Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Totalitarismo y Razón
Selección de ContraPeso.info
8 octubre 2014
Sección: LIBERTAD GENERAL, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


ContraPeso.info presenta una idea de Fernando Pascual. Agradecemos parrafo.001-1a Arcol.org el amable permiso de publicación. El título original de la columna es ¿Hacia un pensamiento totalitario?

Pensar implica abrirse a la verdad, la justicia, la belleza, el bien. Pensar es el presupuesto base para que la libertad madure y se oriente rectamente.

Por eso el pensamiento totalitario busca, como uno de sus principales objetivos, amordazar, perseguir y aislar a los que no piensan según los dictadores de turno.

Algunas voces se han alzado en el pasado y se alzan en el presente contra esa mordaza de los defensores del pensamiento totalitario.

Denuncias como la del famoso George Orwell en 1984, o la de la reciente novela El Dador de Lois Lowry, son paradigmas de esas voces, muchas de las cuales luchan ante la indiferencia o incluso la hostilidad de quienes deberían ser paladines de la libertad.

¿Existen, actualmente, personas y grupos que buscan imponer un pensamiento totalitario?

Sí, por ejemplo cuando se prohíbe por ley la libertad de investigación histórica; o cuando se aprueban leyes contra supuestas “fobias” que impliquen acusar de enemigo y peligroso a cualquiera que se oponga a tales leyes; o cuando se impide enseñar ideas religiosas o éticas con el falso pretexto de que ofenden a los que piensan de otra manera; o cuando se declara como derecho un acto tan injusto como el aborto y luego se etiqueta como violento precisamente a quienes van contra tal “derecho”…

Lo que sorprende es la pasividad de muchos ante presiones locales, nacionales o internacionales a favor del pensamiento totalitario.

Si algo grande tiene el ser humano, con todos sus errores del pasado y del presente, consiste precisamente en su capacidad de pensar más allá de imposiciones arbitrarias y de mordazas amparadas en falsos derechos y en presiones ideológicas de algunos grupos.

Por eso, defender el derecho a pensar y a expresar las propias convicciones ante leyes absurdas, que buscan amordazar a los opositores, resulta no sólo una necesidad, sino incluso una obligación para salvar a las sociedades de sucumbir bajo el control de grupos totalitarios.

El pensamiento totalitario, ciertamente, buscará aplastar a los opositores. Lo ha hecho en dictaduras como las de Hitler, Lenin, Stalin y Mao. Lo hizo incluso durante la Revolución francesa con el falso pretexto de defender la idea de libertad usada ideológicamente por grupos fanáticos de intolerantes revolucionarios.

Y lo hace en el mundo democrático con tácticas sutiles, en las que bajo la supuesta y engañosa idea de que se defienden a minorías lo único que se busca es silenciar arbitrariamente a cualquiera que piense autónomamente.

Quizá los defensores de estos abusos vean un día, con sorpresa, cómo los mecanismos totalitarios que promueven se vuelven contra ellos. El “mito” de la revolución que engulle a sus hijos no es un mito, sino una triste realidad.

Abrir los ojos ante las amenazas del pensamiento totalitario y de quienes lo promueven permitirá una reacción enérgica para que la justicia sea defendida y para que los hombres y mujeres de nuestro planeta puedan buscar, libremente, aquellas verdades que anhelan en lo más íntimo de sus corazones.

Nota del Editor

La idea de F. Pascual es digna de ser repetida una y otra vez por causa de la pérdida del sentido de nuestros tiempos.

La construcción del totalitarismo comienza con el impedir usar la razón, como el obstaculizar la libertad de expresión.

Eso es un requisito básico para poder imponer un pensamiento único, uniforme e igual para todos. Impedir pensar es signo inequívoco del totalitarismo que anula al ser humano impidiéndole pensar por sí mismo.

Considérese la obra de Kurt Vonnegut, Harrison Bergeron (1961), en la que en 2081 en los EEUU se garantiza la total igualdad de la gente y para que todos lo sean, el gobierno crea dispositivos para que los más capaces no puedan aprovecharse de sus habilidades.

Si son demasiado inteligentes, llevan audífonos con señales de radio que les impiden pensar, o si son atractivos llevan máscaras, o pesos si son demasiado fuertes o veloces.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras