Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Google
Selección de ContraPeso.info
21 octubre 2015
Sección: EDUCACION, Sección: Asuntos
Catalogado en: , ,


Inventar el futuro es la idea de Jorge Ramón Pedroza en esta columna. Agradecemos al autor el permiso de publicación.

 

«Queremos que Google sea la tercera mitad de tu cerebro». Sergei Bryn, co-fundador de Google

Está presente en 2 de cada 3 búsquedas en Internet. Más del 80% de los smartphones funcionan con su sistema operativo Android. Cuatro mil millones de reproducciones diarias de video se dan en su sitio You Tube, servicio al que se agregan 300 horas de nuevo contenido por minuto.

Más de la mitad de la publicidad global en motores de búsqueda se hace a través de ellos. Han puesto al mundo entero al alcance de una pantalla a través de su servicio de mapas. Es el segundo lugar en correo electrónico y ya compite activamente contra Facebook en redes sociales.

Han inventado hasta un automóvil que se maneja solo, y están buscando expandir la realidad de cada individuo a través de lentes que llevan la pantalla hasta la pupila del individuo.

Y esto empezó hace apenas 20 años cuando sus fundadores se conocieron en la Universidad de Stanford.

Junto con Bill Gates de Microsoft, Steve Jobs de Apple, Mark Zuckerberg de Facebook y Jeff Bezos de Amazon, los fundadores de Google, Larry Page y Sergei Brin, han inventado el futuro.

Nos han traído una revolución comparable a la de la imprenta, el automóvil y la electricidad, transformando la sociedad a la velocidad de la Internet.

De todos ellos quizá Google es la empresa que está teniendo mayor impacto, porque no solamente han creado un imperio corporativo sino porque otras empresas tratan de copiar su modelo de hacer negocios.

La flexibilidad y el trato humano al empleado, la orientación a la inventiva, y la selección de recursos humanos entre el casi millón de solicitudes de empleo que reciben cada año.

Hay quienes les copian hasta los colores de sus oficinas y mobiliario, soñando tal vez que al hacerlo se convertirán en otro Google.

Pero quizá el mayor impacto es el que deja atisbar la frase de Sergei Brin al comienzo de este artículo. Porque Google está transformando el cerebro humano.

De acuerdo a un estudio realizado por Sparrow, Liu and Wegner de las universidades de Columbia, Harvard y Wisconsin, el tener a Google como recurso está deteriorando la memoria de quienes se han hecho dependientes de los motores de búsqueda por Internet.

Probablemente le ha pasado algo similar. En una conversación alguien menciona una película que le gustó pero no recuerda el nombre de los actores. De inmediato otra persona de la mesa “googuglea” en su smartphone la película y produce, sin esfuerzo de memoria, los nombres de los protagonistas.

De acuerdo a los investigadores, “cuando las personas esperan tener acceso a la información muestran tasas más bajas de recuerdo de la información… la Internet se ha convertido en una forma primaria de memoria externa, donde la información se almacena fuera de nosotros mismos.”

Esto ya es conocido en los círculos científicos como el «Efecto Google».

Otro impacto de los motores de búsqueda en la mente humana es el acotamiento de la realidad.

Es un chiste, pero asoma la verdad, que dice que la manera más segura de esconder el cadáver de un homicidio es que salga en la segunda página de una búsqueda de Google. El porcentaje de usuarios que miran los resultados más allá de la primera página es ínfimo.

Antes se decía que lo que no salía en televisión no existía socialmente hablando, ahora decimos lo mismo de los resultados de búsqueda de Google, En ese sentido nos definen el mundo a través de la Internet.

Todo esto puede afectar el pensamiento crítico de las personas. Si lo duda pregunta a cualquier profesor que ha recibido trabajos «copy-paste» de sus alumnos.

Las nuevas generaciones asumen que si un contenido está en Internet está libre para copiarlo y entregarlo como propio. Siempre ha existido el plagio, pero nunca ha sido tan sencillo como ahora.

Hay quién dice que el día que Google salga fuera de línea se acabará el mundo. Lo cierto es que dependemos demasiado de ésta y otras aplicaciones tecnológicas.

Muchos niños ya no pueden hacer operaciones matemáticas mentalmente porque tienen una calculadora a la mano.

Puede que Google, parafraseando a Sergei Brin, no se esté convirtiendo en la tercera mitad de nuestro cerebro, sino en nuestro cerebro completo.

Por cierto, sepa usted que este artículo fue escrito basándose completamente en búsquedas de Google.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras