Dificultades de la igualdad de oportunidad. Problemas con su implantación. La frase es muy usada y pide un objetivo concreto. Sin embargo, las cosas no son tan fáciles como parecen a muchos.

Introducción

Plácido Domingo ayudará a examinar el tema. Sería un tanto cómico que usted alegara igualdad de oportunidad para cantar la ópera Otelo, la misma que tiene Plácido Domingo.

Hay algo que él tiene y usted (creo) no, talento musical, buena voz y una carrera fantástica. Sería injusto que una autoridad obligara a Plácido Domingo a competir al mismo nivel que el de otros.

Las dificultades de la igualdad de oportunidad

La igualdad de oportunidad, interpretada correctamente, puede verse como una situación de apertura al talento y la voluntad. Y estas dos cosas dependen de la persona y de nadie más. Pero interpretada literalmente se tienen problemas.

Las situaciones personales

La primera de las dificultades de la igualdad de oportunidad comienzan con las situaciones personales. Ellas son muy diferentes para cada persona.

Por naturaleza tenemos limitaciones distintas, como vista, estatura, edad, oído, localización lo que usted quiera.

Y eso significa que no todos tenemos las mismas oportunidades en todo. Lamentable, pero esa es la realidad.

Las diferencias personales

La segunda de las dificultades de la igualdad de oportunidad son diferentes en habilidades, talentos, gustos, lo que crea diferencias también.

La inmensa mayoría no puede cantar como Plácido Domingo, ni jugar como Messi. Sería absurdo pretender que se diera la misma oportunidad a todos de cantar en el Met que la que tiene Rolando Villazón.

Diferentes esfuerzos personales

Hay otra más entre las dificultades de la igualdad de oportunidad, la del esfuerzo personal.

Dos personas, una perezosa y otra industriosa, tendrán oportunidades distintas. El perezoso no puede quejarse de que el esforzado tenga más oportunidades que él.

Otras precisiones

Deben enfatizarse las dificultades de la igualdad de oportunidad. Ella no puede entenderse como la anulación del efecto de desigualdades humanas, físicas, mentales y de decisión.

Sería ridículo que se le cortara una cuerda vocal a Plácido Domingo para igualar las oportunidades del resto con él. O que se obligara a Messi a jugar con zapatos tres tallas más chicos para que no tuviera una ventaja sobre el resto

Pero sí puede entenderse igualdad de oportunidad como una situación de libertad personal para la realización de decisiones propias.

Cada persona decidirá qué hacer con ella misma. Es una situación en la que la persona se encuentra con posibilidad de hacer lo que ella quiera.

Un estado en el que la persona es libre y puede decidir por sí misma, dentro de las limitaciones inevitables suyas propias y de sus decisiones.

Como un estado de mínimas limitaciones, abierto a que ella haga cosas por sí misma. Y así cada quien usará sus talentos como lo desee.

Un estado de libertad

Entre las dificultades de la igualdad de oportunidad está el que ella no sea comprendida como un estado de libertad personal. Como un espacio abierto a las decisiones libres personales y, por consecuencia, al aprovechamiento de talentos diferentes.

Esto enriquece a todos, como lo hace Plácido Domingo y su arte, o las invenciones de Apple, o la habilidad de Messi.

Dentro de una situación de igualdad de oportunidad, es decir, de libertad personal, la persona toma decisiones y ellas no necesariamente la llevarán a mejorar su vida.

Puede decidir ser perezoso o trabajador, esforzado o desidioso. Puede tomar decisiones malas, como invertir en un negocio que fracasa, o estudiar una carrera sin porvenir.

Eso es lo que hace entender que la igualdad de oportunidades absoluta es imposible.

Imposibilidad de igualar

Las dificultades de la igualdad de oportunidades están bien ilustradas en circunstancias de un acto imposible de decidir, el lugar y la fecha de nacimiento.

No tendrán la misma situación de igualdad de oportunidades quien nació en Cuba en 1990, que quien nació en Australia ese mismo año.

Tampoco la tuvieron quienes nacieron en 1500 que quienes nacieron en 1940. Como estas, otras alteraciones en las oportunidades son inevitables.

Cosas como habilidades, inclinaciones, características físicas y demás, alteran las oportunidades sin que eso sea propiamente injusto. No puede alegarse como injusta la habilidad de Plácido Domingo.

Finalmente, esto tiene consecuencias en la determinación de las labores gubernamentales.

Una de ellas, quizá la central, es proveer una situación de estabilidad y seguridad, que permita la igualdad de oportunidad para todos. Es decir, un máximo de libertad personal estable y segura.

Y una cosa más…

Conviene ver algo de esto: