Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Educación Laica o Religiosa
Eduardo García Gaspar
4 noviembre 2015
Sección: ESCUELAS, RELIGION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


No es la primera vez que lo escucho. Ni será la última.

Fue un padre de familia y su selección de escuela para sus hijos. Quería una buena escuela, con estándares altos.

Pero también, una escuela laica. Una en la que no se enseñara religión, ninguna.

Prefería, obviamente, que sus hijos “no supieran nada de esas cosas ahora a su edad y hasta que sean grandes que ellos decidan”.

La decisión es digna de examinar, especialmente en su lógica fallida. Quiéralo o no, los hijos de esa persona recibirán educación religiosa. No lo podrán evitar.

El punto es simple. Simple y lógico. Una escuela que no enseña religión, por ejemplo, la Católica, o la Judía, de cualquier manera enseña religión, otra religión. No puede evitarlo.

Quitar el currículo religioso es una manera de poner otro currículo religioso. Un currículo que tiene sus creencias.

Un autor (Budziszewski, J. What We Can’t Not Know: A Guide, Ignatius Press, 2011) ha hecho una lista de las creencias religiosas que se encuentran en las escuelas que no enseñan religión y que resumo a mi modo:

• Cree que no es importante para ningún niño el conocer algo sobre Dios. Los niños, se piensa, están en una posición mejor si nada conocen de Dios.

• Cree que las preguntas y dudas que los niños tengan acerca de Dios no merecen atención alguna. La curiosidad del niño sobre Dios no debe ser satisfecha.

• Cree que los padres y los profesores nada saben de Dios que sea digno de ser compartido con los niños. Una especie de intención para continuar ignorando el tema de manera intergeneracional. Lo que los adultos piensen de Dios simplemente no tiene importancia.

• Cree que, del otro lado, Dios tampoco tiene importancia. Debe, por tanto, ser tratado, como un tema de ínfima prioridad y sin impacto alguno.

• Cree que si acaso hay inquietudes espirituales, ellas encuentran una respuesta en cualquier explicación que no sea Dios mismo.

Es decir, al final de cuentas, una serie de creencias que forma un credo religioso. Uno que juzga falsos a todos los demás credos religiosos. Esta es la razón por la que realmente no puede existir una educación laica, sin religión. O se enseña un credo o se enseña otro.

Si esa padre de familia cree que en una escuela laica no se les enseñara religión alguna, se equivoca de cabo a rabo. Se les enseñará ese credo, esas creencias sobre Dios. Si se diera cuenta de la realidad, vería que en realidad su decisión es la de qué religión se le enseñará a sus hijos.

Debo hacer notar que hasta aquí no he hecho una apología de la educación religiosa. No he dicho que las escuelas deben tener educación religiosa. Tampoco que ellas no deben tenerla.

Lo único que he dicho es que de una manera o de otra, las escuelas siempre tienen alguna modalidad de instrucción religiosa.

En México, por ejemplo, la constitución establece que la educación debe ser laica y eso se cumple en las escuelas públicas. La realidad es que en esas escuelas públicas sí se tiene una instrucción religiosa y no son tan laicas como pretenden serlo. La educación que ellas dan a los alumnos tiene también sus creencias religiosas: un credo religioso que supone que los demás credos son falsos.

Ahora es cuando las cosas se ponen interesantes. Después de apuntar lo obvio de que en realidad no puede existir una enseñanza sin creencias acerca de Dios, queda por explorar otro campo conectado con éste.

¿Cuál de esas opciones es la mejor, la educación con religión o sin religión?

Me parece que una respuesta razonable estará influida por la noción de la amplitud de la educación. Es decir, la educación que incluye aspectos religiosos será más completa que la que no los incluye.

Pero no solo eso. Al rechazar los aspectos religiosos también se ponen de lado los aspectos espirituales, volviendo a la educación una enseñanza meramente materialista. Una enseñanza que descuida a la filosofía de la vida, a la razón de nuestra existencia, a todo eso que forma las interrogantes mayores de nuestra existencia.

Una educación que hace que el alumno permanezca ignorante en los terrenos más importantes de su vida, me parece que comete una falla en extremos seria, la más seria de todas.

No creo que ese padre de familia realmente se dé cuenta de esa falla en la educación laica que prefiere para sus hijos. Pero menos se da aún cuenta de que esa educación religiosa que trata de evitar para sus hijos en la escuela, también se da en casa. Principalmente en casa, aunque él no lo quiera.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras