Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Las Condiciones Del Diálogo
Selección de ContraPeso.info
14 julio 2014
Sección: EDUCACION, Sección: Asuntos
Catalogado en: , ,


ContraPeso.info presenta una idea de Fernando Pascual. Agradecemos a Arcol.org el amable permiso de publicación.

Dialogar no es fácil. Supone aceptar una serie de requisitos que exigen mucha atención, pero que podemos poner en práctica si queremos.

El primero consiste, simplemente, en tener algo que decir a alguien que nos quiera escuchar. La cosa parece fácil, pero cuando nos encontramos con un extraño quizá nos saludamos y, con suerte, hablamos un poco del frío, del calor o de lo cara que está la vida.

Desde luego, en estos casos todos seríamos capaces de contar muchas cosas de nosotros mismos. Lo que pasa es que no sabemos si nuestra historia, o nuestra ciencia, o nuestra experiencia, pueden interesarle al otro.

El segundo requisito, quizá el más importante, nos pone ante lo que somos. Para que tú y yo podamos hablar hemos de sentir que algo nos une, que tenemos un suelo común.

Compartimos la experiencia propia de los hombres, la sed del saber, el anhelo de amar, la ilusión de vivir.

Somos dos hombres en camino que van hacia una meta que quizá no conocemos del todo. Somos dos corazones que laten, quizá a velocidades distintas, pero con un deseo de hacer algo, grande o pequeño, por los que viven a nuestro lado.

Nos descubrimos, por lo tanto, como hombres. Nuestra humanidad es algo importante, algo que compartimos, un don que recibimos de Dios y de nuestros padres.

Cuando se pone en duda nuestra dignidad humana, cuando hay quien dice que el hombre no es más que una ilusión absurda, o que cada uno vale según tenga más o menos ahorro en el banco, se nos quiere privar de ese deseo de comunión que nace cuando dos personas se descubren grandes, llamadas a la eternidad, destinadas al cielo, adornadas con un gran deseo de justicia para nuestra tierra que se renueva y llena de esperanza ante el milagro de cada niño que nace.

Hay que reconocer, sin embargo, que existen muchas dificultades para poder establecer un verdadero diálogo.

De modo especial los prejuicios nos paralizan, nos impiden dialogar en serio. Con etiquetas fáciles descalificamos a algunas personas (individuos o grupos) y les negamos cualquier credibilidad, cualquier espacio para la discusión serena y constructiva.

Otras veces nos inventamos condiciones para el diálogo que no son verdaderas, con lo que ponemos más obstáculos a algo que, de por sí, no es siempre fácil.

No es extraño escuchar, por ejemplo, que quien dice algo con decisión, convencido de poseer la verdad, va contra el diálogo. Si somos sinceros, hemos de reconocer que si uno cree tener la razón no sólo no va contra el diálogo, sino que le da una mayor riqueza y contenido.

Lo que va contra el diálogo son algunas actitudes con las cuales uno trata a los demás. No es extraño encontrar personas que, al atacar a los otros, los tachan de dogmáticos y dejan así cortada la conversación.

Lo que habría que hacer, con más esfuerzo, es respetar al otro, ver lo que dice, e intentar rebatirle en lo que tenga de equivocado, no con sofismas fáciles, sino con argumentos serios.

En cambio, sí va contra el diálogo el que defiende algunas ideas que usa para atacar la dignidad de los otros. Así, un racista es un feroz enemigo del diálogo, porque descalifica a algunos por el color de su piel.

Un fanático de un grupo pseudorreligioso hace lo mismo. No es difícil encontrarse con niños a los que se les ha enseñado, en sus sectas, que los sacerdotes son diablos; apenas los ven, huyen llenos de terror.

Algunos grupos políticos del pasado (pensemos en los nazis o en los comunistas radicales) ponían etiquetas a los adversarios políticos de forma que era imposible cualquier diálogo: el enemigo era un ser despreciable, al que sólo se veía para denigrar, insultar o, incluso, asesinar.

Aprender a dialogar es sinónimo de aprender a respetar y a amar al otro. También un delincuente encerrado en la cárcel puede decirnos muchas cosas.

Un niño que vende tortillas en una esquina puede enseñarnos horizontes que quizá hemos olvidado los mayores. Un enfermo abandonado en una cama de hospital o en una choza maloliente tiene una historia que contarnos.

Y los ancianos, con su experiencia profunda, pueden ser amigos y confidentes a los que acudir en tantos momentos difíciles de la vida. El diálogo con cada uno será posible si aprendemos a respetar y a amar a todos.

Tenemos muchas cosas que contarnos unos a otros. Con respeto, con sencillez, con amor, el diálogo no es tan difícil. Así podremos aprender y enseñar tantas cosas, y construir un mundo un poco menos violento y un poco más lleno de justicia y de paz.

Nota del Editor

La columna de F. Pascual apunta una realidad obvia y olvidada: un diálogo reconoce que existe un “yo”, pero también un “tú”. Y que entre los dos existe alguna conexión que, primero, abre los oídos.

Un poema de A. Machado explica esto: “¿Tu verdad?/No, la verdad/Y ven conmigo a buscarla, /la tuya guárdatela”. Quizá sea esta la condición central del diálogo, la búsqueda conjunta de la verdad.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Las Condiciones Del Diálogo”
  1. Luis Induni Dijo:

    Un poema de A. Machado explica esto: “¿Tu verdad?/No, la verdad/Y ven conmigo a buscarla, /la tuya guárdatela”. Quizá sea esta la condición central del diálogo, la búsqueda conjunta de la verdad.

    Una nota sencillamente brillante!





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras