Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
¿Qué es un Progresista?
Leonardo Girondella Mora
5 noviembre 2014
Sección: Sección: Asuntos, SOCIEDAD
Catalogado en:


En lo que sigue intento hacer un perfil de la personalidad progresista —una enumeración de algunos de los principales rasgos de su forma de pensar, de su forma de razonar.

• Forma de razonar utilizando abstracciones colectivas como unidad de pensamientos —lo que equivale a hablar de mujeres, pobres, obreros, capitalistas, etnias, oprimidos, opresores, privilegiados, vulnerables.

• Forma de razonar que utiliza modelos duales de la sociedad. Las abstracciones colectivas mencionadas antes adquieren sentido cuando están en oposición entre sí —lo que manda a binomios en conflicto: ricos-pobres, privilegiados-vulnerables, mujeres-hombres, obreros-empresarios.

• Ambición de lograr la felicidad humana de acuerdo con una definición particular: la ausencia de responsabilidades personales para la satisfacción de necesidades. El individuo más feliz es el que ya no tiene el deber propio de satisfacer sus necesidades.

• Forma de razonar que utiliza a los derechos humanos como el mecanismo para relevar al individuo de sus responsabilidades, trasladándolas al gobierno —el estado se transforma en un satisfactor de necesidades que han sido redefinidas como derechos.

• Forma de razonar que busca problemas a los que califica de “sociales” y los conceptualiza en la existencia genérica de opresores y oprimidos — el grupo-víctima es resultado de la acción intencional del grupo-agresor.

• Forma de actuar motivada centralmente por el sentido emocional de urgencia para solucionar un problema —donde la justificación de las propuestas de solución es la intención de solucionarlo, a la que calificada de socialmente responsable.

• Forma de defender sus ideas utilizando un mecanismo por el que aprovecha el imperativo moral de la compasión y lo convierte en una regla sin excepciones de responsabilidad social para atender a grupos abstractos que tienen derechos que los gobiernos deben atender.

• Una obsesión igualitaria, por la que guía propuestas de igualación de satisfacción de necesidades/derechos basadas en un mecanismo de redistribución que tiene como intermediario al gobierno.

• Un sistema moral que sustituye al mérito y al esfuerzo personal con la noción de benevolencia social dirigida a los grupos-víctima —es decir, la liberación individual de restricciones que invitan a tener conductas prudentes.

• Una posición mental que se sustenta únicamente en la búsqueda de diálogo y compromiso en situaciones de conflicto severo —presuponiendo que la otra parte comparte su mentalidad.

• El ofrecimiento irrestricto de ayuda a todo grupo abstracto que sepa colocarse como una víctima de opresión y discriminación —una situación irresistible que define como problema social de violación de derechos.

• La mentalidad de solución única de problemas sociales codificados como violación de derechos y que resuelve con el traslado de recursos que toman formas diversas: ayudas monetarias, comida, servicios médicos, pensiones, educación.

• Un fuerte sustento en la búsqueda de la perfección social, expresada en un idealismo que se mantiene a pesar de evidencias en su contra —y que estandariza la idea de felicidad personal a la obtención de derechos sin necesidad de responsabilidad.

&&&&&

Lo que he tratado de hacer es apuntar algunos de los rasgos más distintivos que tiene la mentalidad progresista que tiende a dominar la forma de pensar en la política y en la academia —con un contagio importante en los ciudadanos.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras