paredes, nadaron ríos, esquivaron balas y encontraron otras maneras desesperadas de alcanzar la libertad en Occidente, al mismo tiempo que los intelectuales de Occidente proclamaron sentimentalmente que estos mismos regímenes eran la ola del futuro. Una tragicomedia similar se está jugando en nuestro siglo: mientras las víctimas del despotismo y del atraso en las naciones del tercer mundo se vierten en los estados occidentales, los mismos intelectuales de torre de marfil afirman que la vida occidental es una pesadilla de desigualdad y opresión.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras