Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Democracia Desde Abajo
Eduardo García Gaspar
5 marzo 2015
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SOCIEDAD
Catalogado en: ,


Son necesidades de la democracia. Requisitos para el autogobierno de las mismas personas. androjo

Predisposiciones, convicciones de la gente que quiere vivir en democracia.

Una especie de valores e ideas que debe dominar en la opinión pública.

Hágase usted mismo la pregunta, qué tipo de mentalidad debe existir en una sociedad para que ella pueda autogobernarse.

El tema es difícil porque llevará sin remedio a la conclusión de que existen sociedades que no son propicias para la democracia.

Imagine usted a una sociedad en la que predomina la idea de que las instituciones están por encima de las personas. Compare a esa sociedad con otra en la que por el contrario predomina la idea de que las personas están por encima de las instituciones.

Hay poca necesidad de aclarar en cuál de esas dos sociedades podrá haber democracia.

Otra forma de ver esa idea es el reconocer que solamente donde se entiende y acepta con gusto al estado de derecho la democracia es posible. Y cuando digo democracia me refiero a la libertad.

Una sociedad en la que las personas no aceptan vivir bajo el imperio de la ley no puede ser realmente democrática.

Si se quiere que la democracia se mantenga y florezca, será necesario otro rasgo en la población. Me refiero a la forma en la que se manejan los inevitables desacuerdos en ese régimen.

La democracia será más posible donde la razón sea preferible y no donde domina la pasión. Sí, la democracia necesita de buenas maneras.

Igualmente será posible vivir en libertad donde se desee y mantenga un sentido general de pertenencia a la sociedad por encima de grupos y clases sociales. Esta es una consideración central del bien común y que manda a considerar los efectos de la conducta propia en el resto de la sociedad.

Esto tiene sus facetas. Por ejemplo, será muy difícil mantener un esquema democrático en los lugares en los que se insista en entender a la sociedad como dividida en clases sociales irreconciliables (al estilo de los marxistas).

También será muy difícil tener una democracia en donde por ejemplo diferentes grupos insistan en sus beneficios propios a costa del mal que causen en el resto (al estilo de lo que hacen los sindicatos).

Quizás la clave de otros requisitos de la democracia tenga que ver con la mentalidad de la población. Una mentalidad que debe valorar como principal valor político a la libertad. Esto es tener a la libertad en tanta estima que eso obligue a repudiar a los favores estatales que hagan perder la libertad personal.

Esto es lo que me parece que realmente caracteriza al pueblo que quiere vivir en libertad.

Imagine usted a la persona que rechaza un favor gubernamental y lo hace argumentando que le haría perder una libertad. Se necesita carácter para, por ejemplo, rechazado a la educación pública gratuita porque eso constituye una pérdida de libertad personal.

Lo que creo que bien vale una segunda opinión es algo muy concreto.

Si se aspira a que en una sociedad viva en un régimen democrático, eso necesita mucho más que solamente leyes y constituciones que lo dicten. Se necesita también a una sociedad en la que predominan ciertas ideas como las anteriores.

Un régimen democrático no puede existir con poblaciones en las que la libertad no es el valor político número uno. Serán ellos democracias solamente de nombre pero no de hecho. Democracias en las que los gobiernos crecerán a costa de la pérdida de libertades que las personas poco importan.

El deseo de tener democracia es una aspiración legítima y admirable. Puede creerse que cambiando unas pocas leyes estableciendo elecciones razonablemente limpias y dividiendo el poder gubernamental se detendrá democracia. Pero no es así.

La democracia no es simplemente algo que pueda establecerse desde una cámara legislativa, ni tampoco por medio de una revolución.

La democracia en su verdadera país es un resultado natural de una población en la que predominan ideas como las que he mencionado.

Cuando la democracia no nace del deseo de ser libre solamente podrá tenerse algo que tenga en la apariencia cierto disfraz democrático pero que en su fondo sea simplemente populismo mezclado con demagogia.

Post Scriptum

Sea usted le gustó la columna quizá también:

Acton, México y el Exceso Democrático

6 Preguntas Sobre La Democracia

Democracia Y Valores

Para esta columna utilice ideas de la obra de Kristol, I. (2011). ,The Neoconservative Persuasion: Selected Essays 1942-2009. Basic Books.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras