Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Una Sola Libertad
Eduardo García Gaspar
2 junio 2014
Sección: LIBERTAD GENERAL, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Es parte de la libertad. De su defensa más clásica. androjo

Es la razón por la que se opone a gobiernos excedidos.

La que niega al socialismo y al intervencionismo. Tiene su lógica y ella es poderosa.

Todo comienza con una premisa. La que dice que la libertad es una y ella tiene manifestaciones diversas.

Esas manifestaciones son conocidas: la de expresión, la de culto y el resto. Y todas ellas están interconectadas. Limitar una de las manifestaciones de la libertad es igual a limitar al resto.

No reconocer que la libertad es una y que se manifiesta de diversas maneras, conduce a errores y absurdos.

Uno de ellos es muy común, la de los autores que reclamando para sí la libertad de expresión niegan a otros la libertad de trabajo. Si usted quiere tener libertad de expresión resulta incongruente que se oponga a la libertad en otras de sus manifestaciones.

Otra situación, una reciente. Fue reportado que “Indígenas de un pueblo del oeste de Guatemala pidieron a las autoridades locales expulsar a una comunidad de judíos ortodoxos, quienes a su vez denuncian antisemitismo, agresiones físicas e insultos racistas” (noticias.terra.com.mx, 25 mayo 2014).

Si alguien tiene libertad para profesar una religión, no puede negarse esa misma libertad al resto. Y si se niega esa libertad religiosa a otros, se le negarían también otras libertades, como la de expresión.

Insisto en mi punto: la libertad humana es una sola y tiene demostraciones diversas en varios terrenos. La misma libertad humana se exterioriza de formas distintas, pero permanece como una única libertad.

Si una de esas formas exteriores de la libertad es atacada, la libertad entera se afecta también.

Si, por ejemplo, en un país como Cuba o Venezuela donde se limita la libertad de expresión, resulta totalmente lógico que también se limiten otras libertades, políticas, culturales, económicas. Un ejemplo concreto: en sus escuelas no existirá libertad educativa y los alumnos aprenderán lo que sea que se obligue.

Ahora, vayamos de la libertad general única e indivisible, a una idea más concreta. ¿Cuál de todas las manifestaciones de la libertad resulta la de mayor utilidad? Me refiero a utilidad en la defensa cotidiana de la libertad. Eso sin lo que la persona perdería su autonomía con gran facilidad.

En lo que he leído, el consenso de opiniones es casi total: la libertad de posesión, el derecho a ser propietario, o como usted quiera llamarle. Tiene lógica. Piense usted en la persona que tiene medios suficientes como para ser autónoma.

Y piensa ahora en la persona que no tiene medios para subsistir: hará lo que sea que le pida quien le provee de comida y sustento en general. Es decir, quite usted la libertad de poseer y terminará con el resto de las libertades en la práctica.

Esto tiene una consecuencia muy clara: el respeto a la libertad de poseer es el sustento material para defender el resto de las manifestaciones de la libertad. Solo un autor que es poseedor de sus bienes puede ejercer la libertad de expresión. Quítele sus propiedades y tendrá que escribir lo que quiera que escriba el que le provee de sustento.

Puesto de otra manera, si usted quiere vivir en una sociedad libre, en lo primero que tendrá que poner atención es en el nivel de respeto que se da a la propiedad privada. Si la libertad de poseer es atacada, también estarán en peligro el resto de las libertades. Así funciona la libertad.

Entonces, por necesidad lógica, la propiedad privada respetada y fomentada será una condición básica y necesaria de cualquiera que sea el sistema en el que se quiera tener personas libres. Esta es la crítica que ataca el fondo de escuelas socialistas e intervencionistas, en las que la propiedad privada es atacada o limitada.

Casos obvios son los de la URSS, Cuba, Venezuela y el resto de los países en los que no hay propiamente derechos de propiedad. Lo que incluye a Libia, Burundi, Haití, y muchos otros. Los opuestos, son los que usted se imagina. Vea el índice de 2013 en internationalpropertyrightsindex.org.

En conclusión, quien crea que las personas son libres por naturaleza y merecen tener libertades educativas, religiosas, de expresión, culturales, políticas y demás, hará bien en reconocer que donde no exista la libertad de poseer, esas libertades que tanto desea serán escasas.

Post Scriptum

Si le gustó la columna, quizá también:

Amor Por la Libertad

Sin Libertad no Hay Virtud

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras