Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Especulador: su Función
Eduardo García Gaspar
5 marzo 2014
Sección: ECONOMIA, Sección: Una Segunda Opinión, Y MATERIAL ACADEMICO
Catalogado en:


Muchas veces las cosas son al revés. Lo opuesto a lo pensado. androjo

Lo contrario a lo que parece tener sentido. Hay cosas que van contra la sabiduría convencional.

Contra la opinión simple y superficial.

Una persona ejemplificó esto recientemente, al culpar de todas las crisis a los especuladores. Otro caso, un argentino:

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, dijo hoy que el precio de la carne sube por culpa de “un conjunto de especuladores” y advirtió que el Gobierno tomará medidas para que se retrotraigan los aumentos en la mercadería. Además, el funcionario calificó a los economistas opositores a la gestión de Cristina Kirchner como “agentes encubiertos de grupos económicos”. La Nación, 4 febrero 2014.

No es la primera vez que esto sucede. Ni será la última. Parece como si fuera imposible hacer entender la naturaleza de la especulación a demasiados.

En muy pocas palabras, especular es algo muy simple de comprender.

Es la acción de comprar bienes a un precio que se piensa será mayor en el futuro. Así se sencillo. Comprar ahora con la intención de vender tiempo después. Comprar a un precio más bajo del que se espera que tenga el bien en el futuro.

Aquí hay dos tipos de especulación.

Uno es el tipo de especulación empresarial, cuando se compran materiales que se combinan en un producto final, esperando que el total de los costos sea inferior al precio de venta.

El otro tipo de especulación es el de comprar el bien y conservarlo sin cambio, esperando que suba de precio, para luego venderlo con una ganancia. Es también un riesgo que presenta la posibilidad de perder.

Este es el tipo de especulación que tiene una muy mala reputación. ¿La merece? Veamos su funcionamiento esquemático.

El primer paso es encontrar un bien, el que sea, que se venda a un precio bajo. Lo suficientemente bajo como para hacer suponer que él se elevará en el futuro. Digamos un producto como carne, maíz, oro, espárragos, trigo, cobre, acciones lo que usted quiera.

Al comprar, el especulador demanda el bien y ejerce presión hacia arriba en los precios. Es decir, realiza una acción que tiende a elevar el precio del bien.

Viene luego un segundo paso, un tiempo de espera, en el que el especulador aguarda que por la razón que sea, el precio suba. Esto puede suceder o no, en montos variables, que significarán ganancias o pérdidas.

Como tercer paso, el especulador toma una decisión de venta, lo que significa un aumento de la oferta y una presión en los precios hacia abajo. Puede perder o puede ganar.

No es complicado de entender. Lo anterior explica cómo funciona la especulación desde el punto de vista del especulador mismo. Las cosas se ponen interesantes cuando las cosas se ven desde el punto de vista del resto.

Cuando los precios están bajos, muy pocos demandan el bien. Aunque tienen la oportunidad de comprarlo a precios bajo, no lo hacen. La cantidad demandada es baja y los precios también. El especulador remedia el problema del oferente al comprar lo que pocos quieren.

Cuando los precios están altos, hay muchos que demandan el bien. La cantidad demandada sube y el especulador remedia el problema aumentando la oferta y ejerciendo presión en los precios hacia abajo.

El efecto neto de la conducta del especulador es llamativo: estabiliza los precios hasta cierto punto, en la medida en la que compra y vende. Es un efecto interesante que no se comprende muy bien, uno de estabilización de precios. Y, más aún, tiene un beneficio en ambas partes.

Cuando pocos demandan el bien, el especulador beneficia al oferente con su demanda. Cuando muchos lo demandan, el especulador beneficia al demandante con su oferta. Esto es fascinante porque es lo opuesto de la acusación estándar contra el especulador.

Al especulador se le acusa de propiciar y crear escasez del bien. La realidad es que el especulador compra cuando el producto es abundante y muy pocos lo quieren. Espera a que cambien las circunstancias, suban los precios y, entonces, vende remediando la escasez.

Todo esto sucede en un mercado libre. Pero si se tiene un mercado intervenido por el gobierno, las cosas pueden cambiar, creando oportunidades de búsqueda de rentas (lo que no es especulación, sino negocio turbio, o capitalismo de amigos).

También, suele confundirse especulación con fraude y engaño que son cosas muy distintas.

Post Scriptum

Una buena idea sobre el tema está en Especulación y Especuladores:

Al contrario de la creencia popular, en la mayoría de los casos la especulación desempeña un papel positivo en la economía. Aumenta la liquidez, facilita un ajuste más suave de los precios a las circunstancias cambiantes y permite redistribuir el riesgo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras