Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
¿Es Eso Todo?
Eduardo García Gaspar
6 enero 2014
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


No es algo nuevo. No es un concepto novedoso. androjo

Ni una inquietud reciente. La idea está con nosotros. Dentro de nosotros.

Es la noción de la felicidad. Y es bastante más compleja de lo que parece.

Por ejemplo, en nuestros tiempos, se habla de felicidad, pero de una manera curiosa. La de “si te gusta, hazlo”.

El criterio central para definir felicidad es el del gusto, el placer, o como usted quiera llamarlo. Se entiende fácilmente, cualquiera lo comprende a la primera.

Pero, ¿es eso todo? Una lista de sugerencias para ser feliz ilustra esa pregunta que he hecho. Las 10 principales cosas que hacer para ser feliz. No es una lista que relumbre por su profundidad, ni su originalidad, pero aun así es útil examinarla.

Aconseja, para ser feliz, distinguir entre felicidad y dinero, hacer ejercicio con continuidad, dormir lo suficiente. Le digo, no es precisamente una lista que deslumbre. Añade que debe dedicarse tiempo y esfuerzo a crear relaciones cercanas con otros.

Otra sugerencia es buscar un trabajo que guste a la persona, que se acomode a sus habilidades. Más todavía, se aconseja estar al control de la vida propia y proponerse metas posibles. Nada nuevo, nada que no haya sido escuchado antes.

También, sugiere que se tengan momentos de reflexión sobre las cosas buenas de la vida. Y el disfrutar los momentos en sí mismos. La lista llega a un punto curioso cuando aconseja,

“tenga sexo (de preferencia con alguien que ama). El sexo es consistentemente visto como uno de los más altos generadores de felicidad. Así, que, ¿qué espera?”

Más o menos lo mismo de otra lista que sugiere no compararse con otros, ser parte de grupos, adoptar rutinas, ser moderado, agradecido y ayudar a otros. ¡Ah, y, por supuesto, tener sexo especialmente con alguien que se ama!

Listas como éstas responde a una necesidad, la de dar respuesta al deseo de vivir mejor, de ser felices. El algunos puntos llegan a rozar cosas de fondo, pero se quedan en la superficie de las cosas. La idea de darse gustos o de evitar disgustos. Es la mentalidad del “si te gusta, hazlo y si no te gusta, evítalo”. ¿Es eso todo?

Hay momentos, en esas listas, en los que parece que la felicidad más bien se oculta con cosas como dormir bien, o hacer ejercicio, o seguir rutinas de vida. En otros momentos se intenta la felicidad en las relaciones con otros, en pertenecer a grupos.

Hasta hay ideas de virtud en los llamados a la moderación y a la compasión hacia otros. Pero, curiosamente, la moderación se deja de lado en asuntos de actividad sexual, no importa mucho con quién. En fin, son sugerencias que en resumen parecen ser llamados a una vida sin consecuencias, más bien placentera que feliz.

¿Es eso todo? No lo creo. Quizá no pueda yo definir felicidad, ni tampoco escribir alguna lista de consejos para ser feliz. Lo más que puede intentarse posiblemente es dar sugerencias para tener una vida práctica mejor, como la de Jefferson, citada al final.

Pero, otra vez surge la duda, ¿es eso todo? Se entiende la sabiduría y la utilidad de no ser orgulloso, de cuidar la salud, de todas esas cosas de sentido común. Pero no creo que la felicidad se encuentre en esas sugerencias y nada más que en ellas. Tiene que existir algo más, algo superior, más trascendente.

Digo, porque afirmar que cuanto más sexo tengamos, seremos más felices, es demasiado atrevido, demasiado reducido. Los mismo para otra lista que aconseja levantarse temprano, comer sano, celebrar los logros y otras cosas más. ¿Es eso todo?

No lo creo, no puede ser. Tiene que haber algo que sea mayor y más importante que disfrutar los pequeños detalles de la vida. Algo más que el simple intentar pasarla bien y sin contratiempos. Y que el comer arándanos y nueces.

La felicidad humana es más que eso, tiene que serlo. Debe ser bastante más que el pasarla bien, o que el darse gustos, o que el tener cierta disciplina de vida, o que el ponerse horizontalmente entre sábanas.

No me suena lógico que a eso se limite la felicidad.

Aunque en el fondo, las cosas sobre la felicidad varíen dependiendo de cómo nos definamos a nosotros mismos. De que tan limitados nos veamos.

Porque al menos para mí, esas listas de sugerencias para ser felices, me producen tristeza. La pesadumbre de quien se limita a entender la felicidad propia y ajena a pegar frases bonitas en un refrigerador.

Pero si nos vemos menos limitados, más trascendentes, la cosa cambia notablemente y, por eso, la felicidad humana se torna en algo que va más allá de descansar y navegar un rato.

Post Scriptum

Thomas Jefferson produjo su lista también, una destinada a la vida práctica:

1. Never put off till tomorrow what you can do to-day.

2. Never trouble another for what you can do yourself.

3. Never spend your money before you have it.

4. Never buy what you do not want, because it is cheap; it will be dear to you.

5. Pride costs us more than hunger, thirst and cold.

6. We never repent of having eaten too little.

7. Nothing is troublesome that we do willingly.

8. How much pain have cost us the evils which have never happened.

9. Take things always by their smooth handle.

10. When angry, count ten, before you speak; if very angry, an hundred.

La más ambiciosa concepción de felicidad es la que coloca a ser humano como inmortal y destinado desde su origen a la felicidad eterna en el logro total de su ser. Me refiero a las ideas de Cristianismo. Simplemente, por ambiciosas, son mejores.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras