Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Corrupción
Selección de ContraPeso.info
11 noviembre 2015
Sección: CRIMEN, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


Parte de la vida, la corrupción es variada y tiene efectos en las vidas de todos. La idea de Jorge Ramón Pedroza.

 

«En Roma haz lo que los romanos hacen». Refrán Popular.

La remoción y detención del Presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina por aceptar sobornos es uno de los casos recientes más sonados de corrupción. Lo cierto es que es apenas uno de los muchos escándalos que se dan por todo el mundo.

Esto incluye, por ejemplo, la sentencia de muerte impuesta al ministro del transporte en China después de que un accidente ferroviario, que mató a 40 personas, fue ligado a prácticas corruptas en la construcción y operación del tren de alta velocidad.

La corrupción no solamente es universal sino que también es tan vieja como la humanidad misma.

El famoso orador Demóstenes fue encarcelado en el siglo IV antes de Cristo por participar en un esquema de sustracción de fondos destinados a la construcción de la Acrópolis de Atenas.

El imperio romano era famoso por el nivel de corrupción de sus oficiales públicos, desde los mismos emperadores, como Nerón y Calígula, hasta los inspectores y recaudadores más modestos.

Definir lo que la corrupción es puede ser un asunto complicado.

Transparencia Internacional la define como el abuso del poder público para obtener beneficio privado.

En su más amplia acepción esto no solo incluye funcionarios gubernamentales sino también a ejecutivos de empresas que cotizan en el mercado de valores, e incluiría a compañías que con su acción afectan el interés público.

Por ejemplo, si un empresario privado soborna a un funcionario para evadir impuestos, esto causa un daño público al afectar las arcas gubernamentales. Ambos, funcionario y empresario, serían corruptos bajo esta óptica.

Si quiere saber la variedad de formas que toma la corrupción, prepárese, porque los seres humanos hemos sido bastante creativos en generar múltiples variantes.

Si usted visita el sitio de Transparencia Internacional encontrará una lista de 30 formas de corrupción  que incluye desde el clásico soborno directo hasta la compra de elecciones, pasando por el nepotismo, los paraísos fiscales y el mal uso de información privilegiada, entre otros.

Vamos, hasta un árbitro que sanciona con parcialidad un partido de fútbol a favor de su equipo preferido es corrupto por incurrir en conflicto de intereses.

Bueno, usted se preguntará, eso qué tiene que ver conmigo. La respuesta está en el asunto de cuánto impacta la corrupción en la sociedad y economía de las naciones.

Al respecto hay dos corrientes de pensamiento entre los economistas.

Por un lado están los “lijadores” (sanders) que sostienen que la corrupción es un obstáculo al crecimiento económico y que sus efectos ocasionan distorsiones en la libre operación de los mercados.

En esta óptica, la corrupción, por ejemplo, pudiera propiciar el dominio de una empresa cuyos productos no son los mejores, pero cuyos dueños han logrado ventajas competitivas desleales a base de corromper a funcionarios públicos. El efecto neto sería un daño al consumidor, la productividad, y por tanto a la economía como un todo.

En el otro extremo del pensamiento económico sobre el impacto de la corrupción están los “aceitadores” (greasers) que sostienen que la corrupción puede funcionar como lubricante de la actividad económica, a veces paralizada por las estructuras gubernamentales. En este contexto el soborno puede ayudar a que las ruedas de las economías giren más rápidamente.

Esta última visión puede resultar muy atractiva en países como los nuestros donde hay quienes llegan a sostener que la corrupción es una institución necesaria, que suplanta las carencias de las instituciones formales, cuyas estructuras son fallidas.

Sin embargo, de acuerdo al profesor Take Aidt, de la Universidad de Cambridge, existe una fuerte correlación entre corrupción y menor desarrollo económico.

A más corrupción, más pobreza y viceversa.

En este contexto, habría que preguntarnos si los países son pobres porque son corruptos, o si las naciones son honestas porque son ricas.

¿Qué será primero la honestidad o el desarrollo?

Para contradecir una frase popular mexicana, está demostrado que, a nivel mundial, los que no transan avanzan.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras