Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Aguabrisas
ContraPedia ContraPedia
16 enero 2015
Sección: Sección: Listas, Y CONTRAPEDIA
Catalogado en:


Existe una cierta escasez de palabras que sirven para denominar objetos y acciones que carecen de un término que las designe. En aras de remediar esa falta del idioma, se ofrece un remedio siquiera parcial.

Aguabrisas

Nombre de índole técnico-automotriz que es necesario para designar con una sola palabra al mecanismo de los automóviles que arrojan agua o un líquido limpiador sobre el parabrisas, en la parte frontal exterior del vehículo.

Generalmente el funcionamiento del aguabrisas es accionado por la puesta en marcha de los limpiabrisas o limpiadores del parabrisas, con el objetivo de limpiar polvo y otras suciedades localizadas en el exterior del parabrisas.

De esta manera, la visibilidad del conductor deja de ser afectada por tales manchas y suciedades, reduciendo la posibilidad de accidentes. Aunque en ocasionen carecen de la fuerza para limpiar los desechos digestivos de aves, los aguabrisas han sido un adelanto notable de estos tiempos.

La existencia de la nueva palabra, evitará casos como el siguente, tomado de la vida real, cuando el propietario de un auto explicó al mecánico del taller automotriz el problema que tenía su vehículo:

—Maestro Godínez, buenos días… oiga, le traigo mi coche porque el otro día llovió y el parabrisas quedó con manchotas que quise quitarle, pero no pude porque no funcionaban las cosas esas que echan agua sobre el parabrisas, las que tiran agua y que luego con los limpiadores quitan. ¿Me entiende? No funcionan esas cosas que tienen orificios por donde sale el agua y que antes compuso usted de manera que el agua mojaba a los peatones a los lados.

El diálogo puede mejorarse notablemente, logrando una notable economía de palabras:

—Maestro Godínez, mi auto tiene fallas en el aguabrisas. ¿Podría usted repararlas y alinearlas?

El primer diálogo ocupa 80 palabras, mientras que el segundo solamente 14, una diferencia notable de 66 palabras, lo que produciría una mayor eficiencia en el uso del tiempo y en su efecto acumulado, aumentaría el PIB nacional.

El célebre economista japonés, Wilbur von Vvajaak, de la Universidad de Kakabeka en Canadá ha calculado que con ese solo cambio en los usos y costumbres de vocabulario, en un país de cien millones, el PIB se elevaría 0.01% por cada nueva palabra que evitara diálogos y explicaciones innecesarios.

ContraPedia tiene un antecedente en los 80, cuando fueron publicadas una serie de propuestas de palabras y personajes que no existían. Eran muy breves. Esta versión respeta la idea original, jamás publicada antes, con textos más amplios.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras