Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Propiedad Colectiva: Implantación
Leonardo Girondella Mora
7 marzo 2014
Sección: DERECHOS, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Sobre el tema de la propiedad colectiva y la propiedad privada, es provechoso realizar un análisis separador.001imaginativo —que consiste en especular sobre los sucesos probables en una comunidad imaginaria en la que todo es propiedad común.

Es como un ejercicio mental de sofá, que sólo pide echar a andar la mente y pensar en el comportamiento de las personas que viven dentro de la que todos los bienes son propiedad colectiva, de todos —donde nadie es dueño de nada.

• Tendría que haber reglas para definir el trato de bienes que sólo aceptan uso individual y no colectivo —como una cama para pasar una noche, o un espárrago para comerlo. Hay bienes que no admiten propiedad colectiva, como la ropa que hoy se viste.

• Esos bienes que no aceptan la propiedad colectiva tendrán que ser tratados con una regla de asignación de uso, establecida por una especie de autoridad superior —la que actuará siendo la propietaria real de los bienes que ella asigna, como la casa en la que se viva, o la bicicleta que se use para ir al trabajo.

• Los bienes que aceptan una propiedad colectiva, como un campo de cultivo, o una plaza pública, enfrentarán dos situaciones distintas:

1. La de trabajos de producción, mantenimiento y mejora —los que requerirán esfuerzos de todos en la comunidad con propiedad colectiva.

2. La de satisfacción de necesidades personales con bienes producidos —que es el uso y consumo de esos bienes, su gozo y uso.

• Será necesaria una autoridad que haga frente a la disociación entre esfuerzo y consumo, la que crea incentivos para minimizar el esfuerzo y maximizar el consumo —lo que hará necesario tomar medidas para aumentar el esfuerzo y reducir el consumo.

• Esa autoridad tendrá que hacer frente también a la solución de conflictos entre los miembros de la comunidad —los derivados entre personas por causa de la desproporción entre contribución a la producción y satisfacción de necesidades.

• La autoridad tendrá que enfrentar el problema de especialidades, capacidades y habilidades personales, que son distintas en cada persona —y hacen dificultosa, por ejemplo, la asignación de trabajos agrícolas a todos por igual, ya que habrá personas cuyo rendimiento sea inferior a otras.

&&&&&

Mi propósito ha sido imaginar una comunidad en la que todo es propiedad común —y la manera en la que eso pueda ser implantado y sostenido.

Mi análisis breve indica que ese régimen de propiedad colectiva necesita por diseño una autoridad fuerte que resuelva situaciones derivadas de tres características de ese régimen:

1. La tendencia al descuido de la propiedad colectiva por parte de quien la usa —ya que no hay correspondencia entre esfuerzo y uso/consumo.

2. La solución de conflictos entre las personas, derivadas de esa misma separación entre trabajo y gratificación —con el agravamiento de asignación de bienes que no admiten propiedad colectiva..

3. La pérdida de productividad de los esfuerzos de trabajo, cuando no se tomen en cuenta las especialidades, gustos y habilidades de cada quien —lo que lleva a una jerarquía de trabajo y responsabilidad que no puede reconocerse bajo el régimen.

Por tanto, la única posible vía de implantación de un sistema de propiedad es la erección de una fuerte y poderosa autoridad central que fuerce el régimen sobre la comunidad entera en todo tiempo y momento —lo que presenta una contradicción, ya que esa autoridad resultaría ser la propietaria real de facto de todos los bienes e incluso de las personas, a las que forzaría a trabajar sin justicia en su retribución.

Finalmente, un detalle de implantación.

Si la comunidad tendría que tener un momento de inicio en el que las personas hacen aportaciones de sus propiedades y aceptan vivir bajo el nuevo sistema —el nuevo régimen se implanta por la fuerza y se expropia las propiedades de todos, algo que sin duda es injusto.

Incluso cuando la aportación sea voluntaria, las distintas valías de cada una de ellas harán pensar a las personas que quizá tendrán jerarquías distintas, o que merecen más que otros.

Nota del Editor

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Propiedad.

Recuerda la columna de Girondella a las tres razones por las que Tomás de Aquino (1225?-1274) defendió a la propiedad privada (Aquinas, T., 1987, St. Thomas Aquinas on Politics and Ethics, Norton Critical Editions, W. W. Norton & Company, p. 72):

(1) la persona cuida mejor su propiedad personal,

(2) se tendría gran confusión al hacer que todos cuidaran de todo y

(3) la propiedad privada preserva mejor la paz

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras