Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Información y Economía
Selección de ContraPeso.info
13 marzo 2014
Sección: ECONOMIA, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


ContraPeso.info presenta una idea del Rev. Johannes Jacobse. Agradecemos al Acton Institute Acton Institute el amable permiso de publicación. El título original de la columna es Knowledge and Power: The Information Theory of Capitalism and How it is Revolutionizing our World.

El autor es fundador del American Orthodox Institute y pastor de St. Peter Orthodox Church, ambos localizados en Naples, Florida.

Revisión del libro Knowledge and Power de George Gilder (Regnery Publishing, 2013).

Estamos entrenados y educados para comprender el funcionamiento del universo de una manera materialista, donde se supone que los procesos físicos y químicos son el nivel más profundo de conocimiento que puede adquirirse.

George Gilder, en su nuevo libro, Knowledge and Power: The Information Theory of Capitalism and How it is Revolutionizing our World, lo pone en tela de juicio. El universo, escribe el autor, es en realidad un vasto sistema de información con límites insondables.

Desde el surgimiento de la teoría de la información, en la década de 1940, cada vez es más claro que el universo es, en cierto sentido, digital. La información, lógica, datos, o como quiera llamarse, es aún más profunda que las operaciones materiales que la ciencia ha descubierto y cuantificado tan hábilmente.

Esta dimensión de información más profunda es dinámica e impredecible. También es así cómo los sistemas (biológico, institucional, económico, etc) cambian y crecen.

Gilder aplica los principios de la teoría de la información para ayudarnos a entender cómo crecen las economías. Conocido sobre todo por Wealth and Poverty, un libro escrito hace más de 30 años (lo que le valió la reputación de “el economista más citado por Ronald Reagan”), Gilder expone lo que él llama la suma de toda su obra: es la información, no la gestión de procesos, la que crea crecimiento económico.

Gilder llama a esto la “teoría de la información del capitalismo” y como resultado pone de cabeza al pensamiento convencional sobre los mercados libres y las teorías económicas estatistas.

La mayoría de nosotros pensamos que los partidarios del mercado y los estatistas pertenecen a escuelas opuestas, cuando en realidad son “agua dulce y agua salada”, como los llama Gilder.

¿Cómo es eso? Ambos comparten una visión en común: los mercados son mecánicos. Esto conduce a una comprensión pobre de la función de la persona humana en la expansión económica aunque con distinta intensidad.

Piense en esa visión como la física de Newton aplicada a la economía; una ilusión del determinismo aplicado a las acciones humanas.

Gilder afirma, el universo:

“… no está decayendo, como una máquina de vapor o cualquier otro tipo de máquina … No está en constante declinación hacia un equilibrio térmico. Es un motor de ideas, un sistema de información, como una economía … (E)l universo no es estadístico. Es una singularidad llena de información detallada e improbable. Se trata de una “Súper Sorpresa”… Toda la información de un universo aleatorio es igualmente aplicable a uno lleno de información y creatividad.

La información es la “sorpresa” inesperada que, cuando se incorpora en el sistema, crea crecimiento y plusvalía —riqueza. La hipótesis mecanicista de muchos partidarios del libre mercado y la mayoría de los estatistas lo ciega a uno a la “sorpresa”, la indicación de que nueva información ha entrado en el sistema y que contribuye a su crecimiento y expansión.

Sin nueva información, los sistemas perecen (Xerox y Kodak, por ejemplo). Cuando la nueva información entra en la economía, el crecimiento revolucionario es posible (Oracle, Qualcomm, Apple, Southwest Airlines, por ejemplo).

La “sorpresa” depende exclusivamente del actuar humano, porque la creatividad viene de la gente y no de los sistemas. Se señala con el “¡Nunca vi eso!”, el momento que desafía toda predicción y análisis cuantitativo porque esas herramientas sólo funcionan en sistemas cerrados.

Si un sistema es cerrado, no puede experimentar la “sorpresa” de que la infusión de nueva información contribuye a su supervivencia y crecimiento.

Estas reflexiones nos llaman de nuevo al pozo profundo donde Dios le dio la creatividad a la persona humana, la que constantemente “sorprende” al romper en pedazos lo que todos pensamos eran sistemas y soluciones fijas y duraderas.

La información, según Gilder, es también altamente entrópica, otro concepto tomado de la teoría de la información.

Esto significa que la información compleja no puede ser contenida con facilidad, aunque para que el sistema se beneficie con el tiempo debe ser traída a través de lo que llama acarreadores más simples, de baja entropía. Sistemas, en otras palabras, que son a la vez de alta y baja entropía, con lo que el equilibrio (estasis, la estabilidad que da lugar a las legiones de analistas que ostensiblemente predicen el crecimiento futuro) recibe el beso de la muerte.

El actor o agente de cambio que hace que los sistemas económicos crezcan es el emprendedor, porque el emprendedor vive en el dominio de la “creatividad y sorpresa”, nos dice Gilder. Por lo tanto, la creatividad es también una empresa de alta entropía (la entrada de nueva información se produce dentro de la actividad creadora) aunque requiere de sistemas de baja entropía con el fin de incorporar la nueva información en el sistema.

Piense en una conversación telefónica. La creatividad se produce en quien habla, pero los cables que transportan las palabras (como datos digitales) tienen que funcionar de forma fiable a fin de que la información se intercambie a través de cualquier distancia.

Gilder golpea duro. No hay crecimiento económico, fuera del emprendedor ya que sólo él lleva la nueva información a la economía.

La visión de empresa dinámica y creativa tiene también una dimensión moral, argumenta Gilder.

El socialismo es reaccionario en su orientación. Presupone sistemas fijos y productos cuantificables, todo lo que necesitamos saber ya se sabe, la demanda precede a la oferta.

El capitalismo, por naturaleza da, porque el riesgo que asume es la incertidumbre; no existe un conocimiento real ni garantía en un mundo de “complejidad insondable que requiere esfuerzos constantes de iniciativa, simpatía, descubrimiento y amor”.

El socialismo es determinista, el capitalismo altruista.

Knowledge and Power es una lectura difícil, pero fácilmente una de las más creativas y penetrantes observaciones de cómo se crea riqueza en un tiempo muy largo. Su brillo está en enmarcar a la creatividad humana fuera de las concepciones materialistas de la persona humana.

Esto hace a la dimensión moral de la iniciativa empresarial más visible y por lo tanto, más fácil de justificar en esta era de la disminución de la confianza en las virtudes de las empresas y la creación de riqueza.

El libro de Gilder demostrará ser un cambiador de reglas y tal vez incluso un clásico. Las ideas son tan nuevas y tan convincentes que simplemente no pueden ser ignoradas.

Mantenga un diccionario cerca y utilice el glosario provisto en la parte final. Cambiará no sólo su forma de pensar acerca de la economía, sino cómo ve el mundo.

Nota del Editor

Buena sorpresa dan las ideas de Gilder a los defensores de los mercados libres que los defienden sin incorporar la idea de la creatividad del emprendedor, aunque el susto mayor lo llevan los socialistas. ¿Cómo planear o regular centralmente a la economía cuando ella vive y se alimenta de lo que no puede planearse ni regularse?

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras