Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Adormilados en lo Vulgar
Eduardo García Gaspar
22 junio 2015
Sección: EDUCACION, MEDIOS DE COMUNICACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Es como un estado de modorra, somnolencia. Algo que nos pone en un estado de medio dormir.androjo

Una especie de pesadez y letargo que dificulta el pensar, el mirar, el escuchar.

Vemos, pero no miramos; oímos, pero no escuchamos. Aprobamos sin pensar. Concordamos sin razonar.

Lo que quiero explorar es algo muy propio de nuestros tiempos de demasiada televisión y poco seso: el adormecimiento de nuestro propio ser provocado por facilitadores del sueño de nuestras mentes. Son cosas como las drogas, las celebridades, el sexo, el consumismo, la diversión.

Una de esas cosas que adormila es la vulgaridad. Permítame demostrar la gravedad a la que ha llegado la vulgaridad.

Lo que sigue está tomado de un reporte, mayo de 2015, sobre el contenido de programas de radio en Monterrey, México (advertencia: vulgaridad explícita y grave):

Los Manríquez, Multimedios Radio lunes a viernes 7:00 a 10:00 hrs

«Les dejaron caer la chaira… A ella sí le gusta la avena… Hay gente que también le gusta el coco y el pepino… Quiero agarrárselo al güerito… Que nos haga de una vez unos huevitos al pecho… De esas borracheras que hasta zurras sangre…Tengo grande la ballesta… Quisiera llevarte al monte a hacerlo brusco… El burro no oye pero bien que la tiene grande… Viernecito y quincena, todo hasta el tronco, los moteles, por eso vayan temprano porque en horario de oficina habrá muchos y van a estar filosos».

El Show Del Pancholo, Multimedios Radio, lunes a viernes 16:00 a 19:00 hrs

«Ponme el Pirulí… Te pongo las piernas para el techo… se oye bien joto tu nombre, Juanito… ¿A poco te la vas a llevar al rincón del pecado?… Hijo de tu pinshi madre… Jotillo deja de jotear… Pensé que se llamaba Rosa Meleño o entonces Rosa Melcacho o Rosa Celeste… ¿Te quieres trepar a mi caribe? Aunque a la última se le atoro el resorte… Ya no andes de pito loco… Uh que la chingamos».

El Show Del Cepy Boy, Radio México, lunes a viernes 10:00 a 11:00 hrs y 17:00 a 18:00 hrs

«…No le ponga el cuerno a su esposo…Mejor póngale el ano… Que ya ni le avienta un palito… Ando bien mojada… Deja te soplo para que se te seque la pantufla… ¿Como andas de tus nalguitas? Caliéntalas (las tortillas) con tus pompis… Ni modo que te de un llegue por aquí, por el teléfono».

El Show Del Güipiri. Grupo Radio México. lunes a viernes 13:00 a 15:00 hrs

«¿Sabes cuál es que te quiere ver pero dentro de 8 días? Es el pájaro que te dice: Te veo a la sema-ma que entra… ¿Sabes cuál es el pájaro que le gusta mucho ir a la tienda de bebés? Es el que te pide un mameluco… Sigamos con este show cómico-mágico-musical, ah chinga chinga».

No hay manera de describir a esa vulgaridad en su total dimensión que repetirla como método de confirmación: sí, esas cosas se dicen en la radio en esos horarios. Y requieren la participación de la audiencia, que es el elemento más trágico.

Mi punto es que la vulgaridad, mostrada aquí en casos extremos, es una causa de modorra y somnolencia humana. Una distracción que obstaculiza otras opciones superiores para el ser humano. Le hace permanecer en sus niveles más animales, los de meros instintos.

¿Libertad de expresión? Lo dudo. Ese concepto necesita hacer uso de neuronas que no han sido usadas en esos ejemplos. ¿Necesidad de popularidad a toda costa? Seguramente, como sistema para ser célebre en un ambiente en el que todo se permite. Y donde todo se permite, nada se piensa.

Post Scriptum

Agradezco a A Favor de lo Mejor , capítulo Monterrey el permiso para usar su información de vigilancia de medios.

Quizá sea de interés el fenómeno de la coprolalia, muy aplicable en este caso.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras