Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Compasión Igual, Ideas Distintas
Leonardo Girondella Mora
21 abril 2015
Sección: POLITICA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Los desacuerdos sobre planes gubernamentales de gobierno tienen un origen que en lo separador.001siguiente trato de explicar de manera esquemática —como un ejemplo de discusión entre dos personas imaginarias.

&&&&&

El tema es la ayuda a personas pobres y cómo es posible realizarla según las creencias de esas dos personas.

Comienzo por lo que ambas tienen en común: esa preocupación por ayudar a quienes menos tienen —lo que es posible llamar caridad o compasión, un valor o virtud que las dos poseen por igual.

También, ambas personas tienen en común la misma fuerza en su motivación para hacer algo al respeto —pues ninguna de ellas quiere quedarse inactiva, comprendiendo que el ayudar a los pobres es un deber.

En estos dos aspectos, ambas personas son por definición idénticas —ninguna diferencia se encuentra entre ellas. Un observador externo, las alabará por sus motivos e intenciones.

Ninguna de ellas puede ser acusada de falta de sensibilidad, ni de carencia de caridad, ni de falta de sentido de ayuda a otros.

&&&&&

Voy ahora a las diferencias, entre ellas, a las que llamaré S y L.

Para ayudar a los pobres, S propone un plan gubernamental —uno que consiste en reparto de dinero en cupones que pueden usarse para la compra de alimentos en los supermercados.

El gobierno usará una oficina de reparto de esos cupones a quienes se presenten, respondan a un cuestionario y sean aprobados para recibir los cupones. Se dedicará una buena cantidad de dinero y será un programa sin límite de tiempo.

También para ayudar a los pobres, L propone otro plan que consiste en facilitar la apertura de institutos de capacitación obrera para diversas especialidades —las que no pagarán impuestos y trabajarán coordinadas con las empresas que necesitan esas especialidades obreras.

La discusión ahora se convierte en algo que evalúa la efectividad y eficiencia de ambos planes —un asunto que ya nada tiene que ver con las motivaciones e intenciones de S y L.

Ahora se trata de discutir cuál de los dos cursos de acción tendrá mejores resultados con el menor gasto.

Es en este punto de la discusión donde suele cometerse el error central, el de acusarse mutuamente de falta de caridad y compasión. Por ejemplo, S al defender su plan, acusa a L de falta de sensibilidad social al negarse a dar bonos de comida.

Por su parte, L argumenta que rechaza el plan de S porque eso crearía dependencia de los ciudadanos, impidiéndoles lograr por ellos mismos resolver su condición de bajos ingresos.

Mi punto central es que las dos personas son idénticas en sus niveles de preocupación por los pobres y ninguna de ellas puede ser criticada por falta de compasión —las dos han llegado a un punto en el que las críticas mutuas por causas de motivos y objetivos resultan irrelevantes.

Ahora es el turno de discutir la propuesta de cada uno a la luz de criterios que no pueden convertirse en acusaciones mutuas de insensibilidad social —el punto en el que entrar en juego aspectos como eficiencia, justicia, costos, resultados de corto y largo plazo, etcétera.

&&&&&

He apuntado lo anterior y que me parece un tanto vergonzoso hacerlo porque en la realidad eso sucede una y otra vez, lanzándose acusaciones sin sentido entre las partes —acusaciones sin base, de no querer ayudar a los pobres, cuando de eso no hay duda de que ambas lo desean.

Esto tiene un clímax muy común en quienes critican programas del estado de bienestar y que por eso se hacen sujetos de insultos como falta de sensibilidad social.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras