Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Ateo También Cree
Eduardo García Gaspar
21 octubre 2015
Sección: RELIGION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Se dicen científicos. Presumen de racionales. Se ven como abanderados del progreso.

Van con todo contra la religión. La consideran su peor enemigo. La tachan de dogmática, de estar basada en la fe, una fe irracional.

Me parece que, sin embargo, en el fondo, ambos el creyente y el ateo, se sostienen en su voluntad de creer.

Ambos son personas de gran fe, incluso cuando enfrentan hallazgos que parecen contradecirles. Sin fe, sin creencias dogmáticas, ni el creyente ni el ateo podrían existir.

Quizá por eso se ha dicho, con buena dosis de verdad, que el ateísmo es al final de cuentas otra religión, con sus dogmas y sus creencias. Tome usted, por ejemplo, esa idea de que la ciencia demuestra que Dios no existe; algo común cuando se habla de la evolución y de Darwin.

¿Demuestra la evolución que Dios no existe? En realidad no. Lo que demuestra es una forma de progreso biológico y nada más que eso. Ninguno de sus descubrimientos permite llegar a concluir, ergo, Dios no existe. Si eso se concluye, bueno pues se trata de una interpretación personal en la que quiere creerse.

Incluso podría pensarse en la maravilla de la Creación: Dios estableciendo leyes comprensibles que continúan la Creación y permiten que las criaturas se adapten. No sería distinto al descubrimiento de otras cosas, como la Relatividad o las leyes de la Genética. Toda la Creación, puede pensarse, es lógica, racional, comprensible y puede descubrirse.

Esto puede llevar a una conclusión que me parece más sana: «[…] la llamada “guerra entre la ciencia y la religión” es realmente la guerra entre dos interpretaciones de visiones filosóficas rivales, y no en su fondo, en nada, una disputa científica o teológica».

No ya realmente oposición entre evolución y religión, al menos dentro del Catolicismo.

La ciencia, por diseño, pone toda su atención en los aspectos materiales, todo eso que puede tocarse, verse, sentirse, escucharse.

Me resulta lógico que esa atención en lo meramente material distorsione un tanto, lo suficiente como para en casos extremos llegar a hacer creer que nada existe que no sea material. Ese tipo de fe que también necesita el ateo.

¿Conflictos entre Teología y Ciencia? Pero por supuesto, extraño sería que no los hubiera.

Si los hay dentro de las mismas ciencias, entre escuelas económicas, políticas, psiquiátricas, sociológicas, filosóficas. Entre y dentro de las ciencias. ¡Cómo no los habría entre ellas y la Teología!

El que existan conflictos de ese tipo, no puede hacer concluir que el otro no existe. No puedo declarar la superioridad del pensamiento de Platón decretando que no existe Aristóteles. Tampoco puedo declarar la superioridad de lo material declarando que no existe lo espiritual. Pero ese el el tipo de fe que necesita el ateo.

Un detalle que es curioso en este terreno es esa idea de que somos manipulados por nuestros genes, los que nos hacen creer en lo sobrenatural que es una invención que nos sirve para que sobrevivan nuestros cuerpos.

Si somos manipulados así, por necesidad lógica debe existir alguna inteligencia superior a la nuestra; y más aún, no creer en lo sobrenatural, que es lo que quiere el ateo, nos llevaría a morir.

Otro detalle curioso es el de la repetición de ideas simples. Es como un ateísmo producido por los medios y que produce monotonía de frases. “La religión produce guerras”, como si todas las guerras tuvieran causas religiosas. Este ateísmo simple requiere fe, pero sobre todo, necesita ingenuidad e inocencia.

En fin, todo lo que he tratado de establecer es que el ateísmo, que tanto presume de científico y reniega de la fe, necesita también grandes dosis de fe para insistir en que nada existe fuera de lo material (cuando nada tiene para probarlo convincentemente).

La fe se necesita también para creer en lo sobrenatural. Lo material no necesita fe para creerse, es lo que vemos alrededor nuestro.

Entonces, el ateo necesita fe para creer que no existe lo sobrenatural y el religioso la necesita para creer que existe. Al final, un asunto de fe, de un lado y del otro.

Post Scriptum

La cita es de Feser, Edward. The Last Superstition: A Refutation of the New Atheism . First Edition, New edition, PB ed., St. Augustines Press, 2010.

Debo apuntar que prefiero hablar estas cosas con gente de fe, lo que incluye al ateo por supuesto, que soportar la superioridad del que simplemente desdeña el tema y lo coloca en la categoría de lo trivial. Desconocer la importancia del tema tiene conscuencias.

Por ejemplo, aquí dice que una de las razones para no creer en Dios es que «no existe evidencia razonable de su existencia», y así es, no hay pruebas que pasen el filtro de la ciencia empírica. La otra razón es no creer en seres invisibles, otro reconocimiento muy explícito de necesitar fe.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras