Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Eterno Descontento
Leonardo Girondella Mora
20 mayo 2015
Sección: POLITICA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Es una realidad que la sensación de insatisfacción es una constante humana —muy rara separador.001será la ocasión en la que alguien pueda decir que nada más quiere, desea, o necesita.

Con este punto de partida, el del eterno descontento humano, hago las reflexiones siguientes, con especial énfasis en terrenos políticos y económicos:

• No importa cuál sea el sistema económico que se implante en un lugar, siempre producirá quejas de insatisfacción y descontento.

Incluso el mejor de los sistemas económicos, el que mejores resultados da, mantendrá esa constante de insatisfacción y la sufrirá con mayor intensidad que otro sistema económico de resultados inferiores —lo que producirá inquietudes para cambiar de sistema económico y seleccionar entre opciones que son claramente inferiores.

• De lo anterior derivo que cuanto más exitoso sea el sistema económico aplicado más descontento producirá —mientras que un sistema económico fracasado producirá menos lamentos de insatisfacción.

Como una consecuencia de ese fenómeno, el sistema económico más exitoso tenderá a ser suplantado por alternativas de resultados inferiores —es decir que en el mismo éxito del sistema económico se encuentra una semilla para su autodestrucción (lo que recuerda, por supuesto, a Schumpeter).

• En el punto anterior dije que cuanto más exitoso sea el sistema económico más descontento producirá —una afirmación justificada por un fenómeno de percepción selectiva.

Los mejores resultados producidos por el mejor sistema producirán una atención muy intensa a los problemas que se tengan, cualquiera que ellos sean. Lo llamativo de un problema está en proporción directa a los buenos resultados que lo rodean.

Y sucede lo opuesto cuando se aplica un sistema económico de malos resultados —donde los problemas atraen poco la atención porque son la regla y no la excepción, factor que produce una inercia a mantener el sistema económico.

• La constancia de la desaprobación y el descontento es un campo lleno de oportunidades políticas para gobiernos buscando el poder y mantenerse en él —con base en promesas destinadas a resolver el descontento eterno.

Por consiguiente, la política es afectada y se convierte en medidas redistributivas: quitar al que se percibe que tiene para dar al que se percibe que no tiene, sin atención alguna a otro factor interventor.

Y, por esta razón, el modelo económico es cambiado, no importa el gran éxito que haya tenido, a otro sistema redistributivo sin considerar sus resultados malos.

&&&&&

Lo que he querido hacer con lo anterior es llamar la atención sobre un fenómeno que creo que no ha sido tratado con la extensión que debiera —la realidad del descontento eterno e inevitable, producto de la imposibilidad de tener un mundo sin problemas.

Hay modelos económicos superiores a otros, no hay duda, pero incluso el mejor de ellos produce una vida no carente de problemas —y es precisamente lo llamativo de los problemas en medio de la prosperidad lo que siembra la inquietud comprensible de cambiar a otro sistema que en teoría promete resolverlos.

Con un efecto colateral muy indeseable, el de intentar corregir el descontento eterno por la vía de la igualdad —bajo la suposición de que un mundo de igualdad masiva, el descontento y la inconformidad desaparecerán, que es el punto de partida de las promesas políticas de igualación.

En un mundo en el que es inadmisible suponer que puede alcanzarse la situación de cero problemas y, por tanto, cero descontento, suceden posibilidades como las que he descrito y que muestran que la aplicación y el mantenimiento del mejor sistema económico posible será inestable y lo más probable sea la aplicación de sistemas inferiores.

Addendum

Un fenómeno peculiar en este terreno ha sido convertir al descontento eterno en reclamos que a su vez han sido convertidos en derechos que solo pueden realizarse por medio de la intervención estatal —una conversión que impide la implantación de sistemas económicos mejores, que proponen menos intervencionismo.

Nota del Editor

Si le gustó la columna, quizá también:

Ejercicios Utópicos

Tu Utopía o la Mía

El Filo de la Igualdad

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras