Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Gobiernos Grandes: Causas
Eduardo García Gaspar
8 julio 2014
Sección: GOBIERNO, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


El fenómeno es universal. Al menos desde fin del siglo 18, los gobiernos han crecido.androjo

Y crecido notablemente. Monstruosamente.

Un ejemplo de EEUU.

Mientras eran una colonia británica, en 1774, el gasto gubernamental era el 2% del ingreso de los habitantes.

Un siglo después, en 1870, el gasto gubernamental era el 7% del PIB, es decir, en 100 años se más que se triplicó proporcionalmente. Poco más de un siglo después, en 1980, la proporción fue de 31%. Un crecimiento extraordinario.

Treinta años después, en 2010, la proporción era de 42%, es decir, 21 veces más que cuando eran una colonia.

El fenómeno es realmente notable. Especialmente cuando se considera que es una proporción creciente dentro de una cantidad creciente, el PIB.

Ese país no es un caso aislado, sino parte del principio general que indica que los gobiernos tienden a crece más que proporcionalmente al tamaño de la población y de la economía.

El fenómeno es visible, tanto que pasa desapercibido y se toma como parte de la vida.

Sin embargo, es una tendencia muy marcada que no es sostenible. La proyección lineal presentaría un absurdo: llegaría un punto en el que todo el dinero lo tendría el gobierno y todos serían burócratas. Nadie produciría.

Lo que bien vale una segunda opinión es pensar en las causas por las que los gobiernos crecen. Pensemos en algunas de mero sentido común.

La primera es muy obvia. Es el deseo de poder que alimenta al gobernante, quien hará todo lo que esté a su alcance para tener poder. Los gobernantes viven del poder, se alimentan de él y nunca es suficiente.

Por tanto, facilitarán todo lo que aumente el tamaño y el poder gubernamental. Serán extraordinariamente renuentes a empequeñecerlo.

Segundo, también obvio, es la popularidad de ideas que favorecen el crecimiento gubernamental. Me refiero a ideas socialistas, comunistas, keynesianas, progresistas, que se sustentan en gobiernos muy poderosos y excedidos.

Tercero, conectado con el punto anterior, es una mutación importante. El gobierno ha dejado de gobernar propiamente para convertirse en una agencia de proveeduría de servicios: educación, salud, pensiones, entretenimiento y demás.

Esto significa que servicios que antes eran ofrecidos por ciudadanos privados, son ahora ofrecidos por el gobierno. El resultado es un crecimiento sustancial del aparato gubernamental y sindicatos afines.

La cuarta causa es el descubrimiento de oportunidades de negocio gubernamental entre los ciudadanos. El gobierno grande propuesto por el socialismo, el gobierno de gran gasto propugnado por el keynesianismo, el gobierno convertido en agencia de servicios, es una fuente enorme de negocios.

Los negocios de los intereses especiales, de los sindicatos de gobierno, de los grupos de presión, de los amigos del gobierno. Todas las personas que hacen del gobierno su modus vivendi.

En resumen, entonces, el fenómeno de gobiernos excedidos se debe a razones ideológicas y doctrinales: todas esas teorías y mentalidades que piden la expansión gubernamental como medio para progresar.

Pero también a razones pragmáticas, las que han establecido al gobierno como el medio que sostiene la vida de millones. De él viven y cualquier intento de redimensionar al gobierno es equivalente a perder sus ingresos (como los agricultores franceses o los sindicatos educativos en México).

Por razones ideológicas y prácticas, los gobiernos han excedido su tamaño y eso ha tenido consecuencias notables: menos crecimiento, crisis económicas, estancamiento, daños a los marginados.

Lo más grave, sin embargo, es la mentalidad de ciudadanos que están convencidos de que su voto comprará beneficios personales que otros pagarán. Es la conversión de las elecciones en sistemas de beneficios parasitarios.

Y cuando surgen problemas y crisis, esa mentalidad general lleva a aplicar soluciones que llevan a mayor crecimiento estatal, cuando lo opuesto sería buena parte de la cura.

Un análisis, con datos de la OCDE, apunta que si una persona en 1960 hubiera empezado a trabajar a los 15 años, hubiera llegado a los 68 jubilado en una situación 3.2 veces mejora a la real, siempre que la proporción de gasto gubernamental se hubiera mantenido a los niveles de los años 60.

Es decir, lejos de verse como un acto de justicia, el crecimiento de los gobiernos cometen errores que crean situaciones que pudieron haberse evitado. Un problema de injusticia

Post Scriptum

Si le gustó la columna, quizá también:

Límites de Autoridad

Desbordar su Poder

La publicación que usé tomando cifras e ideas es Norquist, G. G. et al (2014). A U-turn on the Road to Serfdom: Prospects for Reducing the Size of the State (Occasional Papers). Institute of Economic Affairs. El pequeño libro puede ser obtenido sin costo en el sitio de IEA.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras