Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Límites del Poder
Leonardo Girondella Mora
12 noviembre 2014
Sección: LEYES, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Una parte esencial de todo gobierno es el ser un monopolio de fuerza legítima separador.001—no hay ninguna otra institución que tenga esta capacidad, que puede verse muy bien en arrestos, detenciones y condenas de cárcel.

La posibilidad de usar la fuerza es indispensable para realizar las funciones naturales de un gobierno —y que son las de aplicar la ley, hacerla respetar con la idea de crear y mantener orden en la comunidad.

Esto presenta un problema de política, el de los límites de esa fuerza —¿hasta dónde debe ella llegar y seguir siendo considerada como legítima y justificada?

Existe una posibilidad de contestar la pregunta si se considera que la función central de un gobierno es mantener el orden en la sociedad —definido como un entorno que permite a la persona usar sus libertades para intentar alcanzar sus proyectos.

Para mantener el orden, se emiten leyes y ellas son aplicadas siempre con la posibilidad de usar la fuerza para evitar aquello que altere la posibilidad de ese entorno —una legislación dirigida a regir la convivencia con, por ejemplo, leyes penales que castigan delitos, leyes civiles que rigen contratos y otras similares.

El propósito de las leyes, del gobierno y de su monopolio de coerción es el desarrollar el medio ambiente que facilite a cada persona realizarse a sí misma —examinando muy centralmente lo que unos pueden hacer a otros lastimando esa posibilidad.

Lo anterior forma una esfera de acciones libres, dentro de las que las personas no necesitan leyes —en la que bastan las decisiones voluntarias entre ellas para legitimarlas.

Tomemos un ejemplo, el del control de precios, cuando las leyes decretan precios máximos de bienes o mínimos, como el alquiler de viviendas.

La pregunta se presenta de inmediato, ¿es legítimo que el gobierno use la fuerza para obligar a comprar y vender a cierto precio? No hay respuesta fácil, especialmente cuando esas decisiones forman parte de acuerdos libres de las personas.

O bien, ¿es legítimo usar la fuerza para establecer un plan de estudios de escuelas primarias, o para decretar períodos de vacaciones en el trabajo, o para obligar a usar cinturón de seguridad en los autos?

Igual que antes, no hay respuesta clara, aunque lo que sí puede verse es que todo eso puede ser una decisión personal que no lastima a ningún tercero.

Es posible encontrar un criterio que ayude a responder esa pregunta: lo que pueda ser solucionado y atendido por las personas debe ser dejado a su cargo y responsabilidad, como el decidir si sus hijos van o no a cierta escuela. O como el vender a un cierto precio, o comprar.

Si el gobierno interviene en acciones que las personas puede decidir entre ellas, se presenta un problema de daño:

• Dos personas acuerdan el precio de compra-venta de un auto —lo que sin duda beneficia a ambas por ser un precio acordado voluntariamente.

• Si el gobierno entra un fija un precio obligatorio y coincide con el acordado voluntariamente, esa intervención está de sobra.

• Si el gobierno entra y fija un precio más alto o mas bajo que el acordado libremente, una de las dos personas será dañada sin remedio.

&&&&&

Lo que he tratado de apuntar con lo anterior es que teniendo el monopolio de la fuerza, los gobiernos deben ser examinados continuamente —para que no excedan sus actos y comiencen a usar la fuerza en campos en los que ella no se justifica.

Creo que estos campos, donde la fuerza no está justificada, son aquellos en los que las personas pueden llegar a acuerdos mutuos, de beneficio para las partes —y donde la intervención gubernamental dañaría a una de las partes, o tal vez a las dos.

Más todavía, es parte de la naturaleza humana el uso de la razón y su aplicación libre, por lo que la intervención estatal, si se excede, hace inútil a la razón y a la libertad.

Nota del Editor

A lo dicho por Girondella no resisto añadir que el gobierno siendo un monopolio legítimo de fuerza, es también un polo de atracción como ninguno otro para personas que quieren implantar por la fuerza sus ideas en la vida de los demás.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras