Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Invasiones de Conciencia
Selección de ContraPeso.info
2 septiembre 2014
Sección: ETICA, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


ContraPeso.info presenta una idea de Fernando Pascual. Agradecemos a parrafo.001-1Arcol.org amable permiso de publicación. La idea central del escrito es explorar la tendencia a juicio rápido y superficial sobre los demás.

Es difícil comprender por qué un familiar, un amigo, o un desconocido, hicieron lo que hicieron.

Pero a veces creemos que tenemos una extraña capacidad de penetrar en la conciencia ajena y de dar con la explicación de los comportamientos de otros.

Si actuamos así, se produce una invasión de conciencia: arrogándonos un supuesto poder especial, nos sentimos capaces de penetrar en el alma de los demás.

Los juicios, entonces, brotan con una contundencia sorprendente: “este es un hipócrita, el otro actúa simplemente para engañar a los demás, el de más allá tiene un tremendo complejo de inferioridad…”

Sentirse capaces de invadir la conciencia ajena supone, por un lado, que las actuaciones del otro reflejan perfectamente lo que piensa, siente, quiere.

Por otro lado, que uno tiene la capacidad para descubrir lo anterior: “me basta ver cómo mueve los ojos para saber que es un rencoroso…”

La realidad, sin embargo, es mucho más compleja que nuestras invasiones de conciencias. Detrás de ciertos movimientos de los ojos no hay envidia, ni pereza, ni soberbia: a veces se trata simplemente de un tic adquirido desde la infancia que se hace más insistente en ciertos momentos de tensión.

No todos, sin embargo, reconocen la complejidad de la psicología humana. Basta con leer ciertos comentarios en Internet a noticias o en blogs para darnos cuenta del número elevado de invasores de conciencias que giran por ahí.

En ocasiones, si somos honestos, hemos de reconocer que también nosotros mismos incurrimos en esa mentalidad de enjuiciadores con alardes de psicólogos especializados.

La realidad del otro, sin embargo, no coincide muchas veces con nuestros juicios, porque cada ser humano es más misterioso y profundo de lo que yo pueda ver y pensar sobre él.

Algunos actos, ciertamente, manifiestan bastante de lo que hay dentro de un corazón. Pero incluso en esos casos, acertar en el juicio no está siempre garantizado.

Un poco de humildad y un mucho de respeto nos permitirá evitar el desenfreno propio del acusador de intenciones ajenas.

Así no sólo evitaremos invasiones abusivas, sino que veremos a los demás con un corazón más dispuesto al respeto y a la apertura ante las riquezas (también ante los misterios y peligros) que se esconden detrás de cada rostro que encontramos en el camino de la vida.

Nota del Editor

La breve columna de F. Pascual tiene gran contenido: es un gran vicio esa costumbre de emitir juicios basados en evidencias únicas y momentáneas. Juicios que suelen ser negativos y quizá destinados a mostrar la superioridad propia.

Aún el más bajo y vil de los seres humanos puede sentirse superior cuando emite juicios sobre los demás. Y no es que no puedan emitirse esos juicios, sino que deben ser hecho con prudencia extrema y mucho juicio, sobre todo reconociendo la carencia de información sólida que los justifique.

Recuerdo la ocasión en la que una persona vio a otra dar 20 pesos en la colecta dominical en misa. Concluyó que era un viejo avaro porque sabía que era un millonario a quien el dinero sobraba. Resulta muy impresionante cómo una acción visible, de la que se ignoran antecedentes y circunstancias puede llevar a un juicio tan severo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras