Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Vaticano: un Animal Distinto
Eduardo García Gaspar
17 noviembre 2014
Sección: MEDIOS DE COMUNICACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


No es sencillo explicarlo. Una vez comprendido, sin embargo, resulta simple. androjo

Me refiero al modo de reportar noticias religiosas en los medios dominantes.

Al menos en muchos de ellos. Creo que el tema bien vale una segunda opinión.

Vayamos poco a poco.

La materia prima central de los medios noticiosos es la realidad política. En las democracias, con libertad de expresión, esa realidad se entiende en un marco natural: la competencia política misma. Conservadores y progresistas, socialistas y liberales.

Todos en conflicto, todos en competencia y bajo el principio del conteo de votos. En este sistema, por esas vías, es posible cambiar leyes, modificar a la constitución. Este es el marco mental que tienen los medios en sistemas democráticos con libertad de expresión.

Más aún, los mismos medios expresan simpatías por una o más de las corrientes políticas que forman el escenario nacional. Es reconocida, por ejemplo, la abundancia de apoyos progresistas en los medios noticiosos en los EEUU. En México, creo, existe más simpatía entre los medios, hacia el socialismo.

Mi punto es que ese marco mental que tienen los medios noticiosos es el que usan para reportar lo que sucede en El Vaticano. Lo entienden como un escenario político de combate entre progresistas y conservadores, los que por mayoría de votos podrán hacer cambios sustanciales en el Catolicismo.

Eso sucedió en el Sínodo Extraordinario Sobre la Familia. No fue excepcional la noticia que reportó la posibilidad de grandes cambios en la Iglesia y que fueron frenados por los votos de la mayoría conservadora.

En este caso y en muchos más, hay un tratamiento con cierta dosis de sensacionalismo político, como si se tratara de un período de elecciones.

Este marco mental de los medios noticiosos reportando lo sucedido en El Vaticano, me recuerda los lanzamientos de productos de Apple. Los medios comentan por anticipado y crean la expectativa de grandes nuevos productos. Esa mentalidad la llevan a El Vaticano bajo el supuesto de cambios radicales en doctrina.

Eso es lo que genera encabezados que crean expectativas sin fundamento real, como la aceptación de matrimonios de personas del mismo sexo. Eso es lo que esos medios piensan que podrá salir de un sínodo como ese, cuando en realidad esa posibilidad ni siquiera se discute.

Se discuten temas, se tratan posturas, se habla y analiza, desde posturas personales, pero no hay propiamente una posibilidad de cambiar posiciones fundamentales de fe y creencias esenciales. No hay en esas reuniones, por ejemplo, aperturas progresistas que lleven a aceptar matrimonios homosexuales, ni otros cambios de esa naturaleza.

Y, sin embargo, el marco noticioso bajo el que se reportan los sucesos de El Vaticano se estructuran como si eso fuese posible, como si se tratara de una discusión de leyes en una cámara legislativa que crea una ley legalizando el aborto.

Un caso real ilustra lo que digo. Una persona razonable, profesionista, me comentó que se alegraba de la apertura “de El Vaticano, que ahora parecía abierto a aceptar bodas homosexuales, aborto bajo ciertas condiciones” y cosas similares. Estas expectativas son las que crea la forma de reportar noticias vaticanas bajo un marco acostumbrado a realidades políticas.

¿Hay desacuerdos internos, discusiones profundas? No lo dudo, pero para entenderlas hay que comprender primero qué es esa Iglesia. Eso que la hace un animal muy diferente es su función central: ser custodia de la palabra de Dios y misionera de ella. Esto cambia las cosas totalmente.

No importa si se es creyente o no. Con esa función central, la Iglesia no cae bajo el esquema normal de un partido en competencia pro el poder. Es otra cosa muy diferente. Y esto crea una situación desafortunada: los reportes sobre El Vaticano, en medios dominantes, no suelen ser confiables en el sentido de representar la realidad.

Una columna reciente de R. A. Sirico (Beyond the Hype About a Vatican Upheaval ) explica bien la realidad: el equilibrio entre piedad y justicia que realice una buena labor misionera y persuada a vivir la auténtica fe. Este el punto de vista desde el que deben reportarse las noticias de El Vaticano. Y no creyendo que se trata de otra cámara legislativa.

Un equilibrio muy bien descrito en un pasaje de los evangelios (Juan 8: 1-11), el de la mujer adúltera. A punto de ser apedreada, Jesús dice que quien esté libre de pecado sea quien arroje la primera piedra. Nadie lo hace y Jesús le dice a la mujer, “Ve y no peques más”.

Esas últimas cinco palabras es lo que está en el fondo de todo.

Post Scriptum

Si le gustó la columna, quizá también:

5 Encabezados de Periódicos

“De Nuevo Lo Engañamos”

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras