Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Engaños, Trucos
Eduardo García Gaspar
19 agosto 2014
Sección: MEDIOS DE COMUNICACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Es parte de la vida. Es imposible de evitar. androjo

Es producto de la razón. Podemos ser engañados.

Podemos engañarnos a nosotros mismos. Un par de ejemplos ayudan a ilustrarlo.

Uno, el truco del contagio. El otro, el truco de la parcialidad.

Es algo que bien vale una segunda opinión.

El engaño del contagio consiste en asociar dos o más elementos entre sí, donde al menos uno de ellos tiene connotaciones fuertes y negativas. De esta manera, el resto de los elementos se contagian de todo lo negativo del primero. Un ejemplo real:

“Conservadurismos como el Tea Party norteamericano, los radicales islamistas o la mochería mexicana ejemplifican la ignorancia y la cerrazón” (A. Clariond R. El Norte, 30 julio 2014).

No sé si quien eso escribió se engaña a sí mismo, o pretende engañar a otros, pero el truco puede apreciarse con claridad. “Ignorancia” y “cerrazón” son los elementos más negativos, que allí se hacen equivalentes a los demás.

Incluso, se asocian entre sí el Tea Party norteamericano, los radicales islamistas y la mochería mexicana. Este es el truco del contagio. Si usted reprueba, por ejemplo, al extremista islámico se le obliga a reprobar por igual al Tea Party estadounidense.

No importa que el Tea Party tenga diferencias notables frente al Islam, el truco funciona razonablemente bien por contagio entre conceptos.

El caso más clásicos es el que usa al “fascismo” y al “nazismo”. El lector despistado terminará creyendo, quizá, que el Islam radical es conservador igual que el Tea Party.

El otro truco es el de la parcialidad y consiste en abrir la información de uno solo de los lados de un asunto. Tome usted, por ejemplo, el caso de un conflicto bélico entre dos países, los que sean.

Si de la información se omiten los ataques del país A y se abren los ataques del país B, la información creará una apariencia lógica: el país B es el culpable de la guerra, el que atacó al país A. Sucede con gran frecuencia en medios y es resultado de la selección noticiosa del editor de noticias.

Es lo más simple y sencillo de hacer, sin que por lo general cause sospechas en los lectores.

Digamos en este caso que el país A comenzó las hostilidades y que además, tiene un historial belicoso contra el país B. Si el país B responde con ataques y solo se reportan estos, la impresión será la opuesta a la real.

Estos trucos o engaños son dos de muchos posibles a los que estamos sujetos. Suceden en conversaciones con amigos, discusiones de política y economía, información en los medios, columnas editoriales. Y podemos ser víctimas de sus falsedades.

Los casos llegan a extremos. Por ejemplo, a finales de julio, apareció una nota que sostenía que el Papa Francisco aseguró que la Virgen de Guadalupe es solo una “fábula” y decía:

“El papa en una visita a España este pasado mes [julio], tuvo una misa en la catedral principal de este país, El sagrado Corazón, donde por más de dos horas mantuvo a una gran multitud pendiente y concentrada de todo lo que decía. Al final de la misa, fue cuestionado por un periodista sobre la supuesta canonización de la Virgen de Guadalupe en México y si iba a suceder en su próxima visita a México que esta pronosticada para mayo del 2015”.

Sé que a pesar de la evidente información falsa, hubo quien la creyera, a pesar de las tres inexactitudes que contiene, una de ellas gigantesca (¿puede encontrarlas usted?).

La cosa se pone peor cuando se toman en serio cosas como la siguiente:

“El presidente y futbolista boliviano Evo Morales anunció su más reciente decreto en torno al proceso de rescate cultural de su país, que incluye un extenso programa de medidas descolonizadoras… Morales solicitó a todos los habitantes del Estado Plurinacional sacrificar sus caballos como un acto que simboliza la ruptura con la época de la conquista, ya que el presidente recuerda con rencor que en la primaria le enseñaron que los españoles trajeron los caballos a las Américas”.

Si se sucumbe al error de creer esta noticia, con más razón debe preocupar el ser engañado con trucos más sutiles y refinados, como los del contagio y la parcialidad editorial.

¿El remedio? Esperar que los medios desarrollen un mayor sentido de búsqueda de la verdad es un sueño.

Pero usted sí puede desarrollar un sano escepticismo que le haga filtrar la información antes de terminar como un amigo que es capaz de creer la más atrevida, absurda y loca idea, pero se niega a creer en la ley de la oferta y la demanda.

Post Scriptum

Si le gustó la columna, quizá también:

6 Errores en los Medios

Reporteros con Banderas

Si le interesa ver más de cerca al conservadurismo, la idea de Russell Kirk muestra la complejidad del concepto.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras