Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Entendiendo a Los Medios
Eduardo García Gaspar
23 junio 2014
Sección: MEDIOS DE COMUNICACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Los vemos a diario. Estamos acostumbrados a ellos.androjo

Son parte de la vida normal. Son los medios noticiosos.

Esos que tienen la misión de dar a conocer lo que sucede en el mundo. Y eso tiene su gracia.

G. K. Chesterton (1874-1936) tiene una observación con sentido.

Dice que el mundo que nos pintan los medios, es uno hecho “enteramente de excepciones”. Por ejemplo, será reportado que un banco fue robado por una banda de asaltantes, o que un obrero cayó desde lo alto de una construcción.

No reportará la gran cantidad de bancos que no han sido robados, ni que ningún obrero ha sufrido un accidente. Las excepciones se reportan, pero no los “milagros permanentes” de la vida diaria.

Es decir, “la visión completa que dan de la vida es por necesidad falsa”, escribió ese autor.

Es común argumentar que sería absurdo reportar en un medio noticioso que “Hoy no se desbordó el río” de la ciudad. Por supuesto, sería ridículo reportar que “El Señor X llegó hoy sano y salvo a su casa”.

Pero aún así, eso que no es reportado es el estándar de la vida, no las excepciones que forman el contenido de esos medios.

La misma filosofía puede aplicarse a una especialidad de los medios noticiosos, la de los reportajes sobre la vida de las celebridades. Que sea noticia el tercer matrimonio de una socialité, es algo que bien puede entenderse como fabricación de noticias.

Es lo que Chesterton llama el interés que se tiene en “cosas que pasan”. No hay interés en que suceda algo bueno o malo, exitoso o fracasado. Simplemente en cosas que pasan y que son transformadas en noticias dignas de ser reportadas.

Tenemos, entonces, un panorama noticioso al menos fascinante: formado por eventos que son excepcionales o por eventos que no tienen otro mérito que el de haber sucedido. La cosa se complica por la selección subjetiva de eventos y el inevitable reportarlos bajo ópticas personales.

En resumen, la audiencia de los medios noticiosos debe tener un buen nivel de preparación si es que los usa para conocer la realidad, una acción que a su vez se ve influida por la mentalidad de cada persona.

Recuerdo a un académico socialista convencido que solamente leía revistas y periódicos que coincidían con sus puntos de vista. No es un caso excepcional, pero si ilustra el panorama que los medios noticiosos crean en conjunto con sus audiencias.

Esto me lleva a algo que bien creo que merece una segunda opinión: la íntima relación entre la audiencia y el medio.

Quien se apasione con la vida de las celebridades formará un sistema de retroalimentación informativa con los medios especializados en narrar si está en peligro el quinto matrimonio de alguna cantante.

O bien, por ejemplo, un tipo de audiencia que he encontrado con frecuencia: el de quien todo lo ve negativo y si alimenta con noticias negativas. Es un pesimista nutriendo a otro. No diferente al socialista que en México se vigoriza con La Jornada.

En todo esto hay un rasgo cultural que debe mencionarse, el de la pasión por la verdad y la razón. En la medida es la que ese rasgo cultural sea abandonado, las personas se perderán en un caos de noticias sin significado, que subsiste con la novedad del día distinta y más atrevida que la anterior.

El rasgo cultural de la pasión por la verdad y la razón influye en los medios, por debajo de toda su actividad, moviéndolos a una intención consistente de reportar la realidad como criterio central. Y dentro de ella, lo que en verdad sea relevante.

En las audiencias, la pasión por la verdad y la razón, influye volviéndolos curiosos y sanamente escépticos. Usando las noticias, encontrarán comunes denominadores y podrán tener ideas más cercanas a la realidad.

Sin la pasión por la verdad y la razón, la sociedad usará a los medios como un sistema de apoyo a prejuicios y de alimento al pensamiento único. Es esa pasión lo que realmente lleva a la independencia personal, lo que crea opiniones originales que enriquecen.

Puesto de otra manera, es el reconocer que existe la verdad y que ella es real con independencia de las opiniones que se ofrezcan, lo que permite la libertad y es, por consecuencia, la mejor defensa en contra del relativismo moral.

Cuando se hace noticia una boda Kardashian, por ejemplo, se hace noticia un no-evento, una excepción, que en conjunto con noticias de igual naturaleza alejan a los medios de su función real, la de intentar llegar a la verdad.

Post Scriptum

La novela de Chesterton en la que aparecen esos comentarios se titula La Esfera y La Cruz. Narra las vicisitudes de dos enemigos intelectuales, un ateo y un católico, que deciden dirimir sus diferencias en un duelo, que es sujeto de reportajes en los medios. Esto sirve al autor para, al inicio, hacer notable el papel de los periódicos.

Si le gustó la columna, quizá también:

Mi Verdad, tu Verdad

Dato: Los datos no Importan

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras