Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Socialismo Humanista
Eduardo García Gaspar
20 agosto 2014
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SOCIALISMO
Catalogado en:


…al afirmar que el Socialismo es un Humanismo es porque realmente Marx resalta los valores humanos por medio del materialismo histórico, para que de esta manera su vida sea digna y se supere a sí mismo exaltándose y llegando a la plenitud. http://www.gestiopolis.com/

La idea es simple. Demasiado simple, primitiva. androjo

Sigue una lógica lineal irreal. Afirma que el individualista es por definición egoísta.

Un tipo capaz de dañar al que sea con tal de tener un beneficio.

Su opuesto es el colectivista, con un sentido de compasión y ayuda.

La conclusión de esto es llamativa: el capitalismo fomenta la codicia y el socialismo fomenta el altruismo. De allí que se haya popularizado la expresión de “socialismo humanista” y se compare éste favorablemente contra el “capitalismo salvaje”.

El tema bien vale una segunda opinión para examinar la idea que es tan popular.

Puede comenzarse por la experiencia: en lo general, la mayor corrupción se presenta en regímenes estatistas, esos en los que los gobiernos están excedidos; la menor en regímenes menos estatistas, donde hay más libertades.

Un caso concreto, el de la URSS antes y Rusia ahora. No hay duda de que el socialismo de ese régimen era más corrupto que el capitalismo de países liberales, como Canadá o Hong-Kong (al que podemos comparar con China con el mismo efecto).

No parece, entonces, que la intervención socialista produzca más pureza, ni menos inmoralidad. Al contrario, los regímenes no socialistas son esos en los que hay menos corrupción. ¿Por qué?

No sé la respuesta definitiva, pero es posible apuntar algunos factores que explican la paradoja. Aunque antes debe aceptarse que ningún régimen de ningún tipo está exento de vicios y faltas, que son como una constante humana independiente del régimen económico o político.

Puede ser, en primer lugar, que en los sistemas liberales, esos que son individualistas, se tenga una más desarrollada idea de la conciencia personal. Es decir, de los deberes propios, de las responsabilidades individuales. Un más avanzado sentido de lo que debe ser.

Mientras, en los sistemas socialistas, esa conciencia personal es dejada a un lado y sustituida por los dictados gubernamentales. En estos regímenes el gobierno no solamente gobierna, también es un agente moral que define lo bueno y lo malo.

En el socialismo y sus variantes, con menos libertades, las personas tienen menos necesidad de una conciencia personal. Les basta en muchos casos con seguir las instrucciones gubernamentales y sentirse así que han hecho algo bueno: cumplido el dictado del gobierno.

Me parece, entonces, que sucede algo sutil y profundo en las mentes humanas, dependiendo del régimen bajo el que viven.

Un sistema de amplias libertades fomenta el desarrollo de la conciencia, la educa y reconoce. La conciencia personal es un requisito en los sistemas de libertad amplia.

Pero esa conciencia no se necesita en sistemas de libertades restringidas. Siendo menos libre, la persona no tiene tanta necesidad de hacer juicios sobre el deber ser. Es el gobierno el que hace esos juicios y los impone al ciudadano. La conciencia se atrofia.

Ahora es cuando las cosas se poner realmente interesantes, cuando se examinan los efectos de una conciencia entrenada y los de una conciencia atrofiada. Veamos.

En todos los sistemas y arreglos políticos, hay una constante, la naturaleza humana. Los mismos vicios, pero también las mismas virtudes. Tomemos a una persona cualquiera, con todos sus defectos y cualidades.

• Con una conciencia desarrollada y entrenada y educada, la persona filtrará sus impulsos y deseos en esa conciencia. Entenderá que hay cosas que deben hacerse y que no. Impondrá un cierto yugo a esos deseos. Entenderá que es bueno frenar algunas pasiones, que si bien todo lo puede hacer no todo debe hacerlo.

• Con una conciencia atrofiada y poco educada, ese filtro desaparece y la persona comprenderá muy bien que todo puede hacerlo, pero le costará trabajo comprender que no todo debe hacer. Impondrá pocos frenos a sus deseos y solerá buscar la satisfacción inmediata sin atender consecuencias.

Donde sea que las conciencias estén más educadas y atendidas, me parece obvio, tenderán a existir más virtudes y menos vicios. Habrá grandes fallas, terribles errores, pero existirá la oportunidad de corregir gracias a esa conciencia personal capaz.

Donde sea que las conciencias estén lisiadas y sean débiles, creo que es natural que existirán más vicios que virtudes. Las fallas serán aún mayores, los errores aún más terribles, y, lo peor, no existirá buena oportunidad para corregir.

Es por lo anterior que lo de “socialismo humanista” es un oxímoron, una expresión con dos palabras contrarias en significado. No puede ser humanista un sistema en el que la libertad de limita y, por eso, la conciencia se atrofia por falta de uso.

No puede haber humanismo en un régimen que sustituye a la conciencia personal con los dictados de un gobernante que desde su oficina en la capital decide lo que es bueno y lo que es malo.

Post Scriptum

El oxímoron (o contradictio in términis) es una figura retórica que consiste en la contradicción e incoherencia de dos términos contiguos; como calma tensa, socialismo humanista, linda fealdad y otros.

La crítica usual del socialismo es un golpe fuerte y contundente: la imposibilidad de crear un sistema de precios reales y, por eso, no tener información que guíe las decisiones económicas. Por diseño, el socialismo fracasará.

Pero hay otra crítica aún más severa, la de su incompatibilidad humana. Un problema antropológico: el hombre es libre y en esa libertad es necesaria la razón. El socialismo niega esa libertad y desperdicia la razón humana.

Hay otra crítica, realmente llamativa, que combina el uso de la razón con la planeación económica: esta planeación socialista anula las grandes aportaciones sorpresa e impredecibles de grandes adelantos e innovaciones que las que depende la vida.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras