Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Explotación Del Obrero
Leonardo Girondella Mora
27 agosto 2014
Sección: ECONOMIA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


La columna Codicia Capitalista Examinada originó un comentario de un lector —al que separador.001cito en parte a continuación con la intención de examinarlo de cerca.

“El origen de la pobreza dentro del capitalismo es la distribución individualista de lo producido en común, en el capitalismo se trabaja en colectivo y la apropiación de lo producido es privada, esa es su gran contradicción…”

Será necesario comprender parte por parte la afirmación del lector, lo que hago en los puntos siguientes y a los que añado comentarios míos.

• El sistema capitalista crea pobreza y, por, extensión el sistema opuesto, es decir, el socialismo no la crea —es lo que comienza afirmando.

Esto puede ser demostrado como falso contrastando los resultados de economías de amplias libertades económicas con economías sin esas libertades. Claramente, los resultados prácticos indican lo opuesto a lo afirmado por el lector.

• El mecanismo que crea la pobreza, según el lector, es una “distribución individualista” de lo que se produce.

• La “distribución individualista” es ahora específica: el trabajo realizado es colectivo, pero la “apropiación es privada” y eso es contradictorio —de lo que se concluye, me imagino, que si la apropiación fuese colectiva, no habría contradicción y no se crearía pobreza.

La afirmación es en extremo forzada: si la producción de realiza colectivamente, ella es por necesidad la suma de las aportaciones de varias personas, quizá cientos o miles. Podrá verse como colectiva, pero es en realidad la acumulación de trabajos personales de diversas naturalezas.

¿Como retribuir colectivamente las aportaciones de trabajos personales al resultado común de la producción de, por ejemplo, automóviles? No hay otra manera de hacerlo que de acuerdo con las aportaciones de cada una de las personas que hicieron posible la producción —un pago colectivo no tiene el menor de los significados.

La única manera en la que podría existir una “explotación” es la situación en la que recibiera una apropiación de la producción por parte de quien no realizó contribución alguna a la producción —que recibiera un pago quien no trabajó, ni aportó nada.

&&&&&

El comentario del lector trata el tema en su siguiente parte, donde llama “explotadores” a quienes se apropian de lo producido colectivamente —más en concreto:

“[el capitalismo] es un sistema criminal, porque compra la fuerza de trabajo en calidad de una mercancía donde le saca una plusvalía donde acrecienta su capital y ahí es donde el trabajador es cosificado reducido a una mercancía… recordemos que en el capitalismo todo se compra y todo se vende y lo vivo que es el trabajador le sirve al capital.. el trabajador es esclavo del salario…”

En el capitalismo efectivamente la producción necesita comprar recursos, uno de ellos es el trabajo —no solamente de obreros, también de trabajadores en general: ejecutivos, profesionistas, analistas y otros más, que también hacen contribuciones a la producción.

Más inclusive, pues la producción necesita aportaciones materiales, como terrenos, edificios, maquinaria, instalaciones, tecnología, dinero, sistemas. transportes y demás —recursos comprados, alquilados, o intercambiados por ingresos futuros con riesgo.

El error del lector es ahora posible de ver: cree él que el único factor de producción es el obrero y que, por ser él solo quien produce, debería recibir todos los ingresos que la producción puede generar si ella es vendida.

Pero ya que es obvio que el obrero no es el único factor de producción, debe ser claro que tampoco puede ser él único que reciba todos los beneficios de ella —sería injusto que se quedaran sin beneficios las personas que contribuyeron con maquinaria, tecnología, capital, diseño, transportación, labores de oficina, edificios y el resto.

La “revolución proletaria socialista” que propone el lector para la liberación del trabajador sería muy curiosa: un mundo en el que el obrero tendría que producir por sí mismo solo, sin aportaciones de otros —una producción imposible, sin maquinaria, sin tecnología, ni edificios, ni siquiera materias primas de proveedores, ni herramientas.

En resumen, el origen del error de comentario del lector es presuponer que el único que produce y puede producir es el obrero, sin necesidad de nadie más —algo que el más ligero examen de la realidad verá como falso.

Nota del Editor

El examen de Girondella, me parece, es tan avasallador que no podrá ser asimilado por el marxista convencido. Su razonamiento indica que el obrero es explotado porque el obrero se le roba del producto de su trabajo, al menos una buena parte de él, y que va a parar a manos del empresario.

La cosa es más complicada que eso porque el obrero no es la única fuerza que produce. Hay muchas más y todas ellas merecen en justicia recibir una retribución por su ayuda.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras