Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Voluntad Popular, Realidad Virtual
Eduardo García Gaspar
7 marzo 2014
Sección: FALSEDADES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Es tan usada como errónea. No importa, pues tiene un uso político fantástico.androjo

Es otra de las frases hechas. De esas que nada dicen, pero todo remedian.

Es eso de la “voluntad del pueblo”. Por ejemplo:

• El activista Ricardo “Ricky” Rosselló, fundador del grupo “Boricua, ahora es”, atribuyó hoy al gobernador Alejandro García Padilla el uso de fondos públicos para obstaculizar la voluntad del pueblo sobre los resultados del plebiscito del 6 de noviembre de 2012.

• “Que se respete la legalidad y voluntad del pueblo expresada en las urnas”, solicitó el diputado electo por Ocotepeque, Ricardo Hernández, ante un error del Tribunal Departamental Electoral que daba por ganador al aspirante por el Partido Libertad y Refundación (Libre), Óscar Cáceres.

• Solo la voluntad del pueblo puede lograr cambios. El candidato designado a vicepresidente por el Partido Libertad y Refundación, Juan Barahona, confía en la organización social de los hondureños para refundar el Estado.

Hay en todo esto un cierto sabor a J. J. Rousseau. Eso de la voluntad general, que no está mal cuando se entiende como la autonomía de la gente y que hace que el gobernante se someta a ella.

Pero que está muy mal cuando se piensa que la voluntad general reúne la voluntad total de la gente, la que supone que no hay desacuerdo alguno. Y es que no hay manera en la que pueda reunirse en una sola idea única y estándar a las ideas de millones de personas.

No hay, no puede haber, una voluntad popular única que todos compartan y acepten y sostengan. Lo que sí existe es una diversidad amplísima de opiniones, ideas y creencias que muestran personas individuales, no un todo uniforme que piensa igual.

Es inexacto decir, por ejemplo:

• En 30 años Alfonsín, Menem, De La Rúa, Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner llegaron a la presidencia por la voluntad del pueblo.

Ni siquiera en elecciones puede hablarse de la voluntad del pueblo, en lugar de mayoría que votó (otros votaron de manera diferente y otros no lo hicieron).

Hay una cierta vergüenza al tener que recordar esto tan obvio. Pero nuestros tiempos justifican el repetir de lo evidente.

Sea lo que sea, la idea sobrevive en la retórica política. Lo hace porque tiene utilidad al dar material benéfico al gobernante.

• “Todo el mundo a acatar la voluntad del pueblo, puede haber unos resultados que ameriten esperar un poquito, llamo a la serenidad”.

Es como una simplificación ante la gama enorme de opiniones personales, que permite al gobernante hacer y decir algo que lo coloca como respetuoso de la ciudadanía. El problema es que eso que él cree que piensa la ciudadanía es una creación propia, de él. Como una realidad virtual fabricada en su mente.

Por supuesto, eso lleva a errores y malas interpretaciones. No es sólo que no todos piensen igual que lo que cree el político, sino que probablemente ni siquiera la mayoría lo haga. El gobernante tomará decisiones sobre una idea inexacta al manos, falta seguramente.

• Destacó que ni la guerra económica, ni el sabotaje eléctrico pudieron detener la voluntad del pueblo venezolano en el amor y la lealtad hacia Chávez.

La cosa puede llegar a extremos peligrosos, cuando se une la idea de la voluntad popular a una persona y concluir que ella resume tal voluntad absoluta. Solamente esa persona la entiende, únicamente ella la puede realizar.

Es la encarnación de las ambiciones de todos. Peor situación es difícil de tener.

• … el neocaudillismo latinoamericano, que ha tratado de identificar la voluntad del pueblo con la voluntad omnímoda de quien ejerce el poder.

En fin, otra de esas frases hechas, de lugares comunes, que han sustituido a la razón haciendo creer a la gente que usarlas es igual a pensar.

Entiendo que un gobernante la use por conveniencia propia, pero no que ella sea aceptada por el ciudadano común que acaba por dañarse a sí mismo. No es más que un clisé y malo.

Post Scriptum

Hay una razonable definición en El Pueblo ¿Qué es?.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras