Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Derechos: Esferas Soberanas
Selección de ContraPeso.info
1 enero 2015
Sección: DERECHOS, Sección: AmaYi
Catalogado en:


La idea de derechos humanos es parte fundamental del discurso actual, razón suficiente como para examinarla con cierta profundidad. Esto es lo que hace Scruton y lo hace con perspicacia.

Su idea es la de una inflación de derechos, una lista creciente de derechos que ya no respetan la idea original de derechos. Han sido reinterpretados como reclamos. Y eso cambia totalmente las cosas.

La idea fue encontrada en Scruton, Roger (2014). The Soul of the World. Princeton University Press, pp. 83-87.

Bajo el subtítulo de Rights Inflation (Inflación de Derechos), Scruton presenta la idea de un cambio en los derechos.

Una transformación que va de los derechos a la libertad a los derechos que son reclamos. Gracias a la ambigüedad de la formulación de los primeros ha sido posible pasar a los segundos.

El derecho a la vida es usado como ejemplo de lo anterior. En la Declaración de Independencia de los EEUU, ese derecho significa la libertad de decidir la propia vida sin amenazas contra ella. Impone en otros la obligación de no matar.

No hay dificultad alguna que impida incluir dentro de una lista de derechos esa idea, que es parte de cualquier entendimiento moral y que no tiene necesidad de ser probada.

Pero hay un problema, esa idea de “derecho a vivir” puede ser tomada con otro significado. Puede ser interpretada como un derecho a la protección de la vida en contra de lo que sea que la amenace. El autor usa un ejemplo, el de una enfermedad que pone en riesgo la vida.

Quien la padece puede argumentar que tiene esa enfermedad, pero también que sus derechos han sido violados. Visto así, este derecho obliga a responder quién debe ayudar y de qué manera se remediará esa violación de derechos.

Un médico que no atiende a esa persona puede ser acusado de violar derechos. El ejemplo muestra lo controvertida que puede ser esta interpretación de derechos como reclamos, pero que no lo es en el caso de entenderlos como libertades.

Es un asunto de descripción y asignación de responsabilidades, para lo que existen otras y mejores formas. La inflación de derechos, la que incluye su entendimiento como reclamos de beneficios no específicos, como estándares de vida, salud y educación, se han infiltrado en la Declaración de Derechos Humanos.

Y, ya que ellos no son específicos en cuanto a la responsabilidad que asignan, sin remedio llevan a la conclusión de que es el Estado quien debe ser su proveedor. Un satisfactor de reclamos que surgen de una forma de interpretar derechos.

La indefinición de los reclamos, su vaguedad, lleva a una “expansión masiva del poder” estatal. Las responsabilidades que antes radicaban en las personas son ahora facultad estatal. La vida social se concentra en los gobiernos.

Para muchos, esto es “moral y políticamente peligroso”. Y más aún, la mutación de la interpretación de derechos, dice el autor, lleva a una dirección que es exactamente la opuesta a la que originalmente conducían los derechos en su interpretación original. Se dirigían a limitar al gobierno y ahora lo expanden.

Los derechos no son, además, independientes de otros conceptos básicos en las relaciones entre personas y cómo ellas arreglan sus asuntos solucionado conflictos o acordando intereses comunes. Conceptos como responsabilidad, inmunidad, poder, necesidad, permiso, posibilidad, probabilidad, se usan en el razonamiento sobre deberes y derechos.

Es decir, la noción de derechos no está aislada de otras, con las que trabaja intrincadamente en mecanismos de evaluación y cálculo. La idea de la justicia, por ejemplo, es parte de estos razonamientos ya hace ver que resulta injusto que la persona vea violado su derecho a la propiedad.

¿Qué se gana con el uso de derechos, un concepto jurídico? Para el autor, eso permite que la persona posea una esfera de autonomía propia, de “soberanía personal”, dentro de la que sus decisiones son la ley.

Las esferas de soberanía personal son lo que permite a ellas el aceptar con libertad responsabilidades y así, tener la ventaja de relaciones con acuerdos. Son los límites que, sin son cruzados, significarían una agresión.

Esas esferas de soberanía son lugares desde los que pueden lograrse acuerdos voluntarios. Sin ellas, los acuerdos serían inestables. Las transgresiones a esa esfera de soberanía impedirían la capacidad de que dos personas llegaran a acuerdos que les signifiquen aceptación de responsabilidades.

Los derechos permiten crear una sociedad en la que la regla general es el de relaciones voluntarias. Cada persona en su esfera de soberanía excluye a los demás y, además, crea el nexo entre derecho y responsabilidad.

Esto es lo que le da a los derechos en su interpretación de ser libertades la posibilidad de ser universales. Los derechos interpretados como reclamos, al contrario, violan la posibilidad de acuerdos mutuos y están despegados de las nociones de responsabilidad y acuerdos libres.

Scruton, entonces, ha proveído una idea comparativa entre dos interpretaciones de los derechos humanos.

• Los derechos como libertades son herramientas que defienden la soberanía personal y permiten acuerdos y responsabilidades libres entre personas soberanas.

Estos derechos como libertades pueden verse como un veto, algo que frena a lo que otros pueden hacer conmigo o tomar de lo mío. Una no interferencia en los asuntos personales y que protege la posibilidad de tener poder en las propias decisiones

• Los derechos como reclamos significan agredir a la esfera de autonomía personal, ya que implican la imposición de una obligación que no es necesariamente aceptada pro la otra parte.

Los reclamos, explica Scruton: “Le decimos a él: aquí hay algo que debes hacer o proveer, incluso aunque el deber de hacerlo no provenga de nada que hayas hecho o de lo que seas responsable. Esta es simplemente una demanda que debes satisfacer. Y eso, a su vez, parece una invasión de sus derechos”.

Nota del Editor

Esta idea en el libro de Scruton forma una idea menor dentro del gran tema de su obra, pero resulta ser una idea mayor en el contexto general de nuestros tiempos. Tanto, que merece ser destacada con independencia.

Si le gustó la columna, quizá también:

Son de Dos Direcciones

Educando en la Esclavitud

De Derechos a Demandas

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural. Cree en la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.

La colección completa de resúmenes de AmaYi en tres partes, puede encontrarse aquí:

Ideas Económicas

Ideas Políticas

Ideas Culturales

La sección Grandes Ideas en ContraPeso.info fue fundada en septiembre de 1995 y desde entonces publica un resumen mensual de grandes ideas encontradas en diferentes publicaciones.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras