Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Moral Expropiada
Leonardo Girondella Mora
28 octubre 2014
Sección: ETICA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Es mi intención conceptualizar un problema mayor de política —un cambio en separador.001la definición de la palabra “gobernar” y que ha sido la causa de un crecimiento burocrático desmedido.

• En su sentido original, gobernar un país era regir a esa sociedad mediante el uso de leyes que imponen un orden que logra respeto a las personas y sus bienes.

• En el sentido actual, gobernar es resolver los problemas del ciudadano mediante la acción gubernamental que asume responsabilidades individuales. Es un traslado de decisiones que tiene consecuencias considerables.

&&&&&

La autoridad inherente a todo gobierno, el poder que debe tener para realizar sus funciones de aplicación de la ley que rige relaciones entre personas y entre ellas y el gobierno, ha pasado por un proceso de cambio.

Gobernar, como función, contiene ahora los elementos que anoto a continuación:

• El gobernante tradicional ha cedido su lugar a otro tipo de gobernante —a una especie de terapeuta social, trabajadores sociales que se hacen responsables de cuidar a los ciudadanos.

• La misión del gobernante actual toma ahora un papel de asistente con poder para resolver problemas de las personas —esas cosas cotidianas que enfrenta toda la gente.

• Las situaciones que antes las personas debían resolver por sí mismas y en conjunto con otras, han sido añadidas a las funciones gubernamentales de asistencia y atención oficial.

• Es una transferencia de decisiones que antes tomaba la persona y que ahora toma el gobierno en terrenos de educación, salud, sexo, vivienda, crédito, empleo, pensiones, alimentación, consumo y el resto de las diferentes acciones que la persona realiza.

Este es el corazón del cambio en el significado de “gobernar” —que ahora toma la forma de una sustitución de quien toma las decisiones.

El gobierno decide la escuela a la que se mandan a los hijos, el monto de las pensiones, la ayuda para desempleo, la buena alimentación, los productos que debe evitarse…

En una sociedad libre, el individuo toma esas decisiones y acepta sus consecuencias; pero en la nueva manera de gobernar, el individuo deja de tomar decisiones y las toma el gobierno. Esto crea un escenario moral muy distinto:

• Cuando la persona toma sus decisiones, ella decide lo bueno y lo malo y actúa en consecuencia a una decisión autónoma —es por definición una entidad moral que hace distinción entre lo deseable y lo indeseable, entre lo bueno y lo malo.

• Cuando la persona deja de tomar sus decisiones y las toma el gobierno, entonces el juicio moral deja de ser personal y se convierte en gubernamental —es ahora el gobierno quien decide qué es lo bueno y que es lo malo.

El proceso de transferencia de decisiones del particular al sector público es sin forma de evitarse un traslado del juicio moral que implica toda decisión —ahora la autoridad política es la que decide qué es lo bueno y qué es lo malo.

Además, ya que el gobierno no puede atender uno por uno a cada ciudadano en sus decisiones, trata a todos por igual —implantando una única noción ética o moral para todos, la decidida por el gobierno.

&&&&&

Ahora es más clara la modificación en la definición de “gobernar” —que ahora se entiende como la definición de lo moral de acuerdo a criterios gubernamentales e implantada con coerción en la sociedad entera.

Es en esencia la expropiación de la moral que antes estaba en las manos privadas de cada persona y ahora se concentra en las manos del gobierno —actuar moralmente a partir de este momento es hacer lo que el gobierno ordena.

La expropiación de la moral presta un gran favor al gobernante quien podrá acumular más poder teniendo de su lado el apoyo de la moral que él mismo ha definido —todos sus actos se convertirán en moralmente deseables y quien los cuestione será un hereje inmoral.

Cuando no es percibida la expropiación de la moral, ella se convierte es un poderoso argumento que convence al ingenuo y lo convierte en partidario de todo plan gubernamental al que considerará moralmente positivo —no importa de qué se trate.

El cambio del significado de “gobernar” tiene un nombre el política —se le conoce como totalitarismo, que ahora se presenta en con un aspecto nuevo: mucha gente lo desea y elige a gobernantes que van por ese camino.

Nota del Editor

La columna de Girondella me recuerda lo que un amigo suele decir, “nunca el Vaticano tuvo tanto poder político como el estado de bienestar lo tiene ahora”.

Obviamente aún, en muchas partes, se tienen libertades personales. Sin embargo, cada paso del gobierno expropiando a la moral poco a poco, hace difícil percibir al trayectoria hacia el totalitarismo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras