Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Un Reportero de Vulcano
Eduardo García Gaspar
20 marzo 2014
Sección: ETICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


“De todas las tiranías, la tiranía ejercida sinceramente por el bien de sus víctimas puede ser la más opresiva. Sería mejor vivir bajo barones ladrones que bajo entrometidos morales omnipotentes. A veces la crueldad del barón ladrón puede dormir, su codicia puede en algún momento ser saciada, pero los que nos atormentan por nuestro propio bien nos atormentarán sin fin porque lo hacen con la aprobación de su propia conciencia”. C. S. Lewis

El tema es divertido. Incluso interesante, si se le considera un ejercicio mental.

Comienza con un supuesto, una ficción. Imagine que usted es un extraterrestre y llega a la Tierra.

Busca información para un reportaje. Usted es un reportero extraterrestre.

Entrevista en su gira a varios personajes. Entre los primeros hay uno que se ha declarado progresista y flexible, opuesto a los moralistas y fundamentalistas. Alguien que piensa que la moral está de sobra y que ella impide la realización humana. En resumen, es un enemigo de los moralistas.

Como usted viene de Vulcano, el planeta del padre de Spock, tiene una mente que busca la verdad aunque un tanto sin sentimientos. De lo dicho por esa persona surge una pregunta irresistible.

¿No es moralista también decir que los moralistas sobran?

Decir que los moralistas sobran es decir que ellos son malos y que es bueno que no los haya. Es decir, también el no moralista usa elementos morales, los del bien y del mal. El entrevistado ha caído en una contradicción que usted, reportero de Vulcano, le señala.

• Responde él que lo que quiso decir es otra cosa. Que quiso decir que lo que debe ser prohibido es que las personas impongan sus ideas en otros, que se les debe dejar libres. Que al desaparecer los moralistas ya nadie impondría sus ideas en los demás.

Pero siendo lógico, usted piensa en algo. Si se manda desaparecer a los moralistas, entonces su entrevistado está imponiendo sus ideas en otros, en esos que no quieren que los moralistas desaparezcan. El entrevistado ha caído en otra contradicción que usted le señala.

• Responde él que lo que quiso decir es otra cosa. Que quiso decir que cada quien debe hacer lo que su conciencia le dicte, sin que los demás le puedan obligar a hacer ninguna otra cosa. Cada quien sigue sus creencias y eso es todo, dice el progresista.

Usted, de nuevo, se pone a pensar en eso que oyó. Si cada quien actúa de acuerdo a su conciencia y eso debe ser respetado, se presentaría el caso de quien quiera imponer sus ideas en el resto y eso sería permitido y legítimo si es que obedece a su conciencia.

La cosa puede ser peor, pues de acuerdo a su conciencia, alguno puede pensar que debe matar a judíos, o que debe sacrificar a niños. Usted le señala eso a su entrevistado, la contradicción en la que de nuevo ha caído.

• El dice que no es eso lo que quiso decir, que lo que quiso decir es otra cosa. Que lo que quiso decir es que se opone a una moral muy estricta, que rechaza reglas morales muy exigentes, a preceptos y normas demasiado exigentes.

Otra vez, usted se pone a pensar y piensa que en realidad lo que su entrevistado esta pidiendo es menos obstáculos para hacer lo que a él le venga en gana. Pide menos moral, solicita más permisividad. Y usted entonces le señala esto y le pregunta si en realidad lo que quiere es eso y si no es así que se llegaría al libertinaje.

• El le dice que no es eso lo que quiso decir, que usted no lo ha entendido, que usted no comprende los nuevos tiempos y se larga, disgustado. Lo deja solo y pensando. Las opiniones de su entrevistado fueron en realidad poco sustentadas, sujetas a interpretaciones variables y, lo peor, poco lógicas.

Porque, si al final, la solicitud se concreta a tener reglas morales más laxas, menos estrictas, eso sería igual a tener reglas lógicas menos disciplinadas, lo que haría perder conocimiento. Sería como relajar las metodologías que se usan en la ciencia, como retirar los requisitos de un buen experimento.

Usted, después de un tiempo, va de regreso a su planeta Vulcano, con la información de varias entrevistas con diversos personajes. Y quizá llegue a la conclusión de haber encontrado una raza que se llama a sí misma homo sapiens que tiene sus particularidades.

Se jacta de saber pensar, pero muchas veces renuncia a hacerlo. Se enorgullece de tener amplios conocimientos, pero a veces pone de lado verdades obvias. Presume de ser libre, pero a veces tiende a querer someterse a un tirano.

Post Scriptum

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: conservadurismo-progresismo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras