precios

¿Qué es escasez? La definición y el significado del concepto económico de mayores consecuencias. Sistemas de solución.

Definición de escasez

Ella es un concepto de muy fácil comprensión en Economía:

«[…] es la disponibilidad limitada de un bien, el que puede ser demandado en un mercado […] también incluye la falta de recurosos de un individuo para comprar bienes. Lo contrario de escasez es abundancia». en.wikipedia.org

Ella tiene riqueza de significado:

« [ella] se refiere a una brecha entre recursos limitados y necesidades teóricamente ilimitadas. La noción de escasez es que nunca hay suficiente (de algo) para satisfacer todas las necesidades humanas concebibles, incluso en estados avanzados de tecnología humana. La escasez implica hacer un sacrificio, renunciar a algo o hacer un intercambio, para obtener más del escaso recurso que se necesita». Ibídem

Tan importante es el concepto que se habla de la ley de la escasez:

«La ley de escasez o principio de escasez es una ley natural que surge por la insuficiencia de diversos recursos (ya sean materiales o naturales) considerados necesarios y fundamentales para el ser humano, dándose la condición necesaria de priorizar las necesidades en función del presupuesto disponible». economipedia.com

Escasez y necesidades

Su significado cobra sentido solamente cuando se relaciona con otro concepto, el de las necesidades. Se tienen necesidades sin límite, pero los bienes que las satisfacen son limitados. Los bienes son escasos, es decir, tienen más demanda que oferta.

Se describe así una realidad que significa una «Situación en la que los recursos son insuficientes para producir bienes que satisfagan las necesidades».

Características de la escasez

Ella es quizá la base mayor de la Economía, es decir, el estudio de la conducta humana bajo condiciones en las que no existen bienes suficientes para satisfacer todas las necesidades.

1. Es real e inevitable

Esas condiciones describen a la realidad y ella no puede modificarse. Siempre existirá e ignorar la escasez conduce a errores de graves consecuencias.

2. Es una brecha

Describe la diferencia que siempre existe entre las necesidades que se tienen y los recursos disponibles para satisfacerlas. Una diferencia siempre existente en todo tiempo y lugar, la que puede variar en intensidad, pero no dejar de existir.

3. Produce sistemas de asignación

Ya que la escasez enfrenta a recursos limitados contra necesidades ilimitadas, el problema hace surgir sistemas de asignación de recursos. Son métodos por medio de los cuales las personas compiten para hacerse de esos recursos.

No hay escapatoria a esa competencia por recursos escasos: las personas buscarán hacerse de ellos y satisfacer sus necesidades. Los sistemas de asignación de recursos escasos varían entre dos formas centrales para esa asignación.

A. Sistema de asignación libre

La escasez crea un sistema espontáneo de intercambio de recursos escasos entre personas que desean satisfacer necesidades propias y por el que ofrecen los bienes de su propiedad que menos necesitan a cambio de los que más requieren y que son propiedad de otros.

Este sistema libre de asignación por medio de intercambios es el que produce costos, es decir, precios expresados en dinero y que se mueven dependiendo de modificaciones en la disponibilidad de bienes y la demanda de ellos.

B. Sistema de asignación forzada

La escasez crea un sistema forzado de asignación, por el que una agencia con poder suficiente es propietaria de todos los recursos y los distribuye entre el resto según su voluntad y criterio.

Este sistema forzado de asignación de bienes escasos también produce costos, es decir, eso que tiene que ofrecerse a cambio de los bienes escasos necesitados. Ellos no se expresan en precios y dinero, sino en las peticiones que exige quien sea que sea el propietario de los recursos.

4. Incentiva la creación de bienes

La escasez motiva a la realización de acciones con el propósito de elevar la cantidad de bienes disponibles para satisfacer necesidades. Este es el incentivo central que mueve a la producción y a las mejoras de productividad, lo que eleva la disponibilidad de bienes y reduce a la escasez.

5. Es variable

Aunque la escasez es una realidad inevitable, su intensidad es variable dependiendo de situaciones que cambian agravándola o aminorándola.

  • La escasez puede aumentar si la demanda por el bien se eleva y lo contrario.
  • Ella puede elevarse si la oferta del bien disminuye y lo contrario.
  • Y puede aumentar o reducirse dependiendo de las dificultades o facilidades que tenga la producción de bienes.

6. Hay excepciones

No todos los bienes necesarios sufren de escasez. Esto es lo que hace posible dividir los bienes en dos tipos.

A. Bienes escasos

Estos son los tratados hasta ahora, esos que existen en una cantidad insuficiente para satisfacer la cantidad demandada de ellos. Es posible encontrar estos bienes cuando se imagine que su precio es de cero y se comprenda que a ese precio no habría suficiente cantidad de ese bien a ese precio.

Estos bienes implican la necesidad de propiedad, ya sea de personas o de una agencia distribuidora de ellos.

B. Bienes no escasos

Estos son los que a precio de cero tendrían una demanda capaz de ser satisfecha por la cantidad existente del bien. La abundancia del bien es tal que no hay necesidad de pagar un precio por ellos, incluso aunque sean necesarios para sostener la vida.

Estos bienes no necesitan propiedad, pues están a la disposición de todos en cualquier momento.

Discusión

Estamos rodeados de ellas. De oportunidades para pensar. Y es divertido hacerlo. Consiste en poner en tela de juicio las cosas que parecen ser obvias.

Especialmente las cosas que suelen tomarse como verdades indiscutibles. Un caso de estos se presentó hace unos días.

En la conversación, uno de los participantes dijo que había escasez de limones y que esa era la causa del aumento descomunal de precios que tenía esa fruta. Cuando ella abunda, en cambio, sus precios son mucho menores.

Tiene toda la razón: los precios son un sistema de información muy valiosa. Contienen avisos sobre la escasez de bienes y ellos son de utilidad para los consumidores para decidir cantidades demandadas y usos. A mayor precio, en lo general, el uso es más cuidadoso.

Un ejemplo, el del agua. Los gobernantes suelen fijar los precios del agua y lo hacen tratando de que sean los más bajos posibles, sin importar qué tanta escasez existe. Es decir, alteran el sistema de avisos y evitan que el consumidor cuide los usos del agua. Es como censurar información y hacer creer a la gente que todo está bien.

Escasez eterna

Esto nos lleva más lejos aún. En primer lugar, debemos reconocer que siempre hay escasez de todo. Nunca tenemos suficiente de lo que queremos. Esta es la razón por la que las cosas tienen precios, para limitar su consumo al nivel en el que puede satisfacerse la demanda.

Si el bien fuera totalmente abundante, sin límites, entonces no tendría precio. Sería algo absolutamente gratuito. Una pequeña aldea junto a un río caudaloso tiene agua más allá de la que necesita y, por eso, es gratuita. Quizá lo único que tenga que pagarse es el transporte para el que la lleva casa por casa en tinajas.

Hay, sin embargo, otro significado de escasez, el de insuficiencia o desabastecimiento. Es sutilmente diferente a la escasez natural de todos los bienes. Escasez es equivalente a tener recursos limitados y la causa por la que los bienes tienen un precio.

Que el limón suba de precio es igual a un aviso en el que se lea “Consuma menos”. Y al revés, si el precio baja, el aviso diría, “Consuma más”. Este sistema de información funciona muy bien, lo que nos lleva al otro tipo de escasez, la provocada.

La escasez provocada es la que se tiene cuando el sistema de precios ya no contiene información sobre la cantidad que conviene consumir. Por ejemplo, si el gobierno obliga a mantener al limón a un precio bajo, la gente consumirá igual que antes y, ya que hay menos limones, comenzarán a verse espacios vacíos en las tiendas, en los que antes había limones.

Regreso al caso del agua. Digamos que viene una época de sequía, las reservas de agua disminuyen y, sin embargo, la autoridad mantiene el precio del agua al mismo nivel anterior (cuando no había sequía). Al mismo precio, las personas consumen igual que antes y, como hay menos agua, comenzarán los cortes de agua, la escasez provocada.

Es decir, de una manera u otra se encontrará usted con la realidad de recursos limitados, sean o no limones. No hay remedio, así es el mundo en el que vivimos.

La decisión de cuál sistema es mejor para enfrentarla es ahora lo que puede verse con mayor claridad. La de la escasez natural o la de la escasez provocada.

En un mercado libre, la escasez es lo que crea precios y los precios contienen información para que cada persona decida su consumo. En la escasez provocada, las personas actúan ciegamente sin información y llegan puntos en los que los bienes ya no están disponibles a ningún precio. Simplemente no hay.

Finalmente, nuestra vida presenta ocasiones frecuentes para ponerse a pensar y sacar conclusiones, incluso cuando uno está en un bar tomando una copa con los amigos. Una pequeña circunstancia, como la del alza del precio del limón, contiene valor suficiente como para de ella aprender.

Se necesita solo un poco de sentido común y, por supuesto, alejarse de prejuicios. Cuando discutíamos esto, dos de las personas fueron incapaces de entenderlo y todo lo explicaban como deseos de lucro y codicia. Casos de terquedad invencible.

.

Y unas cosas más para el interesado…

Ideas relacionadas: