Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Tratar Efectos no Intencionales
Leonardo Girondella Mora
11 noviembre 2014
Sección: EFECTOS NO INTENCIONALES, Sección: Asuntos
Catalogado en:


La idea de los efectos no intencionales es algo sencillo: una medida implantada separador.001por un gobierno y que busca un efecto, resulta producir efectos no anticipados y que suelen ser negativos o al menos extraños.

Por ejemplo, el cobro de impuestos al lujo que llevó a pagar en proporción al número de ventanas que dan a la calle y que posee cada casa —bajo el razonamiento de hacer que los más ricos, con casas más grandes, paguen más impuestos que el resto.

Cualquiera puede anticipar que la medida producirá efectos colaterales, no previstos por el gobierno: casas grandes más oscuras, con pocas ventanas a la calle, pero muchas al jardín interior, con tal vez más vidrio en los techos.

Si el número de ventanas es el criterio, podría pensarse en unir dos o tres ventanas y tener una sola, pero mayor.

Supóngase que en lugar de ese impuesto a las ventanas, se decreta un impuesto al número de pisos de la casa, cobrando por cada uno de los adicionales a la planta baja que den a la calle —lo que lograría que las construcciones de dos o más pisos se trasladaran al interior de los terrenos.

El común denominador de esos casos es el mismo: una medida que persigue un objetivo específico, como aumentar los impuestos a los ricos, produce efectos extraños, no previstos por la decisión original.

Las medidas proteccionistas que cierran fronteras a la importación, tienen el objetivo de proteger a las industrias nacionales de competencia extranjera —sin embargo, en la realidad producen contrabando, corrupción en las aduanas, productos nacionales malos y caros, escasa innovación tecnológica…

&&&&&

Apuntar lo anterior es recordar un concepto conocido pero al que muchos parecen poner de lado o ignorar, lo que les lleva a tomar decisiones que resultan en empeoramiento de la condición que intentaban mejorar.

¿Por qué sucede esto? Una razón es la mencionada: ignorancia del que toma decisiones —su simplismo mental le hace suponer que logrará su propósito limpiamente sin efectos adicionales.

Pero hay otra razón, que es la que más importa: el suponer que las personas se comportan como robots que obedecen las instrucciones que se les dan. Esto es ignorar que las personas reaccionan ante sus circunstancias, que ellas son creativas y buscan evitar lo que les afecta.

Es lo que los economistas llaman incentivos —pero que podemos llamar estímulos y que funcionan no solamente en asuntos económicos. El conjunto de conductas personales basadas en el acomodo a nuevas circunstancias forma un conjunto de extrema complejidad que no es posible regular desde fuera.

En Economía, por ejemplo, el precio de un solo bien altera y es alterado por los precios del resto de las cosas —lo que forma una cadena muy complicada de relaciones de interdependencia que resulta imposible de conocer con suficiente profundidad como para alterarla sin consecuencias imprevistas.

Lo mismo sucede en otros aspectos de la sociedad, en donde se tienen las mismas y complejas interdependencias —y donde una orden cualquiera, como el reparto de condones, tendrá efectos más allá de la buscada prevención de embarazos y enfermedades.

Mi tesis es sostener que el problema de los efectos colaterales es insoluble por no poder construir ni alimentar con la información requerida un sistema que permita optimizar las decisiones sin efectos negativos no intencionales.

&&&&&

A pesar de lo anterior, es posible aceptar los siguientes cuatro puntos:

• Lo único que podemos observar en realidad es la conducta de las personas como una indicación de lo que ha producido una orden gubernamental —como la prohibición del alcohol, o el impuesto a las importaciones.

• El conocimiento de casos anteriores, combinado con un sentido de prudencia en el gobernante, resultará valioso para tomar medidas mejores, más razonadas y con menor daño por efectos imprevistos.

• La mejor opción es interferir lo menos posible en un sistema de tal complejidad —limitando la interferencia a establecer leyes básicas que castiguen conductas que lastimen a las personas y a sus posesiones (cosas como robos, muertes, incumplimiento de contratos, fraudes).

• Aprovechar el talento de las personas para proponer soluciones e implantarlas —dejando atrás la creencia que sólo los gobernantes pueden solucionar los problemas de una sociedad.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras