Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Fuera Sentimientos De Culpa
Eduardo García Gaspar
9 septiembre 2015
Sección: ETICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Es uno de los temas favoritos de nuestros tiempos. Uno de los tópicos preferidos del psicólogo aficionado.

Es algo que bien merece una segunda opinión. Me refiero al sentimiento de culpa. Comencemos por el principio.

La siguiente cita ilustra muy bien una de las opiniones la de quienes quieren anular el sentimiento de culpa.

«Cuando pensamos que hemos hecho algo mal. ¿Pero quien dice que algo está mal? Tu educación, tu cultura, tus creencias, tus valores… El problema surge cuando la mente inicia la definición de lo que es correcto o incorrecto o la del bien y del mal que has aprendido de tu familia, escuela, cultura, religión, etc… Piensa que todas las creencias creadas por los condicionamientos son solo ideas, son falsas perspectivas que te llevan a juzgarte a ti mismo… Cada vez que te sientes culpable simplemente da un paso atrás y observa la creencia en tu “mente”  que te hace sentir que hiciste algo mal. Entonces te darás cuenta de que tan solo se trata de una creencia, de un condicionamiento mental del pasado. Una creencia es solo una idea y no una verdad. En realidad no hay nada correcto o incorrecto sino tan solo lo que tu etiquetas como tal con tu mente. Con entender esto solo, ya puedes empezar a liberarte de tu culpa».

La opinión es clara. La meta es liberarse del sentimiento de culpa propia, de lo que sentimos cuando pensamos haber hecho algo malo. La culpa es creada, según esa opinión, por una creencia fabricada que no es verdad porque “no hay nada correcto o incorrecto”.

No es infrecuente encontrar opiniones de ese tipo. Lo que ellas solicitan a la persona es liberarse de normas y principios morales que son los que crean esa conciencia de haber obrado mal.

La posición tiene su lógica. Si usted quita los mandatos morales de su mente, entonces no habrá forma de saber si ha actuado mal y sentirse mal por eso (tampoco, por supuesto, habrá forma de saber si ha actuado bien, lo que es una contradicción interna de esa opinión).

Es irresistible examinar siquiera un poco más de fondo el significado completo del querer hacer desaparecer el sentimiento de culpa.

Significaría, en primera instancia, que toda persona desarrollaría su propia serie de principios morales. Esto produciría una situación fascinante en la sociedad, en la que por ejemplo, un ladrón argumentaría no estar arrepentido de su robo y consideraría indebido que se le castigará con una pena legal. No sería precisamente una sociedad propensa a confiar en el resto de la gente.

Significaría también una argumentación fallida. Piense usted en la contradicción que ella tiene. Afirma que no existe la moral, qué no hay nada que nos diga lo que “debe ser”. Pero eso significa que no debe ser lo que debe ser y así se vuelve otra postura moral.

Cuando alguien dice que no hay nada moralmente correcto o incorrecto, está también diciendo que es malo creer que hay cosas buenas y malas; que es bueno no creer que hay cosas buenas y malas. Es una contradicción profunda es esa posición.

Quizá lo más importante es explorar cuáles serían las consecuencias en la conducta de una persona que abandonara totalmente el sentido de culpa. Me refiero a una persona en la que fuera inexistente la posibilidad de sentir arrepentimiento, sin importar lo que haya hecho.

No sé a usted que le parezca este tipo de persona, sin sentido alguno de arrepentimiento, pero ella tiene un cierto sabor a lo que conocemos como psicópata social. Alguien sin conciencia de reglas y normas sociales, a quien los demás poco o nada importan.

Carecer del sentido de arrepentimiento es similar a retirar la percepción de haber cometido un error. Piense usted en el alumno que comete errores al sumar. Si no hubiera forma de señalarle sus errores, no habría forma de que aprendiera a sumar. Más o menos lo mismo sucede con el sentimiento de culpa, que puede ser entendido como un sistema para señalar errores en la conducta.

Gracias a la posibilidad de que otros señalen errores en la conducta nuestra, es posible entrenar a la conciencia para que ella lo haga por sí misma. Creo que anular este sentido de autocorrección lleva a la persona a cometer más acciones malas de las que debiera.

Es decir, lejos de ser algo negativo que debe ser evitado para el bienestar y la salud mental, el sentimiento de culpa y arrepentimiento permite a la persona cometer menos errores, tratarse mejor a sí misma y tratar mejor a otros. Sin sentido de culpa, por tanto, sería lógico esperar una alta cantidad personas que se dañan a sí mismas y a otros.

En conclusión, quienes piensan que viviremos mejor y más saludables si hacemos desaparecer nuestros sentimientos de culpa y de arrepentimiento lograrán crear una situación exactamente opuesta a la que ellos desean. Quieren ellos lograr que tengamos una vida más feliz y placentera, pero lo que eaastarán creando es un mundo de pesadilla para todos.

Post Scriptum

El lado contrario y opuesto de quienes quieren hacer desaparecer el sentimiento de culpa lo ocupa la conciencia exageradamente escrupulosa. La persona con este tipo de conciencia vive artificialmente en un sentido de culpa injustificada; todo casi todo lo que ella realiza le significa grandes culpas.

Si usted le gustó la columna, quizás también Liberación: Significados

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Fuera Sentimientos De Culpa”
  1. ramon mitre Dijo:

    excelente!!!

    saludos!





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras