clises

El estereotipo, significado, definición, usos políticos y aplicaciones. Un concepto sustentado en las generalizaciones y que suele ser usado como base de políticas públicas. Un error considerable.

Estereotipo, definición

El significado del concepto está bien expresado en esto:

«Los estereotipos son generalizaciones o percepciones exageradas y con pocos detalles que las personas tienen acerca de los comportamientos u otras características, cualidades y habilidades de otras personas… Los estereotipos son suposiciones acerca de determinadas personas o grupos, que a menudo tienen cabida sin tener conocimiento de los grupos sociales o de las características de los individuos» . significados.info/

Ese significado de estereotipo lo asocia mucho con otras ideas, las de los prejuicios y las opiniones preconcebidas. Como una especie de etiquetas generales que pueden ser falaces.

Aplicado a un caso particular, el estereotipo se ha entendido así:

«Un estereotipo de género es una opinión o un prejuicio generalizado acerca de atributos o características que hombres y mujeres poseen o deberían poseer o de las funciones sociales que ambos desempeñan o deberían desempeñar». ohchr.org

Significado

La idea es ya razonablemente exacta: la descripción simplificada y exagerada de un grupo de personas —como la de rubias guapas y tontas, mexicanos durmiendo bajo un nopal y similares.

📌 Los estereotipos son una especie de caricatura general que supone que todos los que forman el grupo estereotipado son iguales entre sí —como, por ejemplo, todos los franceses tienen amantes, o todos los jóvenes son prometedores.

Si bien son ayudas para el entendimiento popular rápido —y buen material para chistes—, los estereotipos resultan ser altamente inexactos: no todos los integrantes del grupo son así y hay otras muchas variables que pueden describirlos.

Cualquiera podría encontrar razonable que los estereotipos no se usaran en análisis serios, ni en propuestas políticas. Sería en extremo indeseable que una ley laboral, por ejemplo, se basara en un estereotipo del empleado y otro del empleador.

Sería muy poco profesional que una política económica se sustentara en los estereotipos del pobre y del rico —como sería también extraordinariamente poco riguroso un análisis académico fundamentado en el estereotipo de las mujeres.

Usos de los estereotipos

A pesar de que la definición de estereotipo obliga a hacer de él un uso cuidadoso, no es infrecuente que se recurra a ellos en muchas ocasiones.

Usos comunes

Ellos suelen encontrarse en frases como «La mujer no tiene la suficiente autoridad para ocupar cargos directivos» o «Los hombres modernos se dedican al hogar».

O bien estos otros —«la gente subida de peso, o gorda, es más simpática que aquellos que tienen una imagen más atractiva», «todos los judíos son comerciantes y avaros», «los argentinos son personas soberbias o pedantes», «los gallegos son brutos».

Sus usos van desde chistes y humor hasta insultos y violencia.

Usos políticos, el caso laboral

La realidad es que grandes decisiones de política y muchos análisis académicos usan como base a los estereotipos —generalmente bajo un mecanismo dual: dos estereotipos opuestos que se presupone son reales y merecen ser sujetos de acción gubernamental o de estudio académico.

Uno de ellos es el del estereotipo del empleado, simplemente definido como la colectividad de personas que son todas ellas buenas, sufridas y víctimas —contrapuesto contra otro estereotipo, el de los empleadores, la otra colectividad definida como malos, crueles y villanos.

Con este marco mental basado en estereotipos, los legisladores emiten leyes laborales. Por razones obvias, esas leyes resultan malas —están basadas en errores graves de inexactitud. No describen la realidad.

Estereotipo y política de gobierno

El uso de generalizaciones que sirven para identificar grupos con aplicación a políticas de gobierno tiene una manifestación en la política de identidad —la que se sustenta y justifica en colectividades y grupos predeterminados.

Un ejemplo claro es el del «pueblo bueno y sabio», usado consistentemente en México —un estereotipo con utilidad política que permite al ejecutivo decidir si seguir cauces legales.

Son los estereotipos caricaturas simplificadas que muchas veces son capaces de representarse en dibujos —como el del empresario rico, obeso, vestido de gala

Problemas con los esterotipos

El usarlos causa problemas cuando se toman decisiones —especialmente decisiones políticas que presuponen como reales a las figuras descritas en los estereotipos.

Todos son iguales

La definición de estereotipo supone que todos los que integran cada uno de los grupos son iguales entre sí, prácticamente idénticos —ignorando la rica diversidad que en la realidad existe entre personas.

Con eso pierde la noción personal y adquiere una visión colectiva que toma como creencia que todas las mujeres son iguales, todos los hombres, todos los pobres, todos los ricos, todos los negros, todos los blancos…

Simplificación de la realidad

En la definición de estereotipo hay un simplismo intencional que facilita la comprensión de alguna idea —como la del francés con boina, camiseta a rayas y una baguette en la mano.

Com alta simplificación, el estereotipo es capaz de explicar a todas las personas dentro del grupo que quiere describir —lo que no tiene gran repercusión cuando se usa en chistes o conversaciones sin consecuencia.

El problema se crea cuando la definición de un estereotipo se usa para tomar decisiones de gobierno —esto se debe a la simplicidad de la información que justifica a la decisión.

Conclusión

📌 La columna expuso la naturaleza y definición del concepto ‘estereotipo’, apuntándolo como una generalización simplificada sobre algún grupo de personas —algo inevitable en la vida diaria, pero que tiene consecuencias graves cuando decisiones de gobierno toman al estereotipo como realidad.

Un caso concreto es el de la discriminación del inmigrante exitoso —por la que incluso se llega a expulsar a extranjeros a quienes se entiende como rivales de los nacionales.

El propósito fue apuntar la existencia del uso de estereotipos con unidad de análisis y base de decisiones y resaltar uno de los errores mayores que se cometen en las decisiones de gobierno y los estudios académicos.



.

Y unas cosas más para los curiosos…

Conviene ver algunas de estas ideas:

.

La definición de un estereotipo: la Edad Media

Ese período fue un largo tiempo de supersticiones, de oscurantismo, retraso y atraso. Ese es el estereotipo histórico.

¿Lo fue? El estereotipo es ese, el de tiempos oscuros y retrasados, cuando se perdió la intelectualidad de griegos y romanos acudiendo a dogmas, hechizos y supersticiones. Examinemos esto con sosiego.

Duración de la Edad Media

«Los límites cronológicos de la Edad Media son, desde entonces, el año 476 (con la deposición de Rómulo Augústulo, el último emperador romano de Occidente) y 1492 (descubrimiento de América por Cristóbal Colón). Otra versiones similares hacen terminar a la Edad Media en 1453 (conquista de Constantinopla por los musulmanes turcos), 1485 (instauración de la dinastía Tudor en Inglaterra), 1517 (la reforma de Lutero)». sobrehistoria.com

Tenemos, entonces, un período muy prolongado. Unos mil años de historia. Una pieza de información que nos debe hacer pensar en la escasa probabilidad de un estereotipo aplicable a todos esos años.

Sucedieron cosas

En esos mil años tuvieron que pasar cosas que llevaran de la caída de Roma al descubrimiento de América.

Sucedieron cosas, como el sistema feudal, los gremios, los monasterios, los castillos, los reyes, nuevas armas, nuevos barcos, literatura, las catedrales, las cruzadas, las invasiones musulmanas, la Carta Magna.

Hubo personajes y sucesos notables, como Carlomagno, San Francisco de Asís y San Ignacio de Loyola, Marco Polo; el canto gregoriano, la notación musical, la polifonía. En fin, sucedieron cosas y esas cosas no son evidencia de tiempos del estereotipo del oscurantismo.

Universidades

Un ejemplo que en sí mismo es abrumador es el de las universidades: Bolonia, Oxford, París, Salamanca, Praga. Para los tiempos de la Reforma ya existían 81 universidades en Europa.

«[…] 31 de ellas poseían una carta papal, 15 una real o imperial, 20 ambas y 13 ninguna». Thomas E. Woods Jr.

La definición de un estereotipo falso

La narrativa estereotipada de que esos tiempos fueron una época de ignorancia no se sostiene.

«La gente de la Edad Media no creía que la tierra era chata.  Sabían que era redonda: los antiguos decían que era redonda; los padres de la Iglesia decían que era redonda. Observaban su sombra durante un eclipse de luna y la sombra era redonda.  Veían cómo los mástiles de las embarcaciones desaparecían en el horizonte.  Redonda». catholiceducation.org

Con un efecto colateral no pequeño. Resulta que las universidades tenían protección real o eclesial. Es decir, no podría acusarse a esas instituciones de promover la ignorancia, sino todo lo contrario.

Un dato curioso, el papa Juan XXI, del siglo 13, escribió un texto universitario de lógica, del que se hicieron 166 ediciones. Uno de varios libros que perseguían enseñar a pensar y detectar errores de razonamiento. Algo que, por cierto, hoy se ha dejado de enseñar.

Con esto regreso a mi punto de arranque, el de esa persona asegurando algo de lo que no tiene evidencia y que la que existe niega. El estereotipo de ese período no es el único. Hay muchos otros más casos en los que frases hechas, afirman opiniones que no son precisamente exactas.

Quizá sea ese abandono de la razón, tan valorado en esa época, lo que ha permitido la proliferación de estereotipos repetidos y que no tienen sustento. Tome usted a eso que se llama la Escolástica y su énfasis en el uso de la razón, heredado de los griegos.

[La columna fue actualizada en 2020-03]