Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Dos Errores Comunes
Leonardo Girondella Mora
7 mayo 2015
Sección: EDUCACION, Sección: Asuntos
Catalogado en:


El tema del petróleo —en México— tiene el efecto de cerrar a la razón, de impedir pensar separador.001con claridad, seguramente por causa del contagio con el sentimiento nacionalista que siempre le acompaña.

Un ejemplo de esta cerrazón fue una columna de no hace mucho –de la que cito lo siguiente:

“No construimos refinerías para comprar gasolinas y refinados del petróleo a esas potencias industriales. Les vendíamos materia prima, el petróleo crudo, pero les compramos gasolinas, disolventes, aditivos alimenticios, polímetros, plásticos, fibras sintéticas y una enorme gama de productos que por indolencia, irresponsabilidad y corrupción, no se fabricaron en el país”.

La tesis del columnista es fácil de ver y consta de dos puntos:

• México vendió crudo por años, “materia prima” como le dice el autor —el que en otra parte dice que “simplemente vendimos a precio de cacahuates nuestras reservas”.

• México debió dedicar más recursos a producir derivados del crudo, como producir gasolina con refinerías propias.

La queja tiene un supuesto —el de ignorar la bondad de cada negocio por separado y, de manera indirecta, suponer que ambos negocios, el de extracción y el de procesamiento, rinden la misma tasa de utilidades.

Podría ser que la tasa de retorno sobre la inversión para la extracción sea muy superior a la de procesamiento —en cuyo caso, resultaría mejor dedicar los recursos a extraer y no a procesar.

Podría entonces perfectamente justificarse el vender el crudo a las refinerías y olvidarse del negocio de refinación —los beneficios financieros serían mayores. No tendría caso invertir en refinación cuando la extracción produce mayores beneficios.

Si el costo de extracción del petróleo en México es de 23 dólares (El Financiero) y se vende a 50, el margen de utilidad es notable —por no mencionar los precios del barril a 100 dólares.

&&&&&

Una cerrazón similar se encuentra en otra columna, también en México, —la que hace la acusación estándar en economía: el capitalismo tiene la culpa. En este caso, la culpa de la campaña que intenta convencer sobre el cambio climático.

Dice la columna:

“Se sabe que una de las habilidades del capitalismo es la de transformar un problema —muchas veces inducido— en un activo financiero con el que pueda lucrar. Un acuerdo para que los países industrializados redujeran la emisión de gases de efecto invernadero ha despertado el negocio de unos cuantos. Con el fin de proteger la “salud ambiental”, se les obliga a empresas altamente contaminantes a comprar bonos de carbono como “castigo”, un perverso enjuague comercial controlado por sectores capitalistas que recaudan millonarias ganancias”.

La esencia del Capitalismo es la libertad económica, lo que conlleva la oposición al intervencionismo económico —y significa el rechazo a la llamada búsqueda de rentas: oportunidades de negocio creadas por la intervención económica.

Es decir, si para proteger al medio ambiente los gobiernos crean una oportunidad de negocio que no existiría de otra manera, eso no puede ser un caso de Capitalismo —pero sí, el de búsqueda de rentas, eso que se ha llamado capitalismo de amigos.

El aprovechamiento de oportunidades de negocio no es un rasgo único del Capitalismo, se tiene también en cualquier otro sistema político, cuando las circunstancias producen oportunidades para ganar dinero —como se crea, por ejemplo, el negocio del contrabando al prohibirse las importaciones.

&&&&&

Lo que he querido apuntar es un par de equivocaciones comunes y que llevan a un mal entendimiento de la realidad.

El nacionalismo convertido en deseo ilimitado de producir todo dentro del país descuida el análisis de los negocios —y lleva a un mal uso de recursos limitados.

La etiqueta de culpabilidad automática que algunos dan al Capitalismo les lleva a caer en contradicciones —como la de acusar de capitalista a todo lo que sea la búsqueda de beneficios, como si esa búsqueda no se diera en todos los demás sistemas económicos.

Nota del Editor

Si le gustó la columna, quizá también Muerte Por Adjetivos. También puede interesar Un Mundo de Ficción

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras