Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Educación, Verdad, Error…
Selección de ContraPeso.info
26 marzo 2015
Sección: EDUCACION, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


ContraPeso.info presenta una idea de Fernando Pascual. Agradecemos a Arcol.org el amable permiso de publicación. El título original de la columna es Verdad, ignorancia, error, y educación humana.

La educación permite pasar de un estado a otro.

Normalmente el primer estado se caracteriza por cierta ausencia de conocimientos o habilidades. El segundo estado, que suponemos mejor, se consigue gracias a la adquisición de algo nuevo en el ámbito del conocer o del actuar.

Todo ello implica colocarnos en una especie de línea imaginaria. El punto de partida del proceso educativo se caracteriza por ciertas carencias, en ocasiones por errores. El punto de llegada supone haber avanzado hacia conquistas positivas, hacia acercamientos a la verdad.

En esa línea, juegan un papel singular dos palabras: verdad y error.

La verdad caracterizaría la educación cuando ésta permite vislumbrar cosas nuevas o verlas de modo más preciso, completo, exacto, en la medida de lo posible.

El error heriría en su núcleo a la educación cuando ésta hubiese alejado al educando de la verdad para llevarle a acoger ideas equivocadas o a adoptar actitudes o comportamientos que dañan al mismo educando o a los demás.

Hay que tener presente, ante esa línea imaginaria, que nuestro conocimiento es limitado: nunca lograremos agotar todo lo que pueda saberse sobre la gran mayoría de los temas estudiados.

En otras palabras, no resulta posible alcanzar, al menos en la vida presente, una verdad completa sobre muchos asuntos y ámbitos de las ciencias y los saberes humanos.

De lo anterior podemos sacar algunas conclusiones.

La primera: que un acto es realmente educativo sólo cuando respeta su misión propia, que consiste en promover “avances” y mejoras en el educando. Ello implica ayudar a dar pasos concretos, aunque sean pequeños, desde la ignorancia hacia el conocimiento.

Lo anterior está unido a un punto importante: todo proceso que lleve al engaño o hacia actitudes inmorales no sería, en sentido estricto, educativo, sino “deseducativo”.

La segunda conclusión: aprender no significa llegar a verdades completas sobre lo estudiado. Muchas veces educar es sinónimo de iniciar un camino, que necesita ser mejorado continuamente, hacia verdades más o menos asequibles.

En muchos campos, tales verdades son provisionales, pero ello no significa decir que no son conquistas deseables y buenas.

La tercera: por su misma naturaleza, la teoría y la práctica educativa se oponen al relativismo, pues no todo vale lo mismo.

Sólo cuando aceptamos que la verdad es mejor que el error y la mentira, y que el ser humano puede avanzar hacia la primera y alejarse de los segundos, podemos reconocer, en toda su riqueza y complejidad, lo que significa educar a otros.

Hablar de educación es hablar de verdad y de error, de ignorancia y de conocimiento, de perfección y de imperfección.

El reto educativo, que toca a cada generación humana, a cada pueblo, por muy diferentes que sean las visiones culturales, radica precisamente en ese deseo de dejar a un lado ignorancias más o menos dañinas y de acercarse, con plena conciencia de los límites propios de nuestras capacidades, hacia esas verdades que anhelamos desde lo más íntimo de los corazones.

Nota del Editor

Si le gustó la columna, quizá también:

Preguntar: Fea Costumbre

Educación Ética

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras