Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Metamorfosis Pública
Eduardo García Gaspar
7 enero 2014
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SEXUALIDAD
Catalogado en: ,


Es un suceso diario. Toma distintas maneras, pero tiene una idea común. androjo

Una especie de metamorfosis. La conversión del gobierno en un agente moral.

El pretexto, hacer un bien.

Un ejemplo, la reciente campaña en México, del Consejo Nacional de Población.

El video muestra una serie de viñetas, jóvenes hablando a cámara diciendo frases contagiosas.

“Las ganas siempre te ganan. En el amor no hay vegetarianos, la carne es la carne. Hay veces que la hormona puede más que la neurona” y otras más.

Según un reporte (Grupo Reforma, 3 enero 2014), una experta en derechos sexuales y reproductivos, afirmó que esa campaña es adecuada por el lenguaje que usa, aunque otros se opongan.

Más aún dijo que “Estamos, después de 12 años, mínimo, de que no se ha hablado nada de eso. Nadie. Estaba como prohibido tocar el tema de sexualidad” (¿de verdad no se había jamás antes hablado de eso?).

En fin, esta campaña, vista un poco más a fondo, muestra dos cosas notables de nuestros tiempos. Dice ser educativa y lo es si es que los jóvenes pueden educarse entre sí, unos a otros, diciendo, por ejemplo, “Yo sí me aviento, pero con paracaídas”, o bien “Yo prefiero esperar.”

El asunto es demasiado serio como para ser trasladado a una campaña publicitaria atractiva, con frases contagiosas.

Imagine usted la posibilidad de hacer lo mismo con el resto de la educación, especialmente la ética, con campañas que sobre el robo digan “Las ganas las tienes y pueden ganarte. Yo me espero, y si no busco protección. Infórmate con tus padres o en la clínica”.

Puede ser que el error de fondo en estos mensajes sea el de confundir amor y sexo, que no son lo mismo (a pesar de la insistencia de muchos). En fin, otra campaña que busca educar y lo hace de tal manera que deja en manos de los mismos a quienes se busca educar, decisiones para las que no han recibido educación.

Y, también, está en esto la obsesión igualitaria de nuestros días, que aquí envía al aún deseducado a educar a otros como él, con frases como “Más vale condón en la mano que nueve meses y un enano”.

Pero la segunda cosa que muestra la campaña es bastante más trascendental.

Es la metamorfosis a la que me referí al inicio, la modificación del papel del gobierno. Ahora no sólo gobierna en el sentido original del verbo, también educa y lo hace con sus propias creaciones morales.

Hay algo de paradoja en la metamorfosis gubernamental, porque en tiempos de obsesión igualitaria, la jerarquía gubernamental se eleva para ser ahora fuente de principios morales. Actúa como un Moisés nuevo que trae consigo nuevos mandamientos, pero no dictados por Dios, sino por la élite progresista que lo domina.

Todos son iguales, pero hay algunos más iguales que el resto, los que les dicen cómo pensar.

Habrá quienes aprueben la campaña, seguramente argumentando la necesidad de educación sexual. A esos tendrá que preguntarse si la campaña es realmente algo educativo. Otros habrá que reprueben la campaña, a quienes se acusará con los calificativos usuales, de conservadores y similares.

Los superficiales hablarán tal vez del lenguaje usado en la campaña, de lo coloquial que es, de lo adecuado que es. “Así hablan los jóvenes”, dirán. Y en medio de críticas y alabanzas, puede perderse el par de puntos centrales que contiene.

El punto del todavía falto de educación diciendo frases que pretenden educar al que también es falto de educación. O quizá sea yo el que no alcanza a comprender el contenido educativo de frases como “Para el amor no hay edad ni hora”, que no distingue entre amar y meterse en una cama.

Y el punto de la metamorfosis gubernamental. El gobierno convertido ahora en un creador de principios morales y éticos que difunde en publicidad e implanta con leyes. Esto es producto de una mentalidad reducida, la que hace creer al incauto que no hay problema que no pueda resolver el gobierno.

Una mentalidad que muestra otra paradoja de nuestros tiempos. Quien sea que piense que no hay problema que no pueda remediarse por medio de la acción del gobierno, también dice que nada mejor hay que someterse a las instrucciones gubernamentales. Algo que va contra la idea de la igualdad.

Un amigo me ha explicado este fenómeno de manera muy gráfica. Dice que “ los gobiernos de hoy, como en la UE, en EEUU y México, actúan como si el gobierno hubiera tomado las funciones de El Vaticano y comenzado a actuar creando una moral democrática, no sujeta a voto y dictada por élites incrustadas en el gobierno mismo”.

Total, la nueva campaña de educación sexual, creada por una entidad gubernamental en México, sí puede educar. Educar en el sentido de informarnos que hay una metamorfosis que está creando un ogro que se alimenta de poder.

Post Scriptum

Desde hace tiempo he calificado a ese fenómeno como Intervencionismo Moral. Un real peligro para las libertades, porque centra en el gobierno aún más poder, el mayor de todos, el de decir qué es bueno y qué es malo.

El video puede ser visto en

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras