Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Tolerancia, Su Perspectiva
Leonardo Girondella Mora
9 abril 2014
Sección: EDUCACION, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


Las solicitudes de tolerancia han elevado su tono y fuerza —produciendo una separador.001prespectiva en el significado de la palabra, que es lo que me propongo apuntar en lo que sigue.

Primero, los reclamos de tolerancia reconocieron la existencia de un rasgo humano universal: el rechazo de lo diferente —muy eminente en asuntos nacionales y religiosos.

Los conflictos provocados hicieron aparecer una solución natural, la tolerancia —una actitud que mandaba soportar lo diferente, como otra religión o inmigrados en la ciudad donde se vive.

Esto es lo que fue muy bien ilustrado en la noción de la libertad religiosa —soportar la existencia de personas con otras creencias en situaciones de cercanía personal (con la idea de que las personas con otras creencias también fuesen tolerantes).

Segundo, un reclamo fortalecido, convertido ya en llamado cuasi obligatorio, dirigido a tolerar lo diferente —un llamado vago que es demasiado amplio como para tener significado real en conductas personales.

Lo diferente ya no es solo una nacionalidad distinta, o una religión diferente, o una ideología política diversa. Es un llamado a soportar lo distinto, sin importar de qué se trate, incluso aquello que va en contra de los más arraigados principios personales.

Se trata de soportar la coexistencia cercana de ideas como las que tienen personas que atacan a las más fuertes convicciones propias —o que piden tolerar el aborto y la homosexualidad.

La idea central es evitar el conflicto, por el lado negativo, y para algunas cosas, lograr hacer ver la diversidad cultural.

• En tercer lugar, la tolerancia fue modificada sustancialmente para ir un paso más allá del soportar la cercanía de lo diferente que no es deseable —y se transformó en un reclamo, el de aprobación y consentimiento.

Si tolerar es soportar la coexistencia con aquello que no es aceptable por parte de la persona —como la prostitución para evitar males peores con su prohibición— en este nuevo paso, se volvió una demanda de anuencia y aprobación. Una petición de visto bueno.

Ya no es soportar con reprobación, ahora se trata de reconocer con aprobación —lo que cambia totalmente el sentido original de la palabra “tolerar” y que no es el de aprobar, al contrario.

La tolerancia original se convirtió en una demanda de aprobación —una transformación llamativa del lenguaje

Un ejemplo de esto es el de la libertad sexual, que podía ser tolerada —pero considerándola indeseable— y para la que ahora se reclama aprobación: ya no es indeseable, sino positiva. Es saludable, se afirma, que fuera del matrimonio, desde jóvenes, las personas tengan relaciones sexuales.

O, la infidelidad matrimonial —tolerada pero considerada algo indebido que debilita a la familia— pero ahora vista como natural en los casos de familias de madres solteras en donde el hombre ya no es necesario.

Cuarto, la extensión del significado de tolerancia, que pasó del soportar lo indebido a significar la aprobación de lo antes reprobable llega a otra etapa en su ampliación —la intolerancia de la tolerancia original.

Un cambio de 180 grados que lleva a convertir en regla general deseable lo previamente reprobable aunque tolerado —por ejemplo, la homosexualidad, que podía ser tolerada antes pero que si sigue siendo considerada reprobable, eso significa una posición indebida.

El mero hecho de pensar que algo es indebido, como la infidelidad matrimonial, es ahora algo indebido y, curiosamente, intolerable. El llamado a la tolerancia original, se amplió de tal manera que se volvió contra sí mismo y llega a no tolerar al que simplemente tolera reprobando.

Si, por ejemplo, una persona reprueba a la homosexualidad, aunque la tolere, resulta ella ser inaceptable —intolerable, algo que no puede ser soportado ni admitido. Lo antes indeseable se transformó en la conducta ahora impuesta y deseable.

&&&&&

Lo que he querido hacer es llamar la atención sobre una transformación poco reconocida, el cambio del significado de la “tolerancia” —una forma sabia de convivencia pacífica entre personas con creencias distintas—, a una nueva interpretación que regresa a la posición original de no aceptación de creencias distintas.

La tolerancia en su sentido original ha dado vuelta en sentido contrario llegando a ser ahora una nueva forma de intolerancia.

Nota del Editor

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Tolerancia.

La idea de Girondella es interesante en el sentido de apuntar un fenómeno no muy atendido en una alteración del lenguaje. Lo políticamente correcto suele hacer eso y lograr aprobación inconsciente de muchos.

Lo sucedido la semana pasada prueba la validez de la conversión de la tolerancia en una posición de intolerancia; quien antes pidió tolerancia a sus opositores, ahora es intolerante contra ellos:

“On Thursday, new Mozilla CEO Brendan Eich resigned under pressure from the nonprofit organization that makes the popular Firefox web browser. After his recent appointment to the top job, some Mozilla employees had taken to social media to attack him for a donation he once made to support Proposition 8. A 2008 California ballot initiative, Prop 8 defined marriage as between a man and a woman and won the support of a majority of voters but was later invalidated by judges”. Mozilla’s Intolerance, A tech CEO is forced out for his religious beliefs. James Freeman,  April 4, 2014 7:55 a.m. ET, WSJ

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras