Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Gobierno, Su Función Central
Eduardo García Gaspar
16 febrero 2015
Sección: GOBIERNO, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Es un ejercicio útil. Tan útil como poco practicado. androjo

Se trata de ir a lo básico. A lo esencial.

Es ir al principio de las cosas y hacerse preguntas básicas.

Por ejemplo, en el terreno de los gobiernos, debemos empezar con una interrogación central.

¿Cuál es la función más básica y prioritaria de los gobiernos? Me refiero a la responsabilidad específica y concreta que justifica por sí misma la existencia de un gobierno.

No creo que haya mejor respuesta qué la que dice que la función central de gobierno es la de seguridad. La seguridad de la persona y sus posesiones e intereses.

Es la razón de ser de los gobiernos. No hay nada más importante que los justifique y legitime. Los gobiernos existen porque son el mejor sistema conocido, o el menos malo, para la defensa de la persona. Un gobierno que descuide esta función es un gobierno que traiciona a la causa que lo justifica.

Esto es un reclamo que, por ejemplo, se tiene en México, así como en otros muchos lugares en los que se sufre inseguridad y criminalidad. Lo podemos llamar falta de estado de derecho. Una situación en la que las leyes no son respetadas ni aplicadas por un sistema policiaco y judicial que es ineficiente e injusto.

No todos piensan así. Existen opiniones que dan más peso a otras funciones gubernamentales. Por ejemplo, los progresistas añaden y dan más prioridad a otras funciones gubernamentales, como la igualación de ingresos y el cuidado de la persona desde que nace hasta que muere.

Más aún, los progresistas entiende al criminal más como un enfermo que debe ser pasar por terapia pagadas por el gobierno, que como alguien que ha violado una ley y debe ser castigado.

Para el progresista, en lo general, los ciudadanos se entienden como sujetos que deben ser atendidos por el mismo gobierno, satisfaciendo las necesidades que ellos tienen y resolver sus problemas personales.

Por consiguiente, enfrentamos una situación interesante. Por un lado, están quienes creen que la función esencial de un gobierno es la protección de la persona y sus propiedades. Del otro, lado están quienes piensan que la función esencial de un gobierno es atender las necesidades de la persona y resolverlas.

Son opiniones muy distintas, que se enfrentan continuamente en las discusiones políticas.

Sea lo que sea, resultaría absurdo que un buen gobierno colocará fuera del primer lugar de sus prioridades a su responsabilidad de mantener la seguridad y combatir la criminalidad, es decir, defender al ciudadano, sus libertades y sus posesiones.

Si hace o no otras cosas, si acepta o no otras responsabilidades, eso no importa. Simplemente la responsabilidad de la seguridad del ciudadano es la primera y más obvia de las funciones que justifican la existencia de un gobierno.

Más que cualquier otra función. Más que la educación pública, más que la seguridad social. Más que cualquier otra cosa.

Este es el fenómeno al que me quiero referir.

Es un error de descuido y olvido al poner de lado a la responsabilidad central gubernamental, sustituyéndola con otras de mucho menor prioridad. Es un problema de administración, de tiempo. Cuantas más funciones tengan los gobiernos las realizarán con la atención dividida entre ellas.

Es decir, no importa qué ideología sostenga la persona. Sea socialista o sea liberal, la persona tendrá que reconocer que los gobiernos tiene esa prioridad irrenunciable de defender a la persona, sus libertades y sus posesiones, y que esa es su función central y primordial.

Esto es lo que creo no ha sucedido en países como México y otros más. Países que ahora sufren los efectos del crimen organizado, del narcotráfico y del crimen común. Que sufren de una mala policía y de tribunales y jueces que no son precisamente eficientes, ni justos… porque eso es precisamente lo que se ignora, a la justicia.

En otras palabras, el problema que señalo es uno de tramos de administración. Con demasiadas funciones y responsabilidades, los gobiernos corren el riesgo de realizarlas de manera que dejan mucho que desear.

El problema que se presenta es el obvio. Los ciudadanos dejan de vivir en un estado de derecho y de justicia. No resulta razonable olvidar a la primera y más importante función de los gobiernos.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras