Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Ética Racional, sí pero…
Eduardo García Gaspar
13 julio 2015
Sección: ETICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Tiene lógica y sentido. Es una buena idea.

Esa de tratar de encontrar una ética universal sin acudir a elementos sobrenaturales.

Me refiero a tener una idea de lo bueno y de lo malo sin recurrir a conceptos religiosos.

Supongo que la curiosidad intelectual haga que eso sea inevitable.

Veamos esto en términos simples, quizá demasiado simples. Del Cristianismo heredamos a los Diez Mandamientos. Ahora el resto es si podemos derivar esos mandamientos por medio de la pura razón. Me refiero a cosas como justificar que robar es malo, que matar también lo es y cosas por el estilo.

¿Puede llegarse a esos preceptos usando solo la razón e ignorando toda idea religiosa?

La respuesta estándar es que sí. Tome usted, por ejemplo, eso de que debe actuarse bajo la intención de que la conducta realizada se convierta en un principio universal. No es nada mala la idea.

Más aún, puede verse lo bueno que es eso examinando la vida de los habitantes en un país en el que el asesinato y el robo no estuviesen prohibidos. Todo indica que sí, que es posible derivar una ética universal razonable y lógica usando solamente nuestra mente y sin incorporar nociones religiosas.

Esa ética, producto solo de la razón, además, coincide admirablemente con los mandamientos religiosos del Cristianismo. Un descubrimiento notable que sirve de apoyo mutuo a ambas maneras de tener principios morales. Esto nos lleva a entrar algo más a fondo en el tema.

¿Por qué se tiene esa coincidencia entre los mandamientos religiosos y la moral derivada de la sola razón?

Quizá sea porque ambas vías parten de una misma hipótesis, una idea común que les ha servido de punto de arranque. Una idea acerca del ser humano, la idea de que todas las personas tienen una misma dignidad y merecen el mismo respeto.

Piense usted en esto. Si no se tiene la idea de que todos somos dignos de igual respeto, no tiene sentido la norma de no robar. El robo sería moralmente legítimo si se piensa que hay desigualdad en la dignidad humana: robar y asaltar a los que tienen menos valor intrínseco sería algo normal. Igual que convertirlos en esclavos.

Lo que hemos descubierto es algo notable. Solamente pensando que todas las personas poseen una misma dignidad es posible tener nociones morales como la de no robar, la de prohibir sacrificios humanos, la de respetar propiedades y todo el resto de eso a los que estamos acostumbrados.

¿De dónde sale esa idea de igual dignidad en todos? Si se ve al Cristianismo, la respuesta es obvia: todos somos hijos de Dios y todos valemos lo mismo, sin excepción.

Pero si se ve a la sola razón, la respuesta no es tan clara. Podría razonarse que hay personas superiores a otras, que es lo que ha sucedido con frecuencia, como cuando se justifica la esclavitud, o el genocidio, o la lucha de clases.

Es decir, usando solo la razón, la igualdad de dignidad esencial es una de las varias hipótesis posibles de justificar. Esto es interesante porque para el Cristianismo, eso no es una hipótesis, sino una realidad absoluta. Sin embargo, usando la razón, no necesariamente se llega a esa idea como única posibilidad.

Un problema serio este de dar cabida a otras ideas que no suponen igualdad esencial humana y, si parten de desigualdad, la ética que produzcan no coincidirá ni con los mandamientos cristianos ni con la ética que supone igualdad humana (piense en la esclavitud, o en el nazismo, o en la URSS).

Hay otra faceta a explorar en este ejercicio mental. Si se parte de la moral derivada por la pura razón y se presupone igualdad esencial humana, la moral que de allí se concluya coincidirá con los mandamientos judeo-cristianos.

¿Coincidirá en todo? En lo básico y esencial, como el no matar, no robar, no mentir y esas cosas. Esto ya es notable en sí mismo, pero hay un elemento que falta.

Racionalmente creada, esta moral que presupone igualdad esencial humana, no tiene bases para de ella concluir un elemento Cristiano, el del amor. Dios ama a los humanos y manda además que ellos se amen entre sí. Obtener por medios solo racionales esta idea presenta problemas lógicos.

Entonces, por medios meramente racionales la igualdad humana es solo una de varias hipótesis y, además, razonando solamente no hay seguridad de llegar a la idea de amor al prójimo (de donde nacen virtudes de compasión, ayuda, justicia).

Post Scriptum

Mi intención es plantear una pregunta, la de si es suficiente la razón para sobre ella solamente, sin acudir a nociones religiosas, crear una moral sólida y legítima. La respuesta, mucho me temo, es negativa.

Una moral meramente racional contiene dos peligros significativos: (1) desviarse cuando ella no acepta la idea de una dignidad igual en todas las personas, lo que dará lugar a una moral que trata a unos como inferiores y a otros como superiores.

Y también (2) tendrá dificultades grandes para ir más allá de un enfoque frío y legalista que deje de considerar el otro elemento que necesita una ética sólida, el amor hacia el otro.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras